El comercio cierra el año pidiendo aire para evitar la asfixia

Casi nadie se salvó de la crisis

El comercio cierra el año pidiendo aire para evitar la asfixia

24/12/2018 | 06:30 |

Referentes de la zona coincidieron en que 2018 fue "para el olvido". Se sumaron nuevos factores negativos.

El comercio cierra el año pidiendo aire para evitar la asfixia

Fotos: Archivo La Nueva.

Juan Ignacio Schwerdt / jschwerdt@lanueva.com

   El sector del comercio, la industria y los servicios de la región cierra un 2018 para el olvido. En el combo hay malestar por la retracción del consumo, inflación, tarifas por las nubes y el crecimiento del comercio ilegal, pero también un reclamo urgente al gobierno: que frene la presión impositiva y baje las tasas de financiamiento.

   “Para 2019 hay cuatro premisas -dijo a La Nueva. Omar Bras, referente del comercio y la industria de Puan-. Hay que combatir la inflación, porque deforma la cultura comercial y empresarial; bajar la presión tributaria, porque no se condice con la rentabilidad que hoy tenemos; reducir las tasas de financiamiento, porque hoy las pymes no pueden ni pasarle cerca a los bancos; y, por supuesto, respaldar a la producción”.

   “El comercio siempre tuvo momentos altos y bajos, pero si no se atienden estas cuestiones vamos a seguir comprometidos”, añadió.

 

   El Centro Regional de Estudios Económicos de Bahía Blanca (CREEBBA) relevó semanas atrás la situación del comercio, la industria y el sector de servicios de Punta Alta, Pigüé, Dorrego, Puan y Pringles. 

   En todos los casos el resultado fue el mismo: en septiembre-octubre se acentuó la tendencia negativa de los primeros cuatro bimestres del año, y las perspectivas para los meses que vienen, salvo contadas excepciones, no son buenas. 

   “Algunos empresarios encuestados manifiestan que sólo se está vendiendo para cubrir los gastos e impuestos. La actividad económica se encuentra en franca caída”, indicó la entidad en su informe sobre Pigüé.

   Luis Meiller, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de esa ciudad, confirmó que la situación es compleja, por lo cual se pidió al Concejo Deliberante “coherencia” al diagramar el esquema de las tasas de 2019.
 

Además de la caída del consumo, este año el comercio sufrió más tarifazos, altas tasas de financiación y el aumento de la venta ilegal.

 

   “Reconocemos el impacto de los aumentos en la estructura de servicios municipal, pero no se puede solucionar el problema aumentando indiscriminadamente las tasas. Cuanto más aumenten, menos dinero habrá circulando en la comunidad, y se corre el riesgo de que aumente la evasión”, reclamó.

   El presidente de la Cámara de Comercio e Industria suarense, Damián Forani, dijo a La Nueva. que la entidad va por una medida similar.

   “El momento es muy complejo y por eso pedimos una reunión con el intendente Roberto Palacio -refirió-. Los comerciantes no pueden pagar, no llegan. Necesitamos que no haya aumento en la tasa de Seguridad e Higiene en 2019. No se puede elegir entre pagar sueldos o impuestos”.

   Los rubros más afectados -dijo- son los del calzado, indumentaria y comida, aunque aclaró que la incertidumbre domina a todos.

   “Hoy es muy difícil sostener a un empleado pagando este nivel de las cargas sociales e impuestos”, subrayó.

 

Financiación imposible

 

   Daniel Ockier, de Comercio e Industria de Coronel Pringles, dijo que una característica de este año fue que el aumento de tarifas y la inflación afectaron “en una manera drástica” el consumo.

   “El comerciante encima no pudo trasladar a los precios el aumento de los costos porque no hubiera vendido nada. Esto afectó los márgenes de rentabilidad”, subrayó.

   Ockier señaló que el comercio históricamente tuvo que lidiar con altas cargas sociales y presión impositiva, pero nunca con aumentos de tarifas como los de este año.

 

   “Otro problema enorme son las tasas de financiación inaccesibles. Hoy por hoy, por descontar un cheque a 180 días te piden una tasa del 85%. Los bancos oficiales ahora sacaron una subsidiada del 29%, pero a plazos de hasta 90 días. No es suficiente. Esto acorta la cadena de pagos y provoca un ahogo financiero para el proveedor y el cliente”, describió.

   “En las estaciones de servicio se han achicado o cortado los pagos en cuenta corriente, lo que ha resentido mucho la cadena del transporte y al comercio de todos los rubros”, añadió.

   “Necesitamos que el gobierno entienda esto -completó-. El comercio es uno de los sectores que más trabajo brinda, y a la vez es el menos escuchado”.

 

Competencia desleal

 

   Andrés Fidelibus, de Comercio e Industria de Coronel Dorrego, dijo que el desfasaje entre inflación y aumentos salariales fue letal para el consumo en esa ciudad, aunque también aludió a otro factor preocupante que creció este año: el comercio ilegal.

   “Estamos compitiendo con personas que comercian ilegalmente a través de las redes sociales, sin pagar nada y con total impunidad”, sintetizó.

   Mencionó que el problema no sólo es que esas personas están en situación irregular y promueven la venta en negro, sino que ni siquiera acreditan identidad.

   “Hoy vos podés tener una página en Facebook trucha, con mi nombre y hasta mi foto, y desde ahí podés vender a domicilio. El vacío legal es enorme y no hay control. Hoy te llevan una docena de empanadas a tu casa y no sabés si la persona que la cocinó hizo el curso de manipulación de alimentos, dónde cocinó, bajo qué condiciones, si respetó o no cadenas de frío”, lamentó.
 

En varios distritos el comercio y la industria cierran el año reclamando que las tasas de Seguridad e Higiene no aumenten durante 2019.

 

   Forani, de Suárez, dijo que “la clandestinidad” ha tenido un fuerte impacto en el sector, pero especialmente en rubros como calzado, indumentaria y gastronomía. 

   “Debe haber entre 600 y 800 personas que realizan ventas por las redes sociales -estimó-. Hace poco un economista de Córdoba hizo un estudio sobre la rentabilidad del que está legalmente instalado y el que no, y concluyó que quien está fuera de la ley mejoró su situación”.

   Ockier, de Pringles, dijo que las plataformas de comercio virtual también han afectado las ventas locales, aunque reconoció que operan dentro del marco legal.

   “Aquí están llegando de 400 a 600 bultos por semana, correspondientes a ventas mediante plataformas virtuales. Para comunidades chicas como esta, es muy importante el impacto”, dijo. 

   “De todas formas, esta es una modalidad que no va a cambiar, sino que se va a acentuar. Y nosotros tenemos que agudizar el ingenio para ser más competitivos”, reconoció.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias