Análisis

Sexta Sección Electoral: el Frente de Todos quedó muy bien perfilado de cara a las generales de octubre

12/8/2019 | 06:30 |

El peronismo recuperó parte del terreno que había perdido en 2015. Además de ganar en tres comunas donde no gobierna, hizo una elección seccional que le permite soñar con quitarle una banca de senador a Cambiemos.

Foto: NA.

Juan Ignacio Schwerdt / jschwerdt@lanueva.com

   Si hubo un ganador de las primarias de ayer en la Sexta Sección Electoral, sin dudas fue el Frente de Todos. Si bien perdió en territorios clave y no pudo imponerse en la categoría de senador provincial, ganó en tres comunas donde no gobierna, perdió sólo en una en la que ocupa la intendencia y quedó muy bien perfilado para quitarle una banca en la Cámara Alta bonaerense a Cambiemos.

   Las victorias del justicialismo en comunas donde no gobierna tuvieron lugar en Coronel Suárez, Patagones y Salliqueló. En contrapartida, perdió en Saavedra, donde gobierna desde 2011.

   En el plano seccional Juntos por el Cambio obtuvo unos 25 mil votos más que los que había sacado en la misma instancia de 2015. En aquella oportunidad se había quedado con 158.288 sufragios, mientras que anoche, con el 93% de las mesas escrutadas, recogía 183.888.

   Pese a ello, el justicialismo quedó ayer a las puertas de sacarle una banca de senador provincial. La explicación es simple: esta vez no se produjo la atomización del voto peronista que había ocurrido en 2015, por lo que la lista encabezada por Alfredo “Pichi” Fisher se alzó con 163.687 sufragios (casi 41 mil más que hace cuatro años), dejando en un lejano tercer lugar a Consenso Federal, con apenas 19.933.

   De repetirse estos números en octubre, Juntos por el Cambio perderá una de las cuatro bancas que ocupa hoy en la Cámara Alta bonaerense. Ese escaño será para el Frente de Todos, que lo sumará a los dos con que ya cuenta.

Alfredo "Pichi" Fisher y Andrés De Leo, cabezas de las listas seccionales del Frente de Todos y Juntos por el Cambio, respectivamente.

   En ese caso, por el oficialismo ingresarían Andrés de Leo, Nidia Moirano y David Hirtz (los dos primeros renovarían su mandato), mientras que por el justicialismo accederían al Senado el actual intendente de Laprida, la militante camporista bahiense Ayelén Durán y el concejal y exdiputado provincial por Bahía Blanca Marcelo Feliú.

Tres victorias resonantes

   De las victorias que obtuvo ayer el justicialismo en los municipios de la zona la más resonante, sin dudas, fue la de Suárez. Allí Ricardo Moccero no sólo se impuso en la interna del Frente de Todos, sino que además fue el precandidato que más votos colectó. En total fueron 11.754, a los que en octubre podrían sumarse los 2.251 de Roberto García, su rival en estos comicios.

   Los dos precandidatos del oficialismo -Alberto Fernández y Pedro Rodríguez- reunieron en conjunto 9.341 votos; es decir, casi 5 mil votos menos que el FdT.

   En Patagones la victoria del justicialismo fue contundente, pero con una salvedad: el intendente José Luis Zara (Juntos por el Cambio) fue el candidato que más votos obtuvo de manera individual.

   El jefe comunal se alzó con 6.315 sufragios, mientras que los tres precandidatos del Frente de Todos recibieron, en total, 9.696 votos.

   Dentro de la alianza justicialista el postulante con mayor adhesiones fue Ricardo Curetti, quien se quedó con 4.946 adhesiones; es decir, casi 1.400 menos que Zara.

   Un dato clave para tener en cuenta: en las primarias de 2015 Zara terminó con 6.561 votos (unos 200 más que ayer) y, Curetti, con 7.322. En las generales los resultados se dieron vuelta, y Zara ganó con 9.562 votos, contra 7.281 del exintendente. Por ello ayer en el bunker de Cambiemos, en Carmen de Patagones, se escucharon voces de confianza.

   El tercer distrito de Cambiemos donde el Frente de Todos se impuso fue Salliqueló. Fue un comicio muy cerrado, pero que terminó dejando al intendente Jorge Hernánde en tercera ubicación. El ganador fue Ariel Succurro (Frente de Todos), quien se quedó con 1.968 votos. Detrás terminó Juan Nosetti, de la Unión Vecinal, con 1.888 votos; y tercero el actual jefe comunal, con 1.868 adhesiones.

   Es decir, entre el primero y el último hubo 100 sufragios de diferencia, lo que deja la elección prácticamente abierta para octubre.

   A la inversa hubo un solo caso: Gustavo Notararigo (Juntos por el Cambio) se impuso en Saavedra al intendente justicialista Hugo Corvatta. Fue por una escasa diferencia -5.419 votos contra 5.120-, pero lo deja bien perfilado para octubre.

   De mantenerse estos resultados municipales en octubre, Juntos por el Cambio retendría 10 comunas, al igual que el Frente de Todos, y el vecinalismo seguiría mandando en Villarino y Tres Arroyos.

No soplan vientos de cambio

   Más allá de estos resultados, en 18 de los 22 distritos de la Sexta Sección (el 82%) se impusieron ayer los oficialismos, lo que no permite vislumbrar grandes cambios en el mapa electoral de la región a partir de este año.

   Juntos por el Cambio se impuso en 9 de las 12 comunas donde gobierna; el Frente de Todos, en 7 de 8; y, el vecinalismo, en las dos donde manda (Villarino y Tres Arroyos).

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias