Solo la sexta parte de quienes se perciben trans antes de los 13 años pudieron expresarlo

4/12/2019 | 15:02 |

Según una investigación que sirvió de base para la primera guía de acompañamiento para las infancias y adolescencias trans de la Argentina, realizada con apoyo de Unicef, Onusida y la FALGBT.

   El 70 por ciento de las personas trans adultas se autopercibieron como tales antes de los 12 años, pero solamente una sexta parte de ellas pudo expresarlo socialmente "en tiempo real" y más de la mitad tuvo que esperar más allá de los 13, según una investigación que sirvió de base para la primera guía de acompañamiento para las infancias y adolescencias trans de la Argentina, realizada con apoyo de Unicef, Onusida y la FALGBT.

   El dato cuantitativo surge de la Primera Encuesta de Vulnerabilidades de la Población Trans santafesina realizada por el Instituto Provincial de Estadísticas y Censos (IPEC) a partir de 372 encuestas a personas trans mayores de 17 años, sobre un universo de más de mil mujeres y varones trans que viven en Santa Fe.

   Los primeros datos de esta encuesta a los que tuvo acceso Télam muestra que 7 de cada 10 "recuerda haber percibido su identidad de género trans hasta los 12 años", pero solo el 39,2 % pudo "comprender lo que le pasaba" a esa edad, es decir, "de alguna manera ponerle nombre y apellido, entender que eso es 'ser trans'".

   Pero cuando el foco se desplaza a quienes pudieron expresar abiertamente su identidad de género —es decir adoptar otro nombre, pronombre, forma de hablar, modo de vestir, entre otras manifestaciones para adecuarlos a su construcción identitaria— "ese porcentaje se reduce a 12,3 %", dice el informe.

   El subsecretario de Políticas de Diversidad Sexual de Santa Fe y vicepresidente de la FALGBT, Esteban Paulón, aseguró a Télam que "si bien cada vez es menor la demora entre sentirlo y poder expresarlo" producto de los avances legislativos y el cambio social, ese desfasaje todavía existe producto de "la represión del entorno —que dice 'no hagas esto o lo otro' o 'comportate como un hombrecito'— o que no es lo suficientemente abierto para que los niños, niñas y adolescentes puedan contar lo que les pasa".

   "Esa imposibilidad de expresar en tiempo real su identidad de género autopercibida es parte del origen de la vulnerabilidad en la que crecen y se desarrollan las personas trans, por eso trabajar la visibilidad durante el período escolar permitiría una expresión más temprana y sería preventivo de infancias que se transitan con enorme angustia, exclusión y vulneración de derechos", dijo.

   De hecho, la misma encuesta reveló que el 51 % de las personas entrevistadas tuvo al menos un intento de suicidio.

   "El acompañamiento a las infancias trans y la construcción de entornos abiertos y amorosos, es la mejor política pública para prevenir y erradicar la discriminación y la exclusión hacia mujeres y varones trans: con este objetivo, entre otros, lanzamos esta publicación", concluyó.

   La guía "Infancias y adolescencias trans y de género variable: orientaciones para su acompañamiento" busca ser una herramienta para capacitación y formación de educadores, trabajadores sociales, abogados, médicos, enfermeros "y cualquier otro agente estatal que tengan la responsabilidad de garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes, que busca ratificar la perspectiva despatologizadora", dijo.

   "Un niño, niña o adolescente que está expresando una identidad trans no tiene un problema: solo hay que trabajar en entornos que le permitan expresarlo libremente", concluyó.

   Otros mitos fuertemente arraigados que esta guía busca ayudar a despejar son "que la sexualidad —la orientación sexual y la identidad de género— nace con la mayoría de edad", que "los niños y adolescentes 'se pueden arrepentir'" de la construcción identitaria que están realizando, que "la expresión de género debe corresponder en un 100 % al estereotipo" correspondiente y "que todos los adolescentes y jóvenes requieren de tratamientos hormonales e intervenciones quirúrgicas para hacer su transición social".

   La guía fue elaborada a partir de la experiencia de un "servicio inédito en América Latina": el ofrecido por el Gobierno de Santa Fe acompañando a más de 140 niños y niñas y sus familias en el marco del Proyecto Género y Familia; y además es "la primera la primera publicación que acompaña UNICEF, ONUSIDA y ONU ARgentina en relación a las infancias y adolescencias trans y de género variable".

   Además de Paulón y Passarelli, participaron de la presentación el Coordinador Residente de ONU Argentina,  Roberto Valent; la representante de UNICEF Argentina, Luisa Brumana; la Presidenta de la Red LACTrans, Marcela Romero; la directora del Instituto contra la discriminación de la Ciudad de Buenos Aires, María Rachid; y la presidenta electa de la FALGBT, Flavia Massenzio, entre otros. (Télam)

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias