Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Volvieron los controles preventivos de alcoholemia: "Se hacen entre 300 y 400 por semana"

Emplean dispositivos de uso personal y descartable.

Foto: Municipio

   El titular de Fiscalización, José Luis Montanaro, habló esta mañana sobre los controles preventivos de alcoholemia que desde hace un mes se volvieron a hacer en Bahía Blanca.

   En el marco de la emergencia sanitaria, la actividad estuvo parada por más de 7 meses. Sí se realizaban controles en caso de accidente, con intervención de la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

   Montanaro contó que pudieron reanudar las tareas tras la llegada de los equipos que habían enviado a calibrar al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Enviaron 5 alcoholímetros entre febrero y marzo, y hace un mes recibieron dos.

   "Estamos esperando tres más. Los enviamos al INTI, como se hace habitualmente, pero este organismo no trabajó hasta hace poco por la pandemia", le dijo Montanaro a La Nueva.

   El titular de Fiscalización destacó que gracias a la implementación de un protocolo están pudiendo hacer entre 300 y 400 test por semana: "Venimos con un promedio de entre 8 y 9 positivos en controles preventivos".

   Para volver a estos operativos, indicó que se armó un protocolo estricto para "cuidar no solo al operador, sino también a las personas que se controlan". Para eso, emplean dispositivos de uso personal y descartable.

   "La persona lo manipula, lo saca del envoltorio y genera un soplido. A través de este dispositivo y por colorimetría determina si tiene presencia o no de alcohol. Esto nos da una presunción de que puede estar en estado de ebriedad y si le hace el test con el alcoholímetro homologado y calibrado", explicó Montanaro.

   Agregó que "con estos dispositivos seleccionamos a los que son potenciales casos positivos y no tenemos que usar tanto el alcohotest, ya que por protocolo de fábrica en pandemia hay que hacerle una desinfección después de cada operación que demora entre 15 y 25 minutos, porque hay que dejar que se evapore el sanitizante para que no dé falsos positivos".

   Por último, aclaró que en caso de accidentes, "como son casos puntuales, concurrimos con el alcohotest y se le hace el control a cada uno de los accidentados con el equipo homologado y calibrado".