Brexit: quedarse sin papel higiénico sería lo de menos

24/3/2019 | 07:00 |

Fotos: Reuters

Por Federico Sieder / Especial para La Nueva.

 

   Y al final hubo una extensión para que el Reino Unido deje la Unión Europea (UE) ‘por las buenas’.

   Pero, ¿qué es esto del Brexit, Hard Brexit, Soft Brexit, Chequers Deal, de la prórroga, de que no va a haber papel higiénico ni más vino Rioja en las góndolas de Tesco?

   Primero… a lo primero.

   Brexit significa Britain-Exit. Gran Bretaña-Sale (de la Unión Europea).

¿De dónde viene este voto? Una promesa. Antes de ser re-electo en 2015, el primer ministro de aquel entonces, David Cameron, dijo que iba a llamar a votaciones como parte de su campaña. Y cumplió. Y después de los resultados, se fue.

   Pero ojo, tiene un precedente. Hace 40 años hubo otro referendo, en el que se planteó la misma pregunta: ¿Nos quedamos o nos vamos? El quedarse tuvo margen de victoria de un 67%. Participó un total del 64,5% de los votantes empadronados. Años después hubo otros intentos de llamar a un voto popular por el mismo tema, aunque no lograron hacerlo.

   El último referendo se votó en junio de 2016. El 71,8 por ciento de las personas empadronadas se presentaron a votar y Leave (los que deciden irse) le ganó a Remain (los que decidieron quedarse) con un 51,9% contra el 48,1%.

¿Y qué es este famoso referendo? Un voto popular legalmente no vinculante. Eso significa que el gobierno puede decidir no tener en cuenta los resultados. O sea: si el Parlamento quiere dar marcha atrás con el Brexit, puede. Lo cancela mañana y San-Se-Acabó.

   Viendo y considerando que dejar la UE ahora mismo sin ningún trato es un suicidio económico, ¿por qué no cancelan y listo? Democracia. Los políticos de turno apelan a que la voz del pueblo tiene que ser respetada -a pesar de que muchos votaron sin saber qué estaban votando- y que un referendo es eso, una encuesta.

   También dicen que si dan marcha atrás la imagen política del Reino perdería credibilidad y seriedad.

   Después de que el Parlamento descartara el trato propuesto por Theresa May para salir de la EU, el Reino Unido quedó a merced de: extender la fecha de salida o, salir sin ningún trato.

   Salir sin ningún trato dejaría a UK sin ninguna ventaja en términos comerciales, políticos o de migración. Básicamente, el Reino Unido quedaría al mismo nivel de competencia que cualquier otro país que no forma parte de la UE.

   Hoy por hoy, el 40 por ciento de la comida que se consume en el Reino Unido es importada. Parte de ese porcentaje cuenta con materia prima para industrias que producen alimentos, también. Un no-trato significa más impuestos y más problemas para pasar por la aduana.

   Pero todo no es drama. Casi. Una pareja de Worcestershire, Inglaterra, se viralizó después de que Julien East tuiteara una foto de las compras que hizo su marido, Tony Smollett, de cara a un Brexit sin trato. 144 rollos de papel higiénico, más de 50 latas de comida y vinos importados por una módica suma de 658 libras (unos 36.000 pesos).

(Crédito: PA -Press Association)

   No pasa de ser más que una anécdota graciosa. Resulta que Smollett estaba medio mamado cuando se fue a hacer las compras.

   Anécdota aparte, hay conflictos serios. Personas con problemas de salud crónicos están acopiando medicamentos y, sumado a eso, algunos proveedores están haciendo lo mismo. Los primeros por si hay problemas con las importaciones y los segundos porque no saben qué tipo de impuestos van a tener una vez finalizado el Brexit.

   Esto lleva a que por primera vez hospitales a lo largo de todo Inglaterra empiecen a sufrir escasez de medicamentos.

¿Y según el gobierno?

   Hace no mucho tiempo, el gobierno británico dio a conocer un documento con los posibles impactos de un Brexit a corto y mediano plazo.

- La economía puede achicarse entre un 6,3% y un 9% después de 15 años, afectando principalmente a Gales e Irlanda.

- Más de 240.000 empresas pueden terminar en un bucle de procesos aduaneros con una carga administrativa de unos 13.000 millones de libras al año.

- La frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda del Sur (una es parte del Reino Unido y la otra de la UE) va a sufrir trastornos en las cadenas de suministros y el libre paso también se va a ver afectado.

-  Un dolor de cabeza. Hay personas que trabajan en un lado de la frontera y viven en el otro o, en casos todavía más ridículos, hay personas que tienen propiedades a las que la frontera las cruza por el medio. Este problema fue uno de los temas discutidos en el último trato rechazado, por amplia mayoría, en el Parlamento.

- Sin acuerdo, los ciudadanos británicos pueden verse sometidos a controles más estrictos al entrar a la UE.

- Y también hay casos de importación, como KFC (Kentucky Fried Chicken). La directora de la multinacional en el Reino Unido e Irlanda, Paula MacKenzie, dijo en una entrevista con la BBC que un Brexit sin acuerdo podría provocar escasez de pollos.

- O, por ejemplo, uno de los principales proveedores británicos de papel higiénico está almacenando alrededor de 3,5 millones de rollos… por las dudas. Chistes de limpiarse el… con el Brexit aparte, eh.

   La prórroga, aprobada por los 27 países miembros de la UE, es una suerte de red de seguridad que le da más tiempo al Reino Unido para pensar en el próximo paso. Si el Parlamento aprueba el trato presentado por Theresa May la semana que viene, el plazo se extiende hasta mayo y si no hay acuerdo, el límite para que el Reino Unido deje a la UE se retrotrae al 12 de Abril.

Inmigrantes malos, malos

   Uno de los principales lemas del Brexit fue contra la inmigración. Mucha gente de Europa viniendo a Inglaterra para robar trabajos.

   Primero que nada, no entiendo muy bien cómo un médico puede robarle el laburo a un operario de fábrica. Pero bué.

   La realidad es que los extranjeros que vienen a un país nuevo agarran el primer laburo que encuentran. Y, sinceramente, son trabajos que el resto de los británicos no quiere tener (hospitalidad, fábricas, limpieza, etc.)

   De todos modos, la desatención del estado frente a necesidades básicas llevan a un estado de enojo generalizado que termina en tomar decisiones drásticas como esta. (Pienso en Argentina y me suenan todas las alarmas.)

   Los precios de las casas son cada vez más altos y los alquileres también. Sumado a eso, durante los últimos 10 años hubo una política de austeridad que recortó presupuesto en el sector público y educativo (todas las alarmas, sí).

¿Qué pasaría con los europeos viviendo en UK? Nada. En teoría, los que están y llegan antes de que se ejecute el Brexit tienen sus derechos garantizados bajo la protección de la UE.

¿Y los británicos viviendo en el resto de Europa? Depende de las políticas de inmigración que tome UK. Si decide echar a todos los europeos asentados acá, la Unión Europea puede tomar las mismas medidas.

   Hay un caso particular en la Costa Blanca de Alicante, España, donde una de las comunidades más grandes de británicos votó por irse sin darse cuenta de que era básicamente darse un tiro en el pie. Esa comunidad es el reflejo dramatizado de por qué los británicos se quejan de la migración acá. Después de años viviendo allá no sólo no saben el idioma, sino que segregan a los españoles que van a laburar, en su país, sin saber inglés. Según su opinión, la comunidad británica en España es ‘muy valiosa para la economía’ española. Aunque, nacionalismo de lado, ahora no saben qué va a pasar con sus protecciones médicas, ni jubilaciones.

   La Unión Europea, funciona a grandes rasgos, como el Mercosur. Podés vivir en cualquiera de los países que la conforman con sólo registrarte y vas a contar con protecciones básicas del estado (salud, pensiones, protección laboral, etc).

¿Qué otros motivos llevaron al Brexit?

   No sé si te suena el slogan ‘Make America great again’. Muchas de las personas de clase obrera (en muchos casos contando con ayuda económica de la UE) piden volver a la grandeza económica de hace 40 años. Eso significa bares, comercios e industrias de vuelta. Bares, comercios e industrias a los que se los comieron empresas más grandes. Empresas solventadas y avaladas por los mismos dueños que hoy están diciendo: vayámonos que vamos a estar mejor.

   (El Reino Unido, aclaro por las dudas, está compuesto por Inglaterra, Escocia, Irlanda del Norte y Gales.)

   Gales fue uno de los países con el porcentaje más alto de votos a favor de irse de la Unión. Paradójicamente, es uno de los países que recibe el porcentaje más alto de subsidios de la UE. Al momento cuenta con al menos 680 millones de libras al año para solventar gastos de rutas, inversiones en universidades y subvenciones a granjeros, entre otros.

   Eso, se pierde.

¿Y el resto de la gente?

   Se queja.

   Hoy, más de un millón de personas salió a las calles de Londres para pedir un segundo referendo.

   Uno en particular, Ed Sides, se unió a la marcha después de caminar más de 320 kilómetros desde Swansea, Gales, hasta Londres. Tardó dos semanas y media y según dice, ‘se tomó el tiempo suficiente para escuchar y hablar con personas' que apoyan a Brexit y tratar de encaminarlos a su causa.

   Por internet, más de 4 millones y medio de personas firmaron una petición en la página oficial del gobierno para que se revoque el artículo 50 del Tratado de Lisboa.

   Hasta ahora, no hubo respuestas.

   Así las cosas. Hoy por hoy, nadie sabe qué va a pasar con el Brexit.

   Yo, por mi parte, espero que vuelvan para atrás.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias