El Teatro Municipal vuelve a vestirse de gala

TIEMPO DE REAPERTURA PARA LA TRADICIONAL SALA BAHIENSE

El Teatro Municipal vuelve a vestirse de gala

4/10/2008 | 09:00 | Tras varios meses de espera, al cabo de los cuales se desarrollaron variadas tareas tendientes a la puesta en valor del edificio, el Teatro Municipal volverá hoy a abrir su puertas. El coliseo emplazado en la raíz de la avenida Alem brindará un brillante marco para la ocasión, habida cuenta que lucirá una estructura rejuvenecida, 400 butacas reacondicionadas, un nuevo puente de escenario, el sistema de iluminación interior y exterior modernizados y el de amplificación de sonido a estrenar, con un nivel acústico similar al que evidencian las más encumbradas salas del país; por caso, el Gran Rex porteño o el Auditorium de Mar del Plata, según explicara Enrique Agesta, director del teatro.

El Teatro Municipal vuelve a vestirse de gala. La ciudad. La Nueva. Bahía Blanca




 Tras varios meses de espera, al cabo de los cuales se desarrollaron variadas tareas tendientes a la puesta en valor del edificio, el Teatro Municipal volverá hoy a abrir su puertas.


 El coliseo emplazado en la raíz de la avenida Alem brindará un brillante marco para la ocasión, habida cuenta que lucirá una estructura rejuvenecida, 400 butacas reacondicionadas, un nuevo puente de escenario, el sistema de iluminación interior y exterior modernizados y el de amplificación de sonido a estrenar, con un nivel acústico similar al que evidencian las más encumbradas salas del país; por caso, el Gran Rex porteño o el Auditorium de Mar del Plata, según explicara Enrique Agesta, director del teatro.


 Respecto de la iluminación, la intervención incluyó la colocación de perfiles de hierro para colgar bafles, en el área coincidente con la cúpula del edificio.


 El plan de mejoras que se desarrolló en la principal sala bahiense de espectáculos, con dinero proveniente del ministerio de Planificación Federal de la Nación, totalizó una inversión que superó el millón y medio de pesos.


 Ello involucró los trabajos de refacción que se desarrollaron en varias partes del edificio, por un monto cercano a 900 mil pesos, y la renovación completa del sistema de sonido, por otros 700 mil.


 "El teatro tiene ya 95 años y las obras que se habitualmente se realizan en materia de infraestructura siempre resultan acotadas en el tiempo, porque se aprovecha el verano para realizarlas, en razón de que no se desarrollan funciones", explicó Federico Weyland, director del Instituto Cultural.


 A su criterio, "resultaba por demás necesario llevar a cabo un paréntesis grande, que implicó cerrar la sala y dedicarle tiempo a su renovación y a la realización de distintos arreglos".


 Weyland consideró que "la tarea desarrollada es muy importante, a partir de que la totalidad de las trabajos realizados se pudo consensuar no sólo con los técnicos de la Municipalidad y la Provincia, sino también con las Damas del Círculo 11 de Abril".


 "Además, para que una función salga bien, es necesaria la presencia del artista sobre las tablas y todo lo que se realiza detrás del telón, como el manejo de las maquinarias, las luces y el sonido, aspectos que era menester mejorar", añadió.


 En otro orden, Weyland resaltó que hay detalles de obra que implican "tanto lo visible como lo que no se puede apreciar con los ojos, pero que inciden sobremanera en la puesta en escena de una obra".


 "Lo visible tiene que ver con los detalles de pintura que se realizaron, el recambio de la alfombra en el acceso a los palcos de planta baja o la renovación de las maderas del piso, que fue levantado por primera vez, desde la propia construcción del edificio", acotó.


 Luego del cepillado y mejoramiento de las tablas, se colocaron las butacas originales, que ahora lucen un renovado tapizado.

Mitos derrumbados.




 Precisamente el tratamiento al que fue sometido el piso de la sala, coadyuvó a que se derrumbaran dos mitos.


 "Uno de ellos aseguraba que el piso se movía, pero en los trabajos realizados no se detectó ninguna maquinaria o mecanismo que facilitara este hecho", sostuvo Weyland.


 El otro mito tenía que ver con un supuesto colchón de vidrio existente bajo los tirantes de madera, que ayudaría a mejorar la acústica, algo que tampoco quedó al descubierto.


 El levantamiento de los tirantes de madera también facilitó la instalación de un nuevo cableado hasta el escenario, al tiempo que también se cambió la vieja caldera, instalada desde la propia fundación del edificio, por una de última generación.


 "Los trabajos de refacción también se extendieron al exterior, donde se apuntó a combatir la humedad en las paredes, además de pintarse todo el zócalo", subrayó Weyland, quien agregó que "dentro de lo que no vamos a ver pero sí a disfrutar, porque resultaba necesario a la hora de la puesta en escena de una obra, está incluido el montaje del puente del escenario y el mejoramiento de todas las rondanas".


 Acerca del material incorporado, el director del Instituto Cultural resaltó que "se trató de comparar con otras salas, con la finalidad de acceder a lo que resultaba más adecuado para nuestros requerimientos".


 Respecto de las galas que se desarrollarán hoy y mañana para celebrar la reapertura, dijo que también se tuvo en cuenta la designación del nuevo director de la orquesta, José Antonio Cerón Ortega, designado por concurso, a casi un año de la renuncia del maestro Gustavo Plis Sterenberg.


 "Es una manera de darle la bienvenida oficial, más allá de las presentaciones que, en los últimos días, ya realizó la Orquesta Estable en otros lugares de Bahía Blanca", señaló.


 Finalmente, Weyland manifestó que "las refacciones en la sala motivaron que los tres cuerpos estables provinciales no tuvieran tantas presentaciones a lo largo del año, por lo que éste será el momento adecuado para disfrutarlos".


 "Son nuestros, se preparan acá y, por tal motivo, deben tener el lugar que les corresponde", concluyó.

Sergio Gabriel Alcalá


Trabajos realizados para la puesta en valor









 En esta primera etapa se refaccionaron los techos, procediéndose al cambio de chapas y canaletas, además de la reparación de cenefas y parte de la cúpula.


 También se reconstruyó el revoque del friso, hasta una altura de dos metros alrededor de todo el edificio y se efectuó la impermeabilización y el pintado de todo el perímetro.


 También se repararon el cielorraso y los pasillos de acceso a los palcos del segundo piso, que luego fueron pintados.


 En el sector de vestuarios que ocupa el Ballet del Sur, se colocaron nuevas cañerías de electricidad, con tableros y protecciones adecuadas, además de efectuarse la reparación de cielorrasos.


 En materia de iluminación, se procedió al recambio de un centenar de artefactos en fachas exteriores.

En el escenario.




 Se llevó a cabo el pulido del piso de madera existente, mientras que fueron colocadas cuatro pasarelas metálicas laterales para el manejo de luces y telones.


 También fue montado un puente metálico, que comprende una estructura de 20 metros de largo suspendida sobre la boca del escenario, para iluminación y manejo de escenografía.


 Se repararon las bases de hormigón de los puntales del piso, se cambiaron los telones pana, se pintaron las paredes de fondo y laterales, con pintura negra anti-reflejo.


 Además se procedió a la automatización del montacargas para personas y se vinculó al escenario con cañerías instalados debajo del piso para el control de la iluminación y el sonido de la sala.

Sala principal.




 Se procedió al retiro completo y reconstrucción de la totalidad del piso de pinotea, que también comprendió su pulido y encerado.


 Además fueron retiradas todas las butacas para ser retapizadas en pana.


 Se pintó y arregló el friso de la sala y se colocaron bordes de pana en los palcos y se procedió al recambio de todos los telones internos del escenario por telas ignífugas.


 Fue colocada una nueva caldera y se extendieron pasarelas de escenario, para alojar los tableros eléctricos.


 También se pintaron rejas y persianas de la planta exterior, además de realizarse y trabajos de conexión entre tableros eléctricos del Museo Histórico y la vinculación eléctrica del escenario con el control de la sala.


 Se cambió la alfombra de los pasillos de acceso a los palcos de planta baja y el piso del pasillo interior próximo al escenario, lugar en el que se prolongó la torre para acceder a los nuevos puentes que fueron instalados.

Las damas, presentes.




 El Círculo Femenino 11 de Abril, constituido en 1978, en coincidencia con el sesquicentenario de la fundación de Bahía Blanca, con la finalidad de trabajar por la recuperación del
teatro, que en aquel momento se encontraba inactivo y con perspectivas realmente desalentadoras, volvió a cumplir con el compromiso de movilizarse a favor de su conservación y embellecimiento.



 A su cargo estuvo la renovación de camarines del ala derecha, y el retapizado y pintado de las sillas de los palcos, de los asientos del paraíso y de las puertas de entrada a la sala, que además fue ornamentada.

Obras próximas a realizar.




 Colocación de un equipo de sonido de última generación (que incluye una consola de 32 canales, monitores para el escenario, rack de procesadores, generador de multiefectos, compactera y diez micrófonos) y de una consola digital de luces de 48 canales y dos dimer.




Premio Cóndor de Fuego 2008.







 En el transcurso de una ceremonia que se llevará cabo el próximo martes en el Teatro Municipal "Coliseo Podestá", de La Plata, Federico Weyland recibirá el Premio Cóndor de Fuego 2008.


 El funcionario comunal fue distinguido junto a más de 50 personalidades, que incluyen cantantes, artistas, profesionales, investigadores y conjuntos folclóricos.


 Además de Weyland, también serán distinguidos, entre otros, por la Asociación Estampas y Memorias de La Plata, el compositor e intérprete Jaime Torres, el cantautor Jairo, el cantante Antonio Tarragó Ros y el conjunto Markama.





Mustang Cloud - CMS para portales de noticias