La despedida que los K se merecen

29/11/2015 | 00:11 |

Por
Fernando Monacelli

Desde esta lejana columna del sudoeste de la provincia de Buenos Aires queremos poner nuestro granito de arena para que el país avance en una transición política ordenada y pacífica y, sobre todo, de cara al futuro.

Por este motivo, hemos tomado una difícil, pero, creemos, ineludible decisión.

A saber. A partir del próximo domingo "La Palabra Injusta" ha decidido jubilar, -con todos los honores del caso, por supusto- al kirchnerismo y a su jefa Cristina Fernández como protagonistas principales de sus capítulos. Sin duda esta decisión (que, estamos convencidos, acompaña la voluntad de la enorme mayoría de nuestra audiencia, que ya los jubiló el domingo pasado) nos pondrá en la necesidad de realizar un esfuerzo enorme para seguir adelante con la misma tensión tragicómica.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

Personajes tan entrañables (que se metieron en la piel de los lectores) como "El" o "La Abogada Exitosa", "La Arquitecta Egipcia, "Lázaro, el Lavandero", "Manos en la Lata Boudou", "Aníbal Bigote", "Cepo Kicillof" y tantos otros, serán imposibles de reemplazar y lo sabemos. Pero la vida se renueva y, en aras de mirar hacia adelante, nos sumamos a la mayoría y los damos de baja del elenco permanente de la columna, a sabiendas, por supuesto, de que sin ellos nada de esto hubiera sido posible y que por eso (solo por eso, porque del resto será mejor ni acordarse) les estaremos agradecidos siempre.

Ahora bien, como todo personaje que finaliza su existencia en una tira, hay que dedicarles a los K una escena que muestre su desaparición, para no dejar inconsistencias en la trama. Una escena de verosimilitud.

En este caso, la escena ocurriría en la Casa Rosada. Ella, bajo alguna de sus formas (pongámosle Arquitecta Egipcia) intenta traspasarle su banda al "recién llegado", que ladea la cabeza para evitarlo.

Es un momento tenso porque "La banda de Cristina" es algo que nadie quiere colgarse del cuello. Al final, cuando CFK desiste de eternizar su banda, la imagen se funde en negro, Ella y el resto de los K desaparecen. Ya es el otro día y la vida vuelve a empezar.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias