Nº 3

9 casos policiales macabros que conmocionaron a Bahía Blanca

9/3/2015 | 07:00 | Un padre que viola y mata a su hijo, un taxista al que queman vivo en el baúl de su auto, un muchacho que descuartiza e incinera a su novia de 15 años... etc. Asperísimo.

Ilustración: Gustavo Pereyra

Por Juan Pablo Gorbal / jgorbal@lanueva.com

   Sobre tierra bahiense ha caído bastante sangre macabra.

   Hay en la historia policial hechos tremendos que a quienes creemos tener la conciencia en eje nos motivan una pregunta: ¿cómo puede un humano ser tan poco humano y ejecutar semejante atrocidad?

   Estos son 9 de los casos más espeluznantes ocurridos en Bahía Blanca en los últimos 50 años.

   Al taxista Miguel Angel Aliotti lo asaltaron el 11 de agosto de 1975. Lo encerraron en el baúl y así los delincuentes cometieron más robos. Luego abandonaron el coche en el barrio Stella Maris y lo prendieron fuego, con Aliotti adentro. Juan González Ayala fue condenado y recuperó la libertad en 2011, a los 60 años y tras pasar más de 36 en la cárcel. Pedro Torres Pin estuvo 3 décadas preso y salió en 2007; un año más tarde murió en un accidente de tránsito.

Foto: El Atlántico. Cortesía Biblioteca Rivadavia

   El 6 de septiembre de 2010 Melina Saavedra, de 5 años, y sus 3 hermanos apenas mayores que ella, quedaron a la guarda del tío Mario Omar Berth, de 19, porque su madre había viajado. En la casa de Guiraldes 531 la chiquita fue golpeada con una pala en la cabeza y murió 11 días después en el hospital Penna. Berth aseguró que la nena se había caído de un techo, pero hubo pruebas en su contra y lo condenaron a 24 años de cárcel. No se sabe por qué lo hizo.

   En la madrugada del 16 de octubre de 2004 Pablo Cuchán, de 25 años, mató en su casa de Ingeniero White a su novia Luciana Moretti, de 15. Luego la descuartizó e incineró en la parrilla. Restos de la chica aparecieron en descampados de White y Villa Rosas. Tres años después Cuchán recibió 18 años de cárcel, aunque la condena aún no está firme. Además, investigan si su tía Rosa Julia Oses lo ayudó.

   Unos 150 cortes, puñaladas y martillazos sufrió Laura Daniela López, de 25 años, el 20 de septiembre de 2000. Antes la violaron. Su cuerpo apareció maniatado y con una bolsa y medias en la cabeza en las oficinas de la editorial donde trabajaba, en Belgrano 570. La Justicia condenó a prisión perpetua a su expareja, Ricardo "Palermo" García, quien ahora, a los 40, pugna por salir de la cárcel.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   El 8 de mayo de 1993 Irma Gianassi asfixió a su hija de 5 años y la quemó. Después arrojó su cuerpo en un baldío de Misiones al 2.400. Fue condenada a 14 años de cárcel, aunque por la perimida ley del 2x1 quedó libre en diciembre de 2007.

   Motivado por la venganza, Jorge Kraiselburd asesinó a su expareja Alicia Lía Solana y a su exsuegra Sila Peralta Bergna. Fue en abril de 1976, en una casa de la primera cuadra de Yrigoyen. Alicia había decidido cortar la relación con Jorge y él la había amenazado. Lo que delató al hombre fueron sus propias pintadas con un rotulador en las paredes interiores de la casa: los peritos confirmaron que se trataba de su letra.

   Braian Livio tenía 13 años cuando en la madrugada del 11 de septiembre de 2009 murió calcinado mientras dormía en un Peugeot 504 estacionado frente a su casa de El Caldén 2.405. Oscar Miguel Pérez, Marcos Sáez y un chico de 15 años estuvieron detenidos por el hecho, aunque finalmente fueron liberados. La fiscalía tuvo dudas sobre si fue homicidio o accidente. La familia siempre creyó que a Braian lo mataron.

   Una beba de 18 meses fue violada y arrojada debajo de un camión, pero sobrevivió. Fue el 30 de noviembre de 2012, en el barrio Stella Maris. La Justicia condenó a su padrastro Juan Pablo Rodríguez a 30 años de cárcel. Un hermano y un amigo de Rodríguez, también procesados, fueron absueltos.

   La mañana del 10 de mayo de 2002 Luis Eduardo Valenzuela, hoy de 32 años, violó a su hijo natural, de 4, y después lo golpeó de manera salvaje. El nene fue trasladado al hospital pero murió. El padre argumentó que se había caído luego de bañarse. No le creyeron y recibió prisión perpetua. Hace poco pidió salir de la cárcel y la Corte Suprema se lo negó. Le queda cumplir unos 10 años más.

   ¿Recordás algún otro caso policial macabro?

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias