Varios proyectos en Bahía dependen de la nueva política energética

16/11/2019 | 06:30 |

El rumbo que le dará a Vaca Muerta Alberto Fernández tendrá directa incidencia sobre al menos tres grandes iniciativas que pueden llegar a concretarse en la región.

Adrián Luciani / aluciani@lanueva.com

   Mientras el Puerto de Bahía Blanca acaba de iniciar el período regular de exportaciones de GNL a gran escala, tanto la petrolera estatal YPF como todo el sector privado aguardan con ansiedad detalles de la política energética que desplegará el gobierno de Alberto Fernández.

   Al igual que el ciudadano común, lógicamente preocupado por el futuro de su bolsillo, los grandes actores locales vinculados a la energía y al transporte siguen con atención, y algunos con preocupación, los pasos del nuevo jefe de Estado.

   Para Bahía Blanca el rumbo que tomará el país en este ámbito no resulta un aspecto menor ya que son varios los proyectos multimillonarios en juego.

  Uno de ellos es la construcción de una nueva planta de fertilizantes, iniciativa que desde hace más de un año viene evaluando Profertil. 

   Si bien la inversión de casi 1.500 millones de dólares ya es prácticamente un hecho, aún resta conocer oficialmente si las nuevas autoridades de la petrolera estatal deciden llevarla adelante.

  Esto sería lo más lógico teniendo en cuenta que la demanda interna de fertilizantes sigue creciendo y  que algo habrá que hacer con la mayor producción de gas proveniente de Vaca Muerta.

   También es cierto que ni siquiera se conoce el nombre del futuro presidente de la compañía.

   ¿Vuelve Miguel Galuccio? ¿Aparece Jorge Sapag? ¿Desembarca un tapado? ¿El directorio se traslada a Neuquén? Hasta ahora sigue siendo un misterio.

   En este proceso también se evalúa con atención lo que pasará con la construcción del gasoducto troncal centro desde Vaca Muerta, cuya licitación vino sufriendo paulatinas postergaciones y la apertura de sobres será el 31 de marzo próximo.

   Si bien la cañería no llega a Bahía Blanca (finaliza en el norte bonaerense), la primera etapa termina en Salliqueló y puede vincularse con nuestra ciudad.

   Esto, una vez que entre en operaciones, permitirá aliviar a los gasoductos existentes y habrá una mayor disponibilidad de combustible para las industrias locales y eventuales proyectos de ampliación.

   En tal sentido sobresale la posible construcción de una planta terrestre de licuefacción encargada de convertir en gas natural licuado (GNL) la producción de Vaca Muerta.

   La idea de YPF es construirla en la costa bahiense  y con una capacidad de producción muchísimo mayor a la que posee la barcaza “Tango” amarrada en el muelle de Mega.

   El objetivo es muy difícil, no sólo por la inversión necesaria (unos 5 mil millones de dólares) sino porque la coyuntura actual requiere de reglas de juego claras para el sector petrolero, seguridad jurídica y obviamente, financiación externa.

   El ramal ferroviario Norpatagónico (Bahia- Añelo) también es otra de las iniciativas en juego. 

   Si bien las petroleras le dieron la espalda al gobierno de Mauricio Macri y no se mostraron interesadas en invertir, sí lo hizo el Consorcio del Puerto local que realizaría los primeros 20 kilómetros de vías en el distrito.

   Habrá que ver si esta decisión se mantiene, dentro de un plan estratégico a mediano y largo plazo, o sólo fue un apoyo circunstancial, político y efímero, al ministro de Transporte Guillermo Dietrich.

   En un país en emergencia, las señales que llegan desde los Estados Unidos no son muy buenas. Por ejemplo, para la prestigiosa agencia de noticias económicas Bloomberg, la misma que confirmó el desembarco de Amazon en Bahía, Vaca Muerta está en riesgo por la asunción Alberto Fernández

   “Los petroleros en la Argentina están asustados. Temen que una política económica más intervencionista frustre la nueva gran esperanza del shale ( petróleo y gas no convencionales)”, dijo.

   Incluso con cierto tono despectivo hacia el nuevo presidente: “el izquierdista Alberto Fernández”, Bloomberg señala que el ánimo de los petroleros es de incertidumbre y recuerda que el alto riesgo país resulta problemático para compañías que requieren grandes inversiones y financiamiento externo.

   Hace muy poco, Guillermo Nielsen, quien podría convertirse en el futuro ministro de Economía, se apresuró a llevar un poco de calma y se reunión con empresarios estadounidenses antes quienes reafirmó su idea de impulsar un proyecto de ley que blinde a Vaca Muerta y fomente su desarrollo.

   Hasta ahora todo sigue siendo un gran interrogante y en Bahía aún persisten los ecos de las declaraciones de Alberto Fernández, poco menos de un mes atrás, cuando en plena campaña electoral dijo que “hay que darle esa oportunidad a Bahía Blanca de desarrollarse. El negocio de los Argentinos es que Bahía Blanca sea el puerto de Vaca Muerta”.

   El mes próximo YPF se reunirá con sus socios para definir el plan de inversiones en 2020 aunque ya son muy pocos lo que no se animan a aventurar una baja con relación a 2019.

   En cuanto al gas la idea es  mantener el mercado interno e incrementar las exportaciones bajando costos y aumentando la rentabilidad.

   El panorama que impera entre las petroleras es sencillo: sin precios acordes resultará imposible desarrollar Vaca Muerta.

Otro buque comenzó a cargar GNL en el puerto bahiense

   Tras la partida del “Excalibur”, el pasado viernes 8, dando inicio al período regular de exportaciones de GNL desde el puerto local, ya se encuentra en el muelle de Mega el buque “Methane Kari Elin”, de 279 metros de eslora, que cargará 25.000 toneladas de GNL

    ”La exportación regular se realizará desde ahora y por los próximos meses, dándole réditos económicos al país y una importancia al Puerto de Bahía Blanca. Es importante  porque se trata de una operatoria que no existía y esperamos que se extienda con los años”, opinó Miguel Donadío, titular del CGPBB.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias