"El gigante egoísta", la animación argentina que pisa fuerte en Cine.ar

28/9/2020 | 06:30 |

Se estrenó la película sobre uno de los tres cuentos para niños que escribió Oscar Wilde. Dirigida por Liliana Romero y Norman Ruiz.

“El gigante egoísta” está basado en un cuento de Oscar Wilde.

   La animación argentina llegó a la pantalla de Cine.ar con el estreno de “El gigante egoísta”, cuarto filme de este género compartido entre Liliana Romero y Norman Ruiz que para la directora marca “la oportunidad de darle mayor visibilidad para que el público vea este tipo de propuestas”.

   “Si se piensa que en Argentina en 2019 se estrenaron alrededor de 200 películas y solo hubo una de animación, y esto con suerte ya que hubo años en las que no se estrenó ninguna, es evidente que se necesita un poco más de visibilidad para que el público pueda elegir ver animación nacional”, fundamenta Romero.

   La cineasta y animadora, que en solitario realizó “Anida y el circo flotante”, indica que “desde el Estado se debería apoyar más al cine de animación, ya que dentro de un largometraje de este tipo participan un montón de personas y debería tomarse como una industria real. Además sería bueno que se implemente un cupo especial para desarrollar animación dirigida por mujeres”.

   Para encarar la animación la dupla Romero-Ruiz plasmó en “El gigante egoísta” una concepción pictórica para que la historia basada en un cuento de Oscar Wilde se despliegue en un ambiente que remite a los paisajes del norte argentino.

   El filme con producción de Toma Virtual, Cinema Globo y Lagarto Cine, suma las reconocibles voces de Alejandro Paker, Adriana Salonia, Virginia Kaufmann y Manuel Wirzt, este último además autor de la canción central de la película.

   Con “El gigante egoísta”, Ruiz y Romero concretan su cuarto largometraje compartido después de “El color de los sentidos” (2004), “Martín Fierro: la película” (2007) y “Cuentos de la selva” (2009).

   —¿Cómo nace “El gigante egoísta”?

   Liliana Romero: —El título es uno de los tres cuentos para niños y niñas que escribió Oscar Wilde cuando nacieron sus hijos y es muy rico, por sus imágenes y sobre todo por el concepto de que las estaciones se nieguen a ir a determinados lugares. Eso nos disparó, junto con Norman con quien hicimos el guión, a pensar en que las estaciones sean personajes, con personalidades y deseos distintos. La idea de que Primavera nunca haya visto una fruta madura nos pareció un disparador interesante, sobre todo acentuar el cuidado de la naturaleza.

Color local

   —¿De qué modo fueron buscando la síntesis entre el cuento original de Oscar Wilde y el color local?

   —Los elementos locales fueron apareciendo en forma natural. Teníamos que armar en un espacio para que viva el gigante y pensamos en un lugar mágico y apareció en el norte argentino, con los cerros de colores, cactus gigantes que florecen de noche y un poco también para mostrar el paisaje increíble que tenemos en nuestro país. Trato siempre de poner un poco del color local en mis películas y con Norman pensamos en un espacio atemporal como el de los pueblos norteños. Y los colores locales fueron fundamentales para marcar la paleta de la película ya que la propuesta fue traer el cuento a un paisaje más cercano.

   —¿De qué manera armaron el elenco de voces?

   —Cuando pienso en las voces me imagino cómo sonarían en cada personaje ya que las voces se graban antes de comenzar a animar. Para los actores es difícil porque a la hora de grabar ellos solamente pueden ver los diseños sin movimiento y cada tono, cada detalle que le ponen durante las grabaciones, es lo que le va dar personalidad al personaje y herramientas a los animadores.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias