Primera división

Liniers y Napostá comienzan la lucha por el título, como sucedió hace 27 años

1/12/2019 | 07:00 |

El torneo superior se definirá entre los clubes de la Avenida Alem. Se medirán el Chivo, máximo favorito, y el actual poseedor del título. El único antecedente data de 1992, cuando se impuso el albinegro.

Foto: archivo-La Nueva.

Por Mauro Giovannini / mgiovannini@lanueva.com
(nota publicada en la edición impresa)

   Apenas siete cuadras separan a los clubes Napostá y Liniers. 

   Claro, en una ciudad plagada de básquetbol, no resulta llamativo.

   Sin embargo, pasaron 27 años de la última vez que se enfrentaron en la lucha por el título de primera división, como sucederá ahora.

   Se medirán en el primer punto a partir de las 20, en el gimnasio Hernán Sagasti y con arbitraje de Javier Sánchez, Eduardo Ferreyra y Marjorie Stuardo.

   Esta vez, el protagonismo lo recogieron por dos vías: Liniers, dueño del '1' en la fase regular, se reforzó para dejar atrás dos magras campañas; mientras que Napostá mantuvo la base del equipo que logró el título el año pasado.

   "Si en algún momento pensamos que teníamos que estar acá fue por el equipo que se armó este año y no por lo sucedió años anteriores. Del año pasado a este, el equipo se modificó un montón, incluso el cuerpo técnico. Pero también era una apuesta, porque hay equipos que se ensamblan en diez días, otros en dos meses y algunos no se ensamblan nunca. Ahora no queremos aflojar; es un esfuerzo más y termina el año", señaló Santiago Torre, base de Liniers.

   "Sabíamos que iba a ser un año difícil porque veníamos de conseguir algo impensado para muchos y que no se lograba hacía muchísimos años. Pero a lo largo del torneo nos fuimos dando cuenta que seguíamos con el mismo objetivo y las mismas ganas que el año pasado. Por eso, creo que llegamos a esta final", sostuvo Gustavo Gentili, conductor de Napostá.

   El chivo y el albiazul se medirán al mejor de siete encuentros, comenzando en el Hernán Sagasti.

   "No creo que haya un favorito. Nosotros sabemos bien qué es lo que tenemos que hacer, después está en que te salga o no. La prioridad es controlar el juego interno de ellos", admitió Torre.

   "La clave va a estar en los detalles. Vamos a tener que estar muy concentrados en defensa porque Liniers es un equipo muy ofensivo", contó Gentili.

   Una final a siete partidos -o en realidad, al ganador de cuatro juegos- solo se produjo una vez en la historia local.

   El 11 de diciembre de 2002, Liniers le ganó a Bahiense del Norte por 62 a 61 y se quedó con la serie final de los playoffs 4-1.

   "Esperemos no llegar a un séptimo partido porque vamos a terminar en 2020 je, je, je. Esperábamos que se juegue en cancha neutral, porque era lo que se había dicho en un principio. Tampoco veo mal que se respeten las localías si es lo que acordaron los dirigentes, aunque no son canchas tan amplias para el público neutral que quiera ir a ver los partidos", sostuvo Gentili.

   "Esperemos no llegar a siete partidos porque si no vamos a estar con el vitel toné y el champagne en la mano ja, ja, ja... No estamos acostumbrados a jugar así, pero es cuestión de arrancar y jugar", añadió Torre. "No sé cómo será el marco -siguió-; siempre es lindo jugar con la mayor cantidad de gente en la cancha. Mientras la gente esté cómoda y no pase nada raro, bienvenido sea jugar en nuestra cancha".

Protagonistas

   Liniers y/o Napostá ocuparon el primer o segundo lugar en 11 de 14 años, comprendiendo desde 1991 a 2004, lo cual indica el fuerte protagonismo de ambos.

   Liniers fue campeón en nueve oportunidades ('86, '87, '92, '94, '98, '99, 2002, 2010 y 2014), siendo el tercer equipo con más títulos de Primera. Y terminó segundo en nueve temporadas: '30, '31, '90, '93, '97, 2009, 2012, 2013 y 2014.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   El Chivo, si bien lleva tres años abajo de los dos primeros lugares, entre 2009 y 2015 siempre terminó 1º o 2º, a excepción de 2011.

   Mientras que Napostá acumula tres títulos ('91, '95 y 2018) y ocho segundos puestos ('45, '47, '54, '60, '92, '95, 2000 y 2004).

Pasó en 1992

   Liniers y Napostá tienen como antecedente una final de Primera, la que ganó el Chivo, en 1992, por 85 a 75, impidiendo que su rival logre el bicampeonato.

   Ese año, el albinegro se adjudicó la serie regular y Napostá obtuvo el hexagonal campeonato, por lo que disputaron un partido equivalencia.

   En números, cosechó el 86,20% de triunfos (25-4), con 86,65 puntos a favor y 77,90 en contra.

   Esta es la síntesis del partido decisivo, disputado en el Hernán Sagasti:

   Liniers (85): U. Agulló 14, J.M.López 16, M. Banco 31, J.P. González 13 y P. Lagae 4, fi; F. Alejo 2, J. Groppa 3, A. Iannamico 2, Ch. Lemos y A. Junca. DT: Daniel Allende.

   Napostá (75): M. Palma 10, J. Solís 15, G. Travi 2, R. Rotilli 14, N. Mele 9, fi; P. Drevniak 6, N. Habib 11, D. Morani 2, D. Sansone, C. Trellini 6 y G. Bolognesi. DT: Marcelo Vietri.

   Tiros libres: Liniers 30-55 y Napostá 14-28.

   Cinco faltas: Lagae (L); Palma, Mele, Rotilli y Solís (N).

   Árbitros: Raúl Chaves y Horacio Sedán.

El antecedente de 2002

   Final al mejor de siete encuentros, como sucederá esta vez, solo ocurrió en 2002 en el máximo certamen local, algo que no sucedió nunca en segunda división.

   En aquella oportunidad, Liniers se impuso a Bahiense del Norte por 4-1.

   La siguiente es la síntesis del último encuentro, en el Sagasti.

   Liniers (62): M. Allende (7), M. Fabi (19), O. Aballe (2), F. Lliteras (4), S. Santiago (13), fi; S. Aleksoski (6), U. Agulló (4) y G. Walter (7). DT: Roberto Juanpataoro.

   Bahiense del Norte (61): M. Moretti (3), G. Candia (19), M. Vago (5), D. González (12), F. Starc (2), fi; H. Magistrini, R. Canutti (15), F. Maceratesi (2), F. Colletta y M. Polchi (3). DT: Alejandro Navallo.

   Cuartos: Liniers, 13-18, 36-23 y 48-44.

   Tiros libres: Liniers, 17-26; Bahiense del Norte, 13-21.

   Árbitros: Miguel Firpo y Jorge Scheffer.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias