Mundo Gremial

El 17, en este caso, no trajo desgracias, sino una gran alegría para todos

15/1/2019 | 08:44 |

Todo el personal del exsupermercado Planeta, que cerró sus puertas, fue absorbido por la Cooperativa Obrera con mejoras salariales y condiciones laborales.

   Salvaguardar la fuente laboral de varias familias no es algo habitual en estos tiempos de crisis. Y mejorarla es aún menos.

   Eso fue lo que se logró con un trabajo a conciencia realizado por la Asociación Empleados de Comercio, la Cooperativa Obrera y los ex trabajadores del supermercado Planeta, para lo cual, ante la quiebra de Burgos, conformaron una cooperativa de trabajo.

   Fruto de esas negociaciones, 17 personas, sostén de familias, pudieron pasar de ser monotributistas, con ingresos mensuales que en muy pocas ocasiones superaban los 5 mil pesos, a empleados en relación de dependencia, con un sueldo acorde a sus responsabilidades laborales. 

   “Hace algunos meses tomamos conocimiento de las dificultades que estaba teniendo Planeta, que incluso había cerrado sus puertas en casa central de Tres Arroyos. Aunque aquí no eran los mismos integrantes del directorio, se percibía que las sucursales de Bahía iban camino al mismo destino”, comenzó explicando Miguel Aolita, secretario general del gremio mercantil.

   Y añadió: “Empezamos a hablar con Adrián (por Saschrgorodsky) para buscar alternativas y anticiparnos al conflicto que se veía venir. De ese modo tomé contacto con directivos de la Cooperativa Obrera, en particular con Héctor Jacquet y Federico Adad, para transmitirles la inquietud y ver si se podía hacer algo por los empleados. Así fue cómo se inició este proceso que terminó con final feliz”.

   Aquí se debe aclarar que el personal era monotributista y, por ende, no eran afiliados al sindicato.

   “Nos pareció que había que darles una mano, del mismo modo que cuando ocurrió el cierre de Burgos y quedaron prácticamente en la calle. Por eso, digo que es una satisfacción enorme que esta gente vuelva a Empleados de Comercio. Arrancar el 2019 de este modo nos da un impulso enorme para lo que viene. Es una muy buena noticia que 17 familias mantengan y mejoren sus puestos de trabajo”.

   Aolita reconoció que varios empresarios se interesaron por el supermercado, pero ninguno mostró el interés que la Cooperativa Obrera tuvo con el personal.

   “En el medio hubo otros interesados para la compra de la firma Planeta. Pero ninguno de ellos se puso en contacto para conocer la situación del personal. Sólo estaban interesados en el negocio y nuestra preocupación eran los trabajadores, quienes le vienen poniendo el hombro a esta situación hace mucho tiempo. La única empresa que nos escuchó y se preocupó por la continuidad laboral de esta gente fue la Cooperativa Obrera, que propuso pasar a todo el personal a relación de dependencia”.

   De acuerdo a lo que señaló Aolita, ya se firmó el contrato de locación del local de Zelarrayán y Rodríguez.

   “A fines de este mes o a principios de febrero ya estará funcionando. El de O`Higgins cerrará sus puertas, pero quienes se desempeñaban allí serán reubicados en distintas sucursales de la Cooperativa Obrera, buscando que sean las más cercanas a sus domicilios. 

Los demás actores

   Federico Adad, gerente de RRHH de la Cooperativa Obrera, señaló que se buscó el bienestar de los empleados y llevarles tranquilidad en su futuro laboral. 

   “En la Cooperativa siempre se privilegia  el bienestar de los trabajadores. Y en este caso nos encontramos con 17 personas funcionando en forma de cooperativa y luchando denodadamente para mantenerse a flote, trabajando muchas horas con escaso margen de ganancia. Nos pareció que esa gente necesitaba una mano y nosotros estábamos en condiciones de dársela”. 

   Y agregó: “Hubiera sido una verdadera pena que perdieran su fuente de trabajo, luego del sacrificio que hicieron. Por eso escuchamos a Miguel y a Adrián y enseguida buscamos la forma de darle solución al inconveniente. Algunos trabajadores se quedarán en esta sucursal y otros serán redistribuidos en distintas sucursales, pero todos seguirán como empleados en blanco de la Cooperativa Obrera”. 

   Hadad esgrimió que la apertura de la nueva sucursal permitirá brindar mayor cantidad de servicios a los asociados y a la comunidad en general.

   “Abrir sucursales es una manera de extender los servicios a los asociados. Es un buen sector para el expendio de mercaderías, porque hay mucha circulación por la zona y varios edificios lindantes. Y la única opción que tenía esa gente era ir a la sucursal de Belgrano. A nosotros también nos sirve para descomprimir ese local”. 

   A su turno, Adrián Saschrgorodsky, encargado de llevar adelante las gestiones, contó las vicisitudes que tuvieron que vivir los empleados en los últimos años. 

   “Fue una experiencia nueva llevar adelante esta negociación. Desde la quiebra de Burgos, estos trabajadores sufrieron situaciones angustiantes. Pasaron por la etapa de saber que se quedaban sin trabajo hasta la necesidad de formar una cooperativa para poder seguir adelante. Y de ver cómo esa cooperativa tampoco les lograba solucionar los problemas pese al notable esfuerzo que hacían día a día”.

   En ese tren, vio tres actitudes fundamentales para el arribo de este acuerdo.   

   “Lo primero a destacar es el compromiso de Miguel Aolita con cada uno de los trabajadores, aún sin ser afiliados. Siempre estuvo pendiente de ellos y pensando alternativas para mejorarles la situación. Por otro lado, en la Cooperativa Obrera encontramos sensibilidad social, algo que ya no abunda. Y en cada uno de los trabajadores, por la confianza y en el temple que tuvieron para mantenerse a flote, aun con la desesperanza a flor de piel. Hoy tienen su premio”.

   Carlos García fue el representante de los 17 empleados que vieron cambiar radicalmente su futuro.

   “No queda más que agradecer todo lo que hicieron por nosotros. La verdad que volver a tener el respaldo de un trabajo en relación de dependencia para las 17 familias que la veníamos remando es algo que nos pone muy contentos. Debo agradecer el respeto que tuvieron hacia nosotros, algo que no tuvimos con los empleadores anteriores. Vivimos momentos muy difíciles, y sentíamos que nos faltaban el respeto como trabajadores. Por eso agradecemos el acercamiento de la Cooperativa Obrera para darnos una mano y las gestiones que llevaron adelante Miguel y Adrián en forma desinteresada”.

   Y cerró: “También debo agradecer el esfuerzo de mis compañeros en estos años, que no están aquí porque ya comenzaron con los exámenes preocupacionales para comenzar a trabajar cuanto antes”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias