Una pasión que contagia

En el Noroeste todos bailan con Fabián

25/7/2018 | 07:00 |

Fotos: Epidemia Club El Danubio / Videos: Francisco Villafáñez-La Nueva.

Por Belén Uriarte / buriarte@lanueva.com

   Sabe que sus papás no son sus papás biológicos.

   Sabe que cartonear no es fácil.

   Sabe que la mirada ajena a veces pesa.

   Pero también sabe de barajar y dar nuevo.

 

  Cuando Fabián Zarza mueve su cuerpo, se olvida de todo.

  Pone una canción de Daddy Yankee, sube el volumen del parlante y se ubica frente al espejo. Todos se paran atrás: desde nenes de 3 años hasta señoras de 55.

  La escena se repite cada día de semana en el club El Danubio del barrio Noroeste, donde da clases de distintos ritmos.

  —Empezamos con todo lo que era urbano: hip hop, reggaetón... Con las mamás armamos un grupo de ritmos latinos. Después tenemos zumba que lo da una colega mía, Luján Juárez. Y tenemos la categoría baby dance, que es baile libre.

   Fabián tiene 23 años y lleva 5 en el club de Roca y Don Bosco, donde todos pierden la vergüenza.

  —Soy muy apasionado y veo eso reflejado en mis alumnos arriba del escenario. Por ahí empiezan todos tímidos y tres meses después están en el escenario con toda la garra, bailando re pilas.

  Fabián, que se crió con sus tíos, dice que su historia es dura. Y decide hablar.

  Cuenta que su mamá tuvo una complicación en el parto y si bien se rehabilitó, nunca se hizo cargo. De su papá nada. No sabe quién es.

  Pero para él, nunca fue un problema. Supo la verdad de chico y siempre agradeció.

  —Mi mamá, que vendría a ser mi tía, me apoyó siempre en todo [...] Mi vieja limpiaba pisos horas y horas para que yo pueda viajar a competir, tomar clases, hacer todo lo que me gusta.

   Fabián no desaprovechó el esfuerzo.

  —Si Dios me dio una posibilidad de tener una familia, que no la tenía, algo hay que hacer en la vida. Y si bailar es mi forma de poder ayudar a los chicos y en algo que a mí me gusta, lo hago.

  Fabián empezó con folclore en la peña El Ceibo. Y cuando le ofrecieron bailar reggaetón no se achicó: fue en la academia Bahía Danza, donde estuvo 9 años.

  —Me copó. Y seguí con axé, hip hop, salsa, bailé hasta tap. Hice de todo y ahí me di cuenta de que me gustaba mucho bailar.

  Hoy está a cargo de Epidemia, el grupo que conduce de lunes a viernes en El Danubio.

  —Busco que todos puedan bailar. La mayoría de los grupos se basan mucho en lo económico: si no tenés plata para hacerlo, es muy difícil.

  Epidemia está conformado por 140 personas de entre 3 y 55 años. Y el nombre le hace honor al rapero bahiense Matías Carrica.

  A Matías lo conoció en el barrio, donde se hicieron amigos. Y la idea surgió entre mates.

  —Me dijo “dale, dale, animate”. Él bailaba en Epidemia, un grupo que hacía break dance [...] Me dijo “hacele honor a Epidemia, yo te ayudo”.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

  Y le hizo caso.

  No solo los unió la música. Con Matías también compartió noches de carro. Fue en su adolescencia, cuando en un acto de rebeldía dejó su casa y se fue con otros tíos. La plata no alcanzaba y tuvo que salir a cartonear.

  Recuerda que no le gustaba ir al centro. Le daba vergüenza cruzarse con sus compañeros de escuela mientras juntaba cartón. Cada vez que pasaba corría a esconderse o se tapaba la cara con sus manos.

   Bajo el lema “Un chico más en el club, un chico menos en la calle”, El Danubio trabaja para alejar a los chicos de todo lo que les pueda hacer mal. Y Epidemia es parte de ese desafío.

   A Fabián le ofrecieron droga más de una vez. Y supo decir que no. Pero reconoce que no todos pueden. Algunos caen.

  —La idea es que no se metan en la droga, ayudarlos y darles las herramientas que necesitan para salir adelante en cualquier situación de la vida que se les presente —dice Fabián, luciendo la remera roja y negra de su grupo.

  Asegura que en la vida hay que saber elegir. Y para eso se necesita educación.

  —Si yo hubiera ido por el camino del mal, de la droga, de robar, de la plata fácil, no hubiera terminado el secundario, no hubiera tenido nada. En cambio, elegí volver con mi mamá, terminar el secundario… No seguí estudiando, pero me dediqué a lo que me gusta.

  Fabián dice que Epidemia es una gran familia. Un espacio para todos.

  Asisten personas de todas las edades y chicos con distintos trastornos o enfermedades —como epilepsia y PBO (parálisis braquial obstétrica)— rechazados en otros clubes y escuelas de baile.

  En el grupo también trabajan para que lo económico no sea un impedimento. Algunos alumnos están becados por el club. Y otros son ayudados con ventas de pizzas, rifas y shows. Con lo que se recauda, muchos pueden pagar la cuota y participar de las competencias.

  Epidemia hizo su debut este año: participó del torneo Extreme Dance en el Teatro Gran Plaza, que contó con la presencia de Hugo Ávila, jefe de coachs de Bailando por un Sueño.

  Presentó 10 coreografías y obtuvo primer puesto en 7. Así, logró la clasificación para las finales nacionales que se harán en Buenos Aires.

  Fabián quiere que viajen todos. Por eso, en septiembre harán eventos para recaudar fondos y pagar el traslado.

  Bailar es una vía de escape. Una oportunidad de encuentro.

  Cuando lo invaden las preocupaciones, los nenes lo ayudan a bajar algunos cambios: un abrazo, un beso o un pequeño gesto de cariño bastan para olvidar cualquier día negro.

  En otras oportunidades, es Fabián el sostén de sus chicos.

  —Por ahí un nene te cuenta que falleció el abuelo y vos tenés que estar fuerte para consolar a ese nene. Tenés a otro que te cuenta que los papás se separaron y tenés que estar para escucharlo.

   En el Noroeste vive, baila y atiende un almacén. Pero quiere dejar el comercio para dedicarse de lleno a su gran pasión.

  —El baile me permitió salir adelante muchas veces [...] Estoy enojado, bailo, se me va el enojo. Estoy triste, bailo, se me va la tristeza.

 

Datos

   - El Danubio funciona desde 1951. Está ubicado en Roca y Don Bosco y asisten actualmente entre 250 y 300 chicos.

   Su presidenta es Silvia Mitoire y su secretaria, Cintia Salgado. Marisa Rodríguez es la tesorera.

   Quienes quieran colaborar pueden asociarse. El número de teléfono es (0291) 154319425

   - Epidemia es un grupo de baile que funciona en El Danubio. Colaboran con Fabián: Lucía Álvarez (profesora de babies) y Vanesa Inostroza (encargada de vestuarios, inscripciones y cuotas).

   Pueden contactarse escribiendo a la página de Facebook Epidemia Club El Danubio

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias