"Castle Rock" recupera a un ícono de Stephen King

8/2/2020 | 15:23 |

La segunda temporada de la serie presenta la vuelta de la icónica asesina de "Misery".

Fotos: Télam

   La segunda temporada de Castle Rock, serie antológica de terror psicológico inspirada en el universo literario de Stephen King, presenta la vuelta de la icónica asesina de Misery, Annie Wilkes, en una versión más juvenil pero igual de trastornada.

   Con diez nuevos episodios disponibles desde el jueves próximo en la plataforma de Starzplay, la nueva entrega de la serie es estelarizada por la actriz estadounidense Lizzy Caplan, quien afirmó que fue "intimidante" encarnar al personaje que el público asocia con la versión cinematográfica que inmortalizó Kathy Bates en los 90.

   "Kathy Bates es Annie Wilkes. Su interpretación fue inspiradora, una performance icónica que creo que está arraigada en el inconsciente colectivo", dijo en conferencia con Télam y otros medios latinoamericanos la actriz que despuntó con la película adolescente de culto Chicas pesadas (2004) y que se afianzó en los últimos años con la serie Masters of Sex.

   Gracias a la película de Rob Reiner de 1990, con la que una brillante Bates logró alzar luego el Óscar de la Academia como Mejor Actriz Protagónica, Annie Wilkes consiguió ubicarse entre los mayores exponentes de la galería de villanos de la mitología de Stephen King.

   Tal como Pennywise de IT o Jack Torrance de El resplandor, la demente enfermera de Misery que secuestraba al escritor Paul Sheldon, con cuyas novelas románticas estaba obsesionada, dejó una marca en la cultura popular y es conocida hasta por aquellos que no son fans de la literatura de terror.

   Por eso mismo es que Caplan, a la hora de componer al personaje que sería el centro de la trama de la nueva temporada de Castle Rock, sintió que era "un desafío que no podía dejar pasar".

   "Creo que el público que ama a esa Annie Wilkes se sentiría desilusionado si presentamos una versión totalmente diferente del personaje", admitió la figura de la serie respecto del enfoque que eligió a la hora de componer su propia versión para Castle Rock.

   Para invocar a una Annie Wilkes reconocible a pesar de que fuera más joven que la del clásico cinematográfico, la actriz buscó anclarse en una corporalidad en la que "no hubiera rastros" de sí misma y se concentró en la forma en que "caminaba, en cómo hablaba, en la mirada" de Kathy Bates.

   "Quería que tuviera un vínculo con la interpretación de Kathy, de forma que fuera creíble que esta Annie se convierta en la del libro Misery o en la de la película pocos años después de la época que se relata en nuestra historia", explicó.

   Pero es en lo psicológico del personaje en lo que debió hacer mayor hincapié: "Una de las cosas que hace de Annie un villano tan terrorífico es que tiene una forma de hablar y de estar que en cualquier momento puede cambiar, perder la razón y volverse muy violenta".

   Su Annie llega a la ficticia localidad del título, mencionada decenas de veces en la obra de Stephen King, en compañía de su hija adolescente Joy (Elsie Fisher).

   Aunque más joven, ya muestra claras señales de sus problemas mentales, del pasado traumático que la atormenta y de su temperamento siempre al borde de la explosión.

   "Lo divertido de esto es poner a un personaje que en los libros no tiene nada que ver con Castle Rock y que se vea mezclada con algunas de las otras historias de Stephen King", consideró Caplan, ya que la Annie Wilkes de la serie se verá envuelta en una guerra entre distintos clanes del pueblo y amenazada por malignas fuerzas sobrenaturales.

   En la desquiciada construcción mental de Annie no importan los horrores que ella misma desata; ella es la heroína de su propia trama y se traza como el "desafío más grande proteger a su hija y mantenerla a salvo de todas estas peligrosas fuerzas externas que se dirigen a ellas cuando se asientan en Castle Rock".

   "Pero principalmente quiere mantenerla a salvo de los demonios que ella misma lleva adentro", agregó la actriz californiana de 37 años.

   El elenco cuenta con Tim Robbins como un pesado pero envejecido capo de una familia criminal, y una trama de violencia racista y xenófoba complicada por los vínculos filiales, en la que participan también Paul Sparks, Barkhad Abdi, Yusra Warsama y Mathew Alan.

   La serie es solo una de las más de cien películas y series que adaptan la prolífica producción de Stephen King.

   "Es un maestro del relato", lo elogió Caplan, en referencia a por qué la obra del escritor, que cuenta con más de 200 novelas, libros de relatos cortos y nouvelles, se traduce con tanto éxito en cine y televisión.

   Personajes como el de Wilkes "dejan una marca indeleble en la mente de sus lectores" porque se enmarcan en historias "convincentes" y por "la profundidad con la que fueron creados, con muchas capas, fascinantes y reconocibles", finalizó. (Télam)

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias