El hombre que verifica milagros para el Vaticano y los “santos” bahienses

22/9/2019 | 10:00 |

Se llama Gerardo Di Fazio y trabajó en el proceso de canonización de Cecilia y Manolo Perrín, que podrían ser considerados santos.

   Sergio Prieta / sprieta@lanueva.com

 

   Gerardo Di Fazio tiene uno de los trabajos más llamativos del mundo. Es vice- Postulador de Causas de canonización del Vaticano, cargo que lo convierte en el responsable de verificar la existencia de presuntas curaciones milagrosas y elevar a los diferentes obispados los pedidos de las congregaciones de los candidatos a la canonización.

   Desapercibido y como un vecino más, Di Fazio pasó por el Concejo Deliberante, donde dialogó con “La Nueva” sobre su trabajo para la Iglesia Católica y mencionó una historia que pocos conocen: la de dos bahienses candidatos a la canonización.

   Se trata de Cecilia y Manolo Perrín cuyas postulaciones a santos llevan más de 15 años y tienen que ver con uno de los temas de mayor polémica de la actualidad: el aborto.

   Cecilia nació en 1957 y murió en 1985. A los 28 años quedó embarazada y le descubrieron un cáncer. En el tratamiento de quimioterapia que le recomendaron sus médicos estaba su salvación, aunque para ella, la salvación era otra.

   Le sugirieron un aborto terapéutico, pero Cecilia se negó por su fe católica. Ocho meses después murió por la enfermedad.


Cecilia Perrín 

   En 2005 fue declarada Sierva de Dios por el Vaticano y de esa manera se habilitó el inicio de la causa de beatificación, que comenzó en febrero de 2007 y actualmente ya se encuentra en Roma, a cargo del postulador Romano Carlo Fusco.

   Su fama de santidad, su heroicidad en la entrega, su ejemplo de vida cristiana mucho pedidos de creyentes escuchados y concedidos han hecho posible el inicio de su causa de canonización.

   En el caso de su papá, Manolo, su postulación nace por su conversión al catolicismo luego de muchos años de no creer en nada.

   “Era una persona que iba a los casamientos y ni siquiera entraba a la iglesia, pero en un momento cambió e hizo mucho por la comunidad católica de Bahía”, contó Gerardo.

  Los restos de ambos están en el cementerio de la Mariápolis Lía, en O'Higgins, provincia de Buenos Aires, lugar al que Gerardo, junto con el tribunal nombrado por el Arzobispo, tuvo que asistir para realizar la "exhumación canónica" y retirar una reliquia insigne.


Tumbas de Manolo y Cecilia Perrín

--¿Vio muchas curaciones que no tienen explicación científica?

   --Hay muchas curaciones psicológicas que no son un milagro, pero hay algunas a las que no le hemos encontrado explicación. Una de las más impactantes que me tocó investigar fue la de la hermana María Rosa Vanina, ocurrida en 1904 y que promovió la causa de beatificación de la Madre Antonia de San José, más conocida como Mamá Antula.

   “Obviamente tuvimos que analizar todo centrados en los que ocurría con la medicina de aquella época, ya que ni siquiera había penicilina”.

   Lo cierto es que la hermana agonizaba por una colangitis aguda y en el convento ya habían comprado su ataúd. La factura de la compra está entre las pruebas presentadas por el episcopado argentino ante el Vaticano para avalar el milagro.

   “El médico les aseguraba que no viviría más de 48 horas y sus compañeras de convento comenzaron a rezarle. Pasaron 24, 48 horas y la mejora fue cada vez más notable”.

   En 1906, cuando tenía 31 años y ya curada declaró y sentó el precedente para que en 2016, el Papa Francisco reconociera el milagro y María Antonia de San José fuese considerada beata.


Exhumación de los restos de "Mamá Antula".

   Tras su paso apenas percibido por nuestra ciudad, las labores de Gerardo no se detienen.

   “Ahora investigamos un caso similar por un cáncer terminal que misteriosamente desapareció sin ninguna droga, luego que fuera invocada la Sierva de Dios Madre Isabel Fernández del Carmen, fundadora de las Hermanas Misioneras de San Francisco Javier”, agregó.

   La mujer está viva y goza de muy buena salud y los médicos no pueden explicar los motivos. La investigación está a cargo de los médicos forenses que trataron el caso de la "Mamá Antula", Néstor Botas y Adriana Mendía.

   Además de su trabajo para las congregaciones religiosas Di Fazio es Director de Enlaces con Cultos y Entidades Religiosas de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, pero eso, es parte de otra historia...

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias