Blockchain y administración pública, un desafío para la zona franca

18/1/2020 | 06:30 |

Resulta conveniente incorporar tecnologías disruptivas que aseguren menores costos y tiempos para facilitar el comercio exterior.

Por Clarisa Bottini / Gerente Ente ZFBBCR

   Primero lo primero: ¿Quée es blockchain?

   Para responderlo hay que referirse de forma obligatoria al concepto de Bitcoin, moneda virtual o criptodivisa inventado en 2009 por Satoshi Nakamoto.

   ¿Qué es Bitcoin? Es una moneda virtual que no depende de ningún banco, gobierno o institución financiera y que se apoya en los conceptos de código abierto, descentralización, redes P2P y firma digital. 

   De esta manera, cualquiera puede instalar en su computadora un monedero Bitcoin (Bitcoin Wallet) y comenzar a operar con esta criptodivisa en la que las operaciones se realizan de usuario a usuario y se autentifican a través de una inmensa red de nodos que la validan, y su valor depende también de la oferta y la demanda.

   ¿Blockchain es lo mismo que Bitcoin?. No, Blockchain es la tecnología y la estructura que sirve de base al concepto de Bitcoin. Traducido al español Blockchain quiere decir “cadena de bloques”.

   Para entender el funcionamiento de Blockchain hay que pensar en una base de datos inmensa y descentralizada, en un gran libro de contabilidad en el que se van apuntando todas y cada una de las operaciones que se van realizando y que se almacenan en bloques de información (por eso “cadena de bloques”).

   Cada bloque de información se valida por cada uno de los nodos que componen la cadena de bloques y que no dependen de un solo servidor, sino que están descentralizados en los millones de equipos que forman parte de la red. Esta es la primera ventaja del Blockchain: Si se cae un nodo no pasa nada porque la red sigue funcionando, almacenando y certificando la validez de las transacciones.

   Ahora bien, ¿Qué usos puede tener esta tecnología en la Administración Pública y cuáles son los que ya se están poniendo en marcha? De forma esquemática podemos citar las siguientes ventajas:

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   - La aplicación de la tecnología Blockchain en la Administración Pública resuelve una de las grandes preocupaciones de la Sociedad Digital: La seguridad de los datos de millones de personas y la inviolabilidad en las bases de datos de la ciudadanía.

   - Blockchain, por su propia naturaleza, apuesta por un modelo de transparencia abierto y participativo, pero a la vez seguro, lo que abre la puerta a procesos electorales telemáticos, una de las grandes aspiraciones de la Sociedad Digital cuyas primeras pruebas ya se están desarrollando en países como Colombia, México, Costa Rica y Perú.

   - La inviolabilidad de las transacciones y registros de Blockchain abren la puerta a una revolución en las relaciones de la sociedad con la Administración. Hablamos de la puesta en marcha de contratos inteligentes que serán indispensables para asuntos tan importantes como registros o títulos de la propiedad, pagos, certificados legales, etc.

   - El uso de Blockchain en la Administración Pública permitirá descentralizar los procesos y ofrecer a la ciudadanía una gestión transparente y segura para los contribuyentes y empresas.

   - De la misma manera, la automatización de los procesos de la Administración Pública con la entrada de Blockchain agilizará miles de trámites que, de esta manera, superará el concepto de ‘burocracia’ para pasar a una administración ágil que resuelva y agilice sus procesos.

   - Blockchain por su idiosincrasia plenamente digital producirá un efecto inmediato en forma de ahorro de costos de papel y administrativos gracias al uso de esta tecnología.

   - Mejora de todos los procesos de licitación y concursos públicos que gracias a la aplicación de Blockchain en la Administración Pública pueden resolver los constantes litigios y ganar significativamente en tiempos de tramitación. 

   Los usos de la tecnología que sirve de base al Bitcoin van mucho más allá de la criptomoneda y prometen importantes cambios no solo en la manera en la que nos relacionamos con nuestro banco o finanzas, sino en otros muchos aspectos de nuestra vida cotidiana.

   El Blockchain no es el futuro, es el presente. Blockchain va mucho más allá de su uso para el Bitcoin y puede ser una verdadera revolución en la Administración Pública.

   Desde nuestra Zona Franca promovemos el uso de nuevas tecnologías como la internet de las cosas, la inteligencia artificial y blockchain como nuevas oportunidades para mejorar la eficiencia, la transparencia y la interoperabilidad del ecosistema del comercio internacional como promueve el BID en su trabajo “Blockchain en la administración pública: ¿Mucho ruido y pocos bloques?”, trabajo de Florencia Serale; Christoph Redl; y Arturo Muente.

   Es un desafío para nuestra Zona Franca incorporar tecnologías disruptivas como Blockchain que asegure menores costos y tiempos para facilitar y promocionar nuestro comercio exterior, y herramientas como el Operador Económico Autorizado (OEA) y la Ventanilla Unica de Comercio Exterior (VUCE) deben ser parte de las herramientas que ofrecen nuestros puertos y la zona franca.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias