El virus también golpea duro al flujo de cargas en los puertos del mundo

21/3/2020 | 07:00 |

Los Angeles, Long Beach y Shangai están entre los más afectados por el coronavirus. En Bahía Blanca el movimiento de buques continuaría sin variaciones importantes hasta mayo próximo.

Adrián Luciani
aluciani@lanueva.com


   En mayor o menor medida, casi todos los puertos del mundo serán impactados por la expansión del coronavirus y ya hay varios que están sintiendo duramente el avance de la enfermedad con una drástica reducción de cargas y pérdidas de empleo.

   Hasta ahora el sistema portuario local parece no haberse visto afectado por la crisis y, de hecho, en los dos primeros meses del año evidenció un crecimiento del 10 por ciento en el flujo de mercaderías en comparación con igual período del año anterior.

   Toda la operatoria existente fue pactada hace más de 60 días y hasta mayo próximo es de esperar que no sufra modificaciones.

   Luego, lo que suceda a partir de ese mes, sigue siendo un gran interrogante.

   Si bien la normalidad existente estuvo a punto de finalizar el martes pasado cuando la  Unión de Recibidores de Granos y Anexos (URGARA), comandada por el bahiense Pablo Palacio, amenazó con la paralización de las operaciones en todas las terminales del país si las empresas no cumplian con sus obligaciones en materia de prevención del Covid – 19, finalmente, tras varias reuniones, el conflicto pudo superarse.

   “Se ajustaron varias cosas, se sigue hablando, pero decidimos no tomar medidas de fuerza. Esperemos que se vayan ajustando rápidamente los mecanismos de control”, dijo el dirigente al ser consultado por La Nueva.

Situación nacional

   A nivel nacional, sobre todo en los puertos del Gran Rosario, la situación tardó en normalizarse por la incertidumbre con respecto a la aplicación del cierre de fronteras a extranjeros por 15 días para contener la expansión del coronavirus que el Gobierno anunció el domingo.

   Esto motivó demoras en las operaciones, las cuales recién comenzaron a normalizarse en los últimos días cuando el martes pasado el ministerio de Transporte publicó una resolución en la que detalló los protocolos sanitarios para los tripulantes extranjeros de embarcaciones.

   En tal sentido el puerto de Bahía Blanca siempre fue un paso adelante del resto en lo que hace a la adopción de medidas contra la propagación de la pandemia.

   La situación vivida en la Hidrovía se produjo en un momento en que la actividad en los puertos de Argentina aún es baja, ya que el agro recién comenzó la recolección del maíz y la cosecha de la soja se iniciará en las próximas semanas.

Impacto en el sur

   Más difícil es la coyuntura de los puertos patagónicos, donde la baja de precios del langostino junto con la menor demanda internacional producto del coronavirus, se encargaron de crear un panorama sombrío.

   El secretario de Pesca de Chubut,  Adrián Awstin explicó que “esto no sólo va a impactar en el mercado chino, que es el peor de todos, sino en el mercado europeo, el japonés y el estadounidense que son los principales que tenemos. La demanda baja” y puso como ejemplo la situación de una pesquera chubutense:

   “Hay una empresa de Puerto Madryn que desde China le devolvieron 86 contenedores el mes pasado. Y lo dejas enchufado en un puerto hasta que encontrar comprador”.

   “Tanto el Estado y los empresarios estamos intentando mantener mercados o ganar nuevos mercados para tratar de cubrir esa baja demanda de otros países. 

   "Es muy difícil. ¿Qué empresario va a ir hoy al norte de Italia a ofrecer pescado? El norte de Italia era un muy buen comprador de pescado”, agregó el funcionario.


En el Primer Mundo

   En lo que hace a los puertos del Primer Mundo la situación es mucho más compleja, con puertos sobre el Pacífico, estrechamente vinculados a China, , donde el flujo de mercaderías se redujo en febrero 22,9 % en Los Angeles y 9,8 en Long . Incluso ya hay despidos, sobre todo en las empresas de camiones dedicadas al transporte de contenedores.

   También en la costa Este el puerto de Baltimore evidencia mucha menos actividad y más al sur, la Autoridad de Puertos de Georgia anticipa una disminución de casi el 20 por ciento en los volúmenes de marzo debido al coronavirus.

Buques hospitales

   Ahora el presidente Donald Trump decidió enviar al buque hospital “Comfort” al puerto de Nueva York para prestar ayuda en la pandemia.

   En términos más generales, los puertos marítimos de EE. UU. podrían ver una desaceleración de hasta un 20% en marzo y gran parte de abril, según la Asociación Estadounidense de Autoridades Portuarias.

   “La misma tendencia se observa en lugares más distantes, con Rotterdam, la puerta de entrada económica de Europa a Asia y más allá, viendo un recorte similar de alrededor del 20%”, sostuvo Brendan Murray, de la agencia Bloomberg.

   Otros puertos muy afectados en el mundo son los de Shangai y  Yangshang en China, donde la llamada de buques cayó un 17% en enero comparado con igual mes de 2019.

   Singapur, el segundo puerto más activo del mundo y el mayor socio comercial de China, fue uno de los primeros en verse afectado en las primeras etapas del brote, aunque también fue uno de los primeros en reaccionar y muy pronto implementó procedimientos estrictos de escaneo de temperatura en la gente de mar desde los buques entrantes.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias