Gardel vuelve a O'Higgins, renovado y brillante

Gardel vuelve a O'Higgins, renovado y brillante

17/6/2019 | 12:05 |

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

Renovado, a nuevo, trajeado y con pañuelo al cuello, regresa Carlos Gardel a su banco de calle O’Higgins, en el marco de las jornadas Gardelianas que se realizan en la ciudad --organizadas por José Valle-- en coincidencia con los 84 años del fallecimiento del Morocho del Abasto.

Colocada originalmente en 2011, la estatua realizada en fibra de vidrio sufrió varias agresiones en el tiempo, por lo cual en febrero último decidieron retirarla para su acondicionamiento.

En estos años le robaron el sombrero. Le cortaron una oreja. Le sacaron el clavel. Se lo quisieron llevar de cuerpo entero y, como si fuera poco, terminó en un oscuro pasillo de la comisaría Primera, sentado en un banquito durante unas horas, en medio de una investigación sobre ese intento de robo.

Regresa ahora restaurado, con un traje que brilla como nunca y un llamativo pañuelo rojo en su cuello. Su eterna sonrisa y su sombrero son parte de su estética. Es parte del homenaje en memoria de este artista que se presentó en la ciudad en cuatro ocasiones, la primera en el teatro Municipal (1918), luego en el Palace Theatre (1924) y dos veces en el Palacio del Cine (1930, 1933).

Más allá de esta presencia estatuaria, el Zorzal sigue siendo parte de la historia más sentida de la música ciudadana, con ese milagro que nadie puede explicar acerca de un hombre que cada día canta mejor, por el simple y silencioso paso del tiempo.

“En tus rutas que cruzan los mares/florece una estela azul de cantares/y al conjuro de nuevos paisajes/suena intensamente tu claro cordaje”

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias