"Todo termina moviéndose", profundo dolor e imágenes bellas

25/6/2019 | 13:35 |

La obra unipersonal es interpretada por Ana Muzzin, dirigida por Nicolás Caminiti y fue escrita por Fabián Díaz. Habrá dos funciones.

Ana Muzzin es la protagonista de "Todo termina moviéndose". Foto: Gentileza Ivana Fernández.

 

   "Todo termina moviéndose", dirigida por Nicolás Caminiti y escrita por Fabián Diaz presentará dos funciones en nuestra ciudad.

 

   Interpretada por la actriz Ana Muzzi, se presentará el sábado 13 y domingo 14 próximos, desde las 18, en Alvarado 818 (Espacio Juanita Primera).

 

   Entradas anticipadas en venta en Alsina 157 (La Isla Digital) a un valor de 200 pesos. Reservas al 155038387.

 

   Ella cuenta de atrás, de adelante, del costado, otra vez de adelante y otra vez de atrás la historia de su amor. Cuenta que se van a un pueblito pequeño para esconderse, para no separarse. Y cuenta que todo termina moviéndose, que todo se rompe, como se rompen los vasos, como se rompen los árboles, como se quiebran los huesos.

   "Nuestro deseo es entregarle al espectador una obra frágil y agrietada, no un espejo de la realidad donde representar aspectos concretos de la vida, sino mas bien una realidad rota donde podamos encontrarnos con otras emociones, otros cuerpos y otras voces. 'Todo termina moviéndose' es una obra que tiene la capacidad de relatar una historia de un profundo dolor con una contraposición de imágenes bellísimas", aclara Nicolás Caminiti, el director.

 

   —¿Dentro de que tipo de teatro la definirías?

 

   —Es un drama encarado desde una propuesta, en principio, realista. Ahora bien, una vez abordado el realismo, nos hemos propuesto romperlo para liberar otros impulsos que se alejan de esa idea. Por eso nos gusta llamarlo realismo roto: partimos desde un cuerpo cotidiano, desde una psicología y acciones de gente real, para decirlo de algún modo, pero lentamente intentamos fisurar ese envase en búsqueda de expresiones que propongan un salto poético de la realidad en la vivimos todos los días.

 

La experiencia del dramaturgo

 

   Fabián Díaz es magister en dramaturgia y licenciado en actuación por la Universidad Nacional de las Artes.

 

   Escribió y dirigió "Dios está en la casa" (2015); "Los hombres vuelven al monte" (2014) y "Beso" (2017) entre otras.

 

   Dirigió "Pequeño Casamiento", de Luis Cano y "El Feo", de Marius von Mayemburg.

 

   Sus obras "Rohayhú", "Pato verde" y "Los hombres vuelven al monte" fueron premiadas por el Instituto Nacional del Teatro en 2018, 2016 y 2012, respectivamente. En distintos rubros, recibió nominaciones a los premios Teatro del Mundo, María Guerrero y Trinidad Guevara.

 

   Fue seleccionado por la Royal Courth Theatre de Londres para participar del Taller Internacional de dramaturgia 2016-2017-2018 en Chile, Uruguay y Argentina; y formó parte de la Residencia Internacional de Dramaturgia Panorama Sur.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias