Se destacó como actor 

Pedro Quartucci el boxeador que se convirtió en astro de cine, teatro y TV

2/8/2020 | 06:30 |

Disfrutó al máximo sus dos pasiones. Arriba del ring, ganó el bronce en los Juegos Olímpicos de París, en el año 1924.

Quartucci repasando la letra junto a Carlos Gardel

José Valle (*) / Especial para "La Nueva."

   Pedro Vicente Ernesto Quartucci nació el 30 de julio de 1905 en el porteñísimo barrio de San Cristóbal, sus padres Ángel y Jacinta Diana eran actores.

   Desde pequeño tuvo dos grandes pasiones: el boxeo y la actuación.

   A los 4 años debutó como actor en la compañía de Pablo Podestá -en la que trabajaban sus progenitores- durante una gira por Córdoba, en un sainete musical que se llamaba Música Criolla.

   “Actuamos en el ya desaparecido Teatro Argentino, salía disfrazado de compadrito y bailaba un tango. Pablo Podestá me quería como si fuera su hijo. Lo llamaban “El Urso”. No era muy alto, pero tenía una fortaleza excepcional. Había sido acróbata en el circo, por eso su musculatura era algo impresionante. Su simpatía era desbordante a pesar de su voz terriblemente gruesa”, recordaba Quartucci.

   Su entrenador de boxeo fue el boxeador uruguayo Armando Marcelo Usher.

   Así relataba Don Pedro su paso por el boxeo: “La suerte me ayudó porque gané el Campeonato de Novicios, luego el Rioplatense. Este último me dio un gran dolor de cabeza por un fallo injusto en mi contra. Luego pasé la selección de veteranos y tuve la suerte de llegar a la final luchando contra Julio Mocoroa, el estupendo boxeador argentino a quien también tuve la suerte de ganarle. Gran amigo, gran deportista, gran boxeador, éramos tan parejitos los dos -en valores me refiero−, aunque él era bajito y yo alto, él era peleador y yo más boxeador. Creo que le gané porque en un descuido pestañó. Además, yo tenía unas ganas de irme a París y no me podían sacar ese viaje”.

   En los famosos Juegos Olímpicos de París de 1924 obtendría la medalla de bronce venciendo al francés Henri Stuckmann, al británico Arthur Henry Beavis, al francés Marcel Depont y al belga Jean Devergnies; en semifinales se enfrentó a Joseph Salas (Jackie Fields), combate que perdió en fallo dudoso.

   Debutó como boxeador profesional el 23 de marzo de 1925 en la ciudad de Newark, Nueva Jersey, venciendo al rudo púgil de color Connie Holmes.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Ese mismo año realizó dos combates más en Estados Unidos venciendo a Sammy Goodman por puntos y noqueando a Reizenillo.

   En el mítico estadio Luna Park de Buenos Aires perdió por puntos ante el experimentado español Luis Rayo y se despidió del deporte de “narices chatas” venciendo por nocaut en el recordado Parque Romano a Sócrates Mitre.

   Pedro Quartucci fue uno de los fundadores de la Casa del Boxeador.

Más allá del ring

   Ya había participado de dos películas del cine mudo Mariano Moreno y la revolución de Mayo (1915) dirigida por Enrique García Velloso y Hasta después de muerta, codirigida por Ernesto Gunche y Eduardo Martínez de la Pera sobre un guión de Florencio Parravicini que se estrenó en 1916.

   Durante el año 1920 Florencio Parravicini le da un pequeño papel en la recordada obra teatral Melgarejo, donde solo decía un latiguillo Yo quiero los tomates. Y esa frase se hizo tan popular, que cuando Quartucci iba a boxear la gente en broma le gritaba: “¿No querés los tomates, Pedrito?”.

   En 1931 filma con Carlos Gardel Las luces de Buenos Aires, película que dirigió Adelqui Millar, fue el primer largometraje sonoro protagonizado por el Zorzal criollo, producido por Paramount en los estudios de Joinville,Francia.

   Participó en más de 60 películas, entre ellas: El caballo del pueblo (1935), ¡Segundos afuera! (1937), Jettatore (1938), Orquesta de señoritas (1941), La hora de las sorpresas (1941), Bajó un ángel del cielo (1942), Un modelo de París (1946), Al marido hay que seguirlo (1948), Campeón a la fuerza (1950), La comedia inmortal (1951), Soy del tiempo de Gardel (1954), Estrellas de Buenos Aires (1956), El hombre señalado (1957), Tres alcobas (1962), La familia Falcón (1963), Ritmo nuevo, vieja ola (1965), El profesor patagónico (1970), Mi novia él (1975), Crecer de golpe (1976), El casamiento de Laucha (1977), El Fausto criollo (1979), El diablo metió la pata (1980) y El crucero del placer (1980).

   En Teatro se lució en "Quisiera que tú me odiaras" (1934), con la Compañía Argentina de Revistas y Espectáculos Musicales junto a Marcos Caplán, Laura Hernández, Eloy Álvarez, Juan de Casenave, Victoria Cuenca, Chola Asencio, Amelia Padrón y Clara Rubín.

   "Con el loco era otra cosa" (1960) junto a Adolfo Linvel, Pety Petcoff, Diana Lupe, Raimundo Pastore, Trío Charola y Paquita Morel, entre otros.

   También fue protagonista en las recordadas otras teatrales: "Pedro y el lobo" y "Poker de amor", “La camisa amarilla”, “Dos corazones”, “Una cándida paloma”, “ La duquesa faltó a la cita”, “Así es América” y “Todos al Comedia”.


   En televisión fue protagonista de varios ciclos, aunque su mayor éxito fue sin lugar a dudas "La familia Falcón", una de las primeras telenovelas argentinas emitida por Canal 13 entre los años 1962 y 1969, que alcanzó enorme popularidad, escrita y dirigida por Hugo Moser, con un elenco de lujo encabezado por Don Pedro junto Elina Colomer y Roberto Escalada, entre los actores que participaron en este clásico de la tv estaban: Emilio Comte, Silvia Merlino, Alberto Fernández de Rosa, José Luis Mazza, Virginia Lago y Ovidio Fuentes.

   Falleció de un ataque cardíaco el miércoles 20 de abril de 1983. Sus restos descansan en el Panteón de la Asociación Argentina de Actores del Cementerio de la Chacarita.

*El autor es historiador de tango, escritor, productor cultural.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias