Juicio por jurados

Tras la absolución del acusado de un crimen, la familia de la víctima reclama respuestas

28/9/2016 | 13:49 | El hermano y el padre de Walter Maillet (41), a quien asesinaron en 2015, repudiaron el veredicto de no culpabilidad en beneficio del acusado Walter Ullmann (20).

Foto: Mauro y Norberto Maillet se quejaron del desempeño del fiscal Eduardo Zaratiegui durante el juicio por jurados/ Rodrigo García-La Nueva.

   “El imputado tiene derecho a todo, hasta a decidir que lo juzguen mediante un juicio por jurados, pero esa modalidad sirve en otros países como Estados Unidos, donde hay otro tipo de ciudadanos. La gente de acá no se quiere meter en problemas y además no está preparada para ser jurado”.

   Así demostró su disconformidad Mauro Maillet (39) respecto del veredicto de inocencia que un jurado popular dictó en favor de Walter Ariel Ullmann (20), imputado del homicidio de su hermano Walter Darío Maillet (41) cometido en 2015 en Villa Talleres, así como cuestionó el desempeño del fiscal de juicio, Eduardo Zaratiegui.

   Por estos días la eficacia de esta metodología de enjuiciamiento genera polémica a raíz de las 10 absoluciones que se decretaron en los 13 debates populares desarrollados en Bahía Blanca.

   “Todo apuntaba a que el imputado terminara preso porque fue a robarle a mi hermano y lo mató golpeándolo con un fierro que fue a buscar, por eso fue un acto premeditado”, consideró el informante.

   Miembros de la asociación civil Madres del Dolor contactaron a los familiares de la víctima mortal con el periodista Mauro Sztajnszrajber, más conocido como Mauro Szeta, para darle mayor difusión al episodio.

   “Nos dijeron que en cinco días la causa va a volver a la fiscalía especializada en homicidios. Queremos una copia del expediente completo para viajar a Buenos Aires con esa documentación y entrevistarnos con quien corresponda, inclusive si es posible con la gobernadora María Eugenia Vidal”, expresó Norberto Maillet (67), padre del occiso.

   “Acá tiene que aparecer alguien porque a mi hijo lo mataron reventándole la cabeza. Tenía cortes profundos en el cuello y la cara hechos con un cuchillo u otro elemento cortante”.

   “A mi hijo lo mataron el 28 de junio del año pasado y se hicieron cargo del caso el juez (de Garantías Nº 2, Guillermo) Mércuri y el fiscal Christian Long, pero en ningún momento nos dijeron que a ellos los iban a cambiar”, dijo la fuente consultada por un cronista de este diario.

   A las 9 del lunes, día en que se realizó el juicio por jurados, a los familiares de la víctima fatal se les comunicó que el juez técnico del debate iba a ser el doctor Eugenio Casas y el fiscal sería Zaratiegui.

   “Por eso fuimos a fiscalía, hablamos con Zaratiegui y nos dijo la verdad: `ni siquiera tuve la oportunidad de ver la causa, que la recibí hace cinco días´. Incluso nos dijo que lo obligaron a tomar la causa y que no estaba de acuerdo con hacerlo”, afirmó el padre del hombre asesinado.

   “Por eso la acusación de Zaratiegui fue muy débil. En el juicio explicó que a mi hijo lo habían matado de un fierrazo, pero evidentemente no sabía qué decir porque no había leído la causa. Se notaba que la estaba hojeando ahí mismo (en la sala de audiencias)”, acotó.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Según opinó Mauro Maillet, el representante del Ministerio Público Fiscal debería haber solicitado el aplazamiento del juicio para –dijo-- planificar su estrategia acusatoria de manera adecuada, y así intentar “convencer al jurado” de la culpabilidad de Ullmann.

   “El jurado tampoco fue gran cosa; estos tipos de juicios no sirven para nada. El juicio empezó a las 11 del lunes y a las 16.30 ya había terminado; el jurado estuvo compuesto por gente que no es oriunda de Bahía Blanca, es decir que no tenía conocimiento del hecho. Deliberó solamente 10 minutos y dictaminó que Ullmann es inocente”, enfatizó.

   “Esto fue un asesinato, por eso el jurado tendría que haber deliberado durante bastante más tiempo antes de dar su veredicto. No entiendo cómo 12 personas se pudieron poner de acuerdo tan rápido”, añadió.

   En cuanto a las pruebas que incriminarían al causante, el entrevistado aseguró que la policía secuestró la billetera de su hermano en el domicilio de Ullmann.

   “En ese momento mi hermano estaba con un amigo, Leopoldo Imanoni, que es el testigo en contra de Ullmann porque vio cuando este sujeto le pegó a mi hermano”, indicó.

   “El mismo día del velatorio de mi hermano me llegó un mensaje de un conocido, con los nombres de Ullmann y de las otras personas que estaban con él. Le di esa información al secretario del fiscal Long, pero en ningún momento se ordenaron sus capturas. Son los mismos nombres que el imputado mencionó en el juicio y los acusó, porque dijo que él no participó en el hecho sino que observó”, concluyó el vocero.

Pidieron reunirse con el fiscal general

   La familia del hombre ultimado pidió este mediodía entrevistarse con el fiscal general Juan Pablo Fernández, aunque el funcionario, de acuerdo a lo manifestado por Mauro Maillet, se habría negado a recibirlos.

   En este sentido, Fernández aclaró a La Nueva. que desde ayer se encuentra en La Plata y que está dispuesto a tomar contacto con ellos.

   Mencionó que a última hora de hoy regresa a la ciudad y que no tiene inconveniente en dialogar con ellos y responder a sus inquietudes.

   Hijas. Mañana las tres hijas menores de edad de la persona fallecida llegarán a esta ciudad procedentes de Capital Federal, donde residen junto con su madre, a los efectos de sumarse al reclamo de justicia por el crimen de su padre.

* ¿Qué pasa con los juicios por jurados?

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias