"Mis horas, mis letras", el turno del poeta de Saavedra que vive en Bahía

16/12/2018 | 06:30 |

El escritor de la localidad serrana se crió trabajando en el campo y ahora escribe poemas como una explosión irrefrenable. El jueves presenta el libro en el Juan XXIII.

Joaquín Fortunati es el autor de "Mis horas, mis letras". Foto: Gentileza Adrián Fortunati.

   Joaquín Fortunati presentará su libro de poemas "Mis horas, mis letras", el próximo jueves, desde las 19.30, en el salón de actos del Instituto Superior Juan XXIII (Vieytes 286).

   En la ocasión lo acompañarán Gustavo Von Holtun, Claudia González y Francisco Centeno Lascano, René Ceballos, con arreglos escénicos de Alexia González Reus, y fotografías de  Adrián Fortunati Andreu.

    Joaquín Fortunati nació en el tiempo de la cosecha de trigo del año 1978, en la pequeña localidad de Saavedra, al pie de las Sierras de Curamalal que quiebran la Pampa para dar paso al árido sur.

   Creció en una familia de productores agropecuarios, aprendiendo desde niño a trabajar la tierra y con los animales.

   Estudio en la Escuela Primaria Nº 2 Bernardino Rivadavia de su pueblo, en la Escuela Agropecuaria Nº 1 Ezequiel Martínez Estrada en el pueblo de Goyena (fundado y habitado por inmigrantes mallorquines), en la Universidad Nacional del Sur comenzó la carrera de Derecho trasladándose a la ciudad de Bahía Blanca donde vive actualmente, trabaja de docente y está culminando el profesorado en filosofía.

   En esa ciudad trabajo en un Vivero, después de fotógrafo junto a su hermano menor y en el año 2004 gano el premio Art Jove en la modalidad poesía en la Islas Baleares. Ese mismo año conoce la tierra de su abuela, Mallorca, llegando a las raíces de su familia materna.  

La poesía, un sentimiento profundo y verdadero

   Pero desde hace treinta años crece en él la irrefrenable explosión de escribir poemas.

   “Mis horas, mis letras” es una recopilación de las más vividas letras de este autor. Irremediable estallido de letras, palabras, versos como sustrato fértil para sencillos poemas reflejan una vida en la atemporal laguna que navega con su corazón, su sudor y sus lágrimas.

   Es el sentimiento, profundo y verdadero, con el que trasciende la naturaleza humana, dando sentido incluso a la muerte.  La pasión amorosa es una actitud de lucha y de rebeldía frente al olvido que representa la muerte. Así muestra,  como crecieron esos poemas cultivados en muchos años y que florecen en estas hojas donde desahoga el corazón, el alma, el espíritu y el cuerpo de alguien que intensamente vive.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias