La cebolla mantendrá el área

Corfo: la superficie sembrada caerá casi 4 mil hectáreas

19/9/2020 | 06:30 |

Los números se desprenden de una encuesta realizada a productores de la zona de riego de Villarino y Patagones.

 

Fotos: Archivo La Nueva.

 

   La crisis hídrica que está viviendo la zona de riego del río Colorado, en el sur de Villarino y el norte de Patagones, está dejando sus huellas. Por más que la situación parece haber encontrado un aliciente después de las copiosas nevadas en las altas cumbres sobre mediados de año y todo hace prever que habrá agua para regar y -al menos- tener una temporada productiva similar a la 19/20, las proyecciones difundidas desde Corfo hacen prever una caída de poco más 3.800 hectáreas en la superficie a sembrar, un 6% menos respecto del año pasado.

   Por el momento, el único cultivo que -parece- mantendrá el área a producir será la cebolla, con una estimación de 8.809 hectáreas, apenas 15 más que el año pasado. Aquí, la que más sufrirá será la variedad temprana, que caerá cerca del 12%, mientras que la tardía subirá poco más del 3%. En números, la primera pasará de 1.826 a 1.609 hectáreas, mientras que la segunda subirá de 6.968 a 7.200.

   En cuanto a los cereales, y como ya se había advertido desde los organismos productivos de la región, en la zona de riego solo aumentará la siembra de trigo, aunque no significativamente: apenas el 2%, sin alcanzar las 12 mil hectáreas. El resto caerá entre el 7 y el 10%, salvo el girasol semilla, que verá disminuida su superficie en más del 42%.

   Estas primeras proyecciones no son sorpresivas. Desde los organismos rectores y productivos se preveía una baja en la superficie a sembrar para este año, más allá de la potencial recuperación en los niveles del río Colorado y la mejora en la perspectiva de riego. Incluso, cuando ya se conocía el posible repunte del nivel de caudales –aún muy lejano de los históricos del curso de agua- muchos aventuraban una baja en el área de cebolla y un leve incremento en el trigo.

 

El área destinada a cebolla se mantendrá en 8.900 hectáreas, similar a la del último año.

 

   Desde la Corporación de Fomento del río Colorado, de cualquier manera, prefieren ser cautos ante estos números. Antes de hablar de cifras negativas, explican que este es el primer resultado de la encuesta a los productores y principalmente sirve para saber qué cultivos va a haber. Por ahora, entienden, se trata de una proyección a futuro.

   “La crisis hídrica hizo que los productores se vuelquen más a los cultivos de invierno) en detrimento de los de gruesa, como maíz y girasol. La cebolla seguramente iba a bajar pero, después de las nevadas, la gente volvió a sembrar un área similar al del año pasado; acá también influyeron los buenos precios de la cebolla”, se indicó desde Corfo.

   Entre la caída en el área implantada o a implantar de los cultivos, se destacan el maíz con 1.220 hectáreas menos que el año pasado (-10,19%); la avena, -702has./-8,14%; la cebada, con -868has./-7,61%; el girasol, con -350has./-10,69%, y el girasol semilla, con -737has./-42,21%.

   En cuanto a otras variedades, como ajo, papa, zapallo o zanahoria, si bien la cantidad de hectáreas que se destina a su producción no es significativa respecto de cultivos como trigo o cebolla, también experimentará una caída, pasando de 745 hectáreas en 2019/20 a 696 hectáreas en esta temporada (-6,58%).Después de las nevadas, muchos productores volvieron al área de Corfo.

 

Un corte que trajo dolores de cabeza a los productores

 

En marzo pasado, desde los organismos rectores de la cuenca del Colorado, se decidió cortar el riego un mes antes de lo previsto, para tratar de recuperar la cota del embalse Casa de Piedra.

Esta decisión también provocó una caída productiva, ya que cultivos como la cebolla temprana o determinadas pasturas no pudieron llevarse a cabo por falta de agua para riego.

Sin embargo, y a pesar de los pronósticos previos, las nevadas volvieron a las cumbres de las cuales se nutre la cuenca del Colorado, permitiendo avizorar una recuperación productiva y que el año no se diera por perdido.

Más allá de la mejora del sistema del río Colorado gracias a las nevadas, los objetivos planteados desde los organismos rectores no han cambiado demasiado: principalmente, continuarán las mismas restricciones respecto del período de riego y los caudales a entregar, y la recuperación de la cota de Casa de Piedra es prioritaria.

“Definimos tres pautas para esta temporada -habían señalado a “La Nueva.” desde Corfo-. De mínima, queremos repetir la producción del último año, con la misma cantidad de agua; también buscamos que el dique sume entre 6 y 7 metros de nivel y, si esto se consigue, poder extender la temporada de riego hasta abril del año que viene. Todo depende de cuánta agua de deshielo llegue a la cuenca”.

A partir de las nevadas, el nivel del dique Casa de Piedra se recuperó más de dos metros, alcanzando 270,04 el jueves último; el 10 de abril había descendido a su mínimo histórico, con 268,3msnm.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias