Desigualdad y después

El ingreso promedio de los argentinos fue de 43.907 pesos al segundo trimestre de 2021

3/10/2021 | 07:00 |

Los dos estratos más acomodados de la sociedad se quedan con casi la mitad de todo el ingreso generado a lo largo del período.

Francisco Rinaldi/frinaldi@lanueva.com

    Los argentinos obtenían de fuentes laborales y no laborales un ingreso promedio de 43.907 pesos mensuales al segundo trimestre de este año, al tiempo que la brecha de ingresos, esto es, las diferencias entre los que ganan más y los que ganan menos, llegó a ser de 20 veces en promedio, de acuerdo con datos del INDEC.

    El dato surge de la escala de ingresos individuales que se elabora en base a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), la que trabaja con una población de referencia que representa alrededor del 63% de toda la de nuestro país proyectada para este año por el INDEC.

    La EPH se realiza en 31 aglomerados urbanos (Bahía Blanca-General Cerri es uno de ellos), y releva datos de escalas de ingresos familiares per cápita, individuales y provenientes de la ocupación principal de argentinos y hogares, tomando una población de referencia que es de aproximadamente 28,8 millones de personas.

     Dicha población es altamente representativa de la de todo el país, ya que explica el 63,2% de esta última.

     Tomando como punto de partida la escala de ingresos individual es importante aclarar que dentro de la misma se consideran los laborales y los no laborales.

    Dentro de los primeros, se tienen los que emergen de la ocupación principal, la secundaria y de otras ocupaciones que pudieran haber generado ingresos en el mes de referencia.

    Los ingresos no laborales surgen de jubilaciones, pensiones, subsidios, rentas de la propiedad derivadas de la producción o de inversiones financieras, además de otras transferencias.

    De la suma de ambos surge que  el total de ingresos para la población de referencia, que fue de $ 742.333.954.000 en el segundo trimestre de 2021.

    Otra aclaración: esta cifra de ingresos totales solamente toma en consideración a los individuos con ingresos (población con ingresos),  es decir, al 58,6% de la población de referencia de la EPH (16.906.972 personas sobre 28.872.486 personas).

    Realizadas las aclaraciones del caso, los argentinos relevados en la EPH que percibieron algún ingreso tuvieron, en promedio, uno de $43.907, el que pudo provenir  de fuentes laborales o no laborales.

    Las tablas de ingresos presentadas en el informe del INDEC dividen a la población con ingresos en deciles (10% de 16.906.972, o sea, 1.690.000 de personas), a la que se asocian diferentes escalas de ingresos individuales.

    Estos van de los deciles más altos (9 y 10) a los más bajos (1 a 4), quedando el resto, los deciles 5,6,7 y 8, en el medio.
Con todo, los deciles más altos son los que reciben los mayores ingresos (estrato de ingresos altos), los más bajos los menores (estrato de ingresos bajos), quedando el resto en el estrato medio de ingresos.

    De esta forma y siempre analizado según la escala de ingreso individual, el ingreso promedio del estrato bajo equivale a $15.357; el del estrato medio a $40.994; y el del estrato alto a $106.880.

    Los ingresos de los varones fueron en promedio de 51.916, mientras que el de las mujeres fue de $36.025, una prueba de las diferencias de género a la hora de obtener ingresos.

    Otro de los datos salientes del informe del INDEC es la elevadísima concentración en la distribución de los ingresos que se generan en una sociedad.
Prueba de ello es que los dos estratos más altos, que conforman el 20% de la población con ingresos, se quedaron con casi la mitad del ingreso total generado por esta (48,6%).

    En tanto, los estratos restantes (el 80% de la población con ingresos) se quedó con el 51% remanente.

    El análisis de los ingresos per cápita familiar, lo que se obtiene dividiendo los ingresos totales de la familia por su cantidad de miembros, aunque impide conocer quien los generó, permite cuantificar la llamada brecha de ingresos.

    La brecha de ingresos es la diferencia entre quienes más ganan y quienes menos ganan.

    En cifras promedio, la diferencia de ingresos entre el decil de mayores ingresos per cápita (el decil 10), es 20 veces mayor al de menores ingresos per cápita (el 1).
      Informalidad

    Otro de las tablas que ofrece el Informe de Distribución del Ingreso del INDEC es la de ingresos de la ocupación principal, eso es, los que se perciben por el empleo más importante en cuanto a monto de ingresos, ya sea en condición de trabajador asalariado o independiente (cuenta propia, patrón o empleador).

    Adicionalmente, el informe desagrega una tabla aparte, con los ingresos de la ocupación más importante, pero solamente de los trabajadores asalariados.

    Puede observarse que este colectivo de trabajadores, durante el lapso abril-junio de este año, obtuvo un ingreso medio de 47.232 pesos.

    Otro de las conclusiones salientes, dentro de esta última tabla, es la que arroja al analizar la penetración de la informalidad entre los diferentes estratos de ingresos de los trabajadores dependientes.

    De dicho análisis emerge que los niveles más elevados de informalidad (30,2% del total de asalariados), se concentran en los estratos más bajos, reduciéndose en forma progresiva hacia los estratos altos.
Pobreza que duele

    Otro de los datos relevantes que surgen de la EPH es la tasa de pobreza por ingresos, que afectó a más de cuatro por cada diez argentinos al primer semestre de 2021.

    Sin embargo, la cifra que genera la mayor preocupación es que el 54,3% de los menores de 14 años, alrededor de 5.900.000 personas, son pobres en la Argentina, según el relevamiento del INDEC.

   De ese total, el 16,6% integran el segmento de los considerados indigentes, es decir que sus familias apenas tienen ingresos para alimentarse.

    Si bien los números son dramáticos, el dato representa una ligera caída de 0,4% con relación a fines de 2020, cuando había trepado al 54,7%.

    Asimismo, el porcentaje total de pobres para los grupos de 15 a 29 años se ubicó en el 48,5% y de 30 a 64 años es de 36,3%.

     En el primer semestre de 2020, de acuerdo con las cifras oficiales, el 56,3% de las personas de 0 a 14 años eran pobres y el 15,6% eran indigentes.

      A nivel general, la pobreza fue del 40,6% de la población, 1,4 puntos porcentuales menos respecto del semestre previo.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias