Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Un jugador de Vélez rompió el silencio tras la fiesta que terminó con una denuncia por abuso sexual

Luego de la clasificación en la Copa Sudamericana, el delantero Juan Martín Lucero decidió hablar sobre la acusación que se realizó luego de una reunión que organizó en una casa alquilada a su nombre. “Fue un asado que terminó como nadie imagina, pero nada de lo que se dice es verdad”, señaló.

Foto: Télam

   Juan Martín Lucero fue uno de los protagonistas principales en el escándalo que se desató en una fiesta clandestina que se desarrolló en una casa alquilada a su nombre y que terminó con una mujer denunciando por abuso sexual a Juan José Acuña, un entrenador con pasado en el ascenso.

   El delantero de Vélez rompió el silencio y habló sobre este tema tras anotar el gol que le dio la heroica clasificación al club de Liniers en la Copa Sudamericana.

   “Solamente pedirles disculpas por habernos juntado a comer un asado dos días antes. En realidad no fue una fiesta. Nada de lo que se dice es verdad, por eso rápidamente se está esclareciendo todo”, aseguró en una entrevista que le brindó al canal TyC Sports tras arribar desde Chile, donde enfrentaron a la Universidad Católica.

   “Nos hicimos cargo de nuestra parte. No es que fue una fiesta como se dice. Fue una reunión, un asado que terminó como nadie imagina. Pero bueno, le pedimos perdón a nuestros compañeros, al cuerpo técnico y aprovecho para hacerlo con la gente de Vélez y con la institución por habernos juntado a comer un asado dos días antes de un partido”, señaló.

   El tema se dio a conocer el pasado viernes 4 de diciembre cuando una mujer de 28 años denunció haber sido abusada en una casa del country Camino Real, ubicado en la localidad bonaerense de San Isidro, muy cerca de la autopista Panamericana.

   En la reunión se encontraban otros tres futbolistas del Fortín:  Miguel Brizuela, Ricardo Centurión y Thiago Almada. El mencionado Lucero, además, había sido identificado como el encargado de alquilar esa vivienda de manera temporal. El señalado por la joven había sido Juan José Acuña, un entrenador con pasado en el ascenso. Ninguno de los futbolistas quedó vinculado, finalmente, a la causa judicial según informaron horas más tarde.

   “Tengo fe en la Justicia, en que se va a aclarar todo lo antes posible. Y que mi amigo va a poder salir de esta causa. La verdad que la está pasando muy mal la familia de él y hay veces que no se sabe el daño que se genera, a veces por dinero, por querer salir en las noticias… Pero bueno, ya está, lo que pasó, pasó. Hay que creer en la Justicia que todo se va a aclarar”, defendió Lucero al principal apuntado por el hecho.

   “Lo único que falta es mi amigo Juan, que tampoco hizo nada y ahora la está ligando de arriba por querer ayudar en la situación”, agregó.

   Temporalmente, Vélez por entonces decidió que ninguno de los cuatro futbolistas que estuvieron en dicha reunión fueran parte de la convocatoria para el partido contra Patronato que disputó el club por el torneo local ya que habían roto el protocolo indicado para esta época de pandemia. Previamente, la oficina legal del Fortín se comunicó con la Fiscalía de Género de San Isidro para conocer de primera mano la situación de sus deportistas y allí se informaron de que ninguno estaba denunciado o imputado.

   “Nada de lo demás que se dice es verdad”, insistió en estas últimas horas Lucero. “En realidad no fue una fiesta. Nada de lo que se dice es verdad, por eso rápidamente se está esclareciendo todo”, aseguró.