Furor en los 60

Mercado Thompson: para la economía de todos

2/8/2020 | 11:54 |

Fue uno de los muchos mercados tipo Modelo inaugurados en la década del 60

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   A fines de los 50 irrumpieron con fuerza en la ciudad los denominados mercados tipo Modelo, un edificio generalmente organizado con amplios pasillos de circulación para los vecinos y a ambos lados ubicados comercios de todo tipo, pensado para atender todas las demandas barriales en un solo lugar.

   Era habitual que el interior estuviese decorado con mayólicas y azulejos, aportando color, diseño y también generando un aspecto de higiene y comodidad.

   Al compartir varios negocios un único sitio se generaba un abaratamiento de la mercadería pues se compartían gastos fijos de mantenimiento, alquiler, luz e impuestos.

   El mercado Thompson fue uno de esos varios mercados que irrumpieron en distintos barrios. Abrió sus puertas en diciembre de 1961 y, según algunos memoriosos, funcionó hasta mediados de los 80.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

  Funcionaba en un edificio de calle Thompson 774, cuya fachada en dos plantas presentaba locales al frente y una colorida decoración bicolor en la planta alta, con un diseño de guardas resuelto con el entonces populoso Fulget, material de revestimiento de frente que aportaba textura y color.

   A diferencia de otros mercados similares de esa época, en de calle Thompson conserva gran parte de su estética original, salvo la cartelería identificatoria, lo cual no deja de ser un componente singular al momento de buscar vestigios de esta historia.

Para la economía de todos

   El mercado Thompson tenía una “estudiada distribución de sus secciones”, de modo de ayudar a la “economía, higiene, calidad y ahorro de tiempo” al momento de hacer las compras. Entre los primeros locadores se contaba la despensa La Flor del Día, la fiambrería y chanchería Gil y Franzino, la pescadería Caputo, Regalos Irupé, un café y copetín al paso (infaltable en estos mercados), panadería La Triunfadora, Frutería Blanco y Silva, Pizzería y pastelería Las Delicias y regalería Papá Noel.

Todo pensado para "la economía de todos" y, en este caso particular, llamado a ser "un orgullo del barrio Pedro Pico".

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias