Bahía Blanca | Viernes, 12 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 12 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 12 de abril

“Parece una amenaza”: Kicillof criticó el Pacto de Mayo y puso siete condiciones para firmarlo

El gobernador encabezó la apertura del 152° Período de Sesiones Ordinarias de la Legislatura provincial con críticas a la convocatoria que el Jefe de Estado realizó para el próximo 25 de Mayo en Córdoba.

Prensa Gobierno PBA

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, aseguró esta tarde que “el extravagante experimento al que está siendo sometida la Argentina exige acciones extraordinarias del gobierno provincial”, en el inicio de su discurso para inaugurar el 152° Período de Sesiones Ordinarias de la Legislatura provincial.

Kicillof adelantó, además, que no se limitará a proyectar el informe de su gestión. “Confieso que me hubiera gustado iniciar esta segunda etapa en un contexto diferente. Es una circunstancia inédita y sombría”, alertó.

Luego agregó: “Los problemas no se solucionan con motosierra”.

“El presidente debe respetar a quienes democráticamente eligieron a sus intendentes, sus diputados y senadores, a todos sus representantes. Y eso es precisamente lo no está sucediendo: el presidente no está respetando la voluntad de los bonaerenses y no está respetando a sus representantes y por lo tanto no está respetando a la provincia de Buenos Aires y su pueblo”, enfatizó.

“La democracia no es un teorema, no es el Teorema de Arrow ni se explica con el dilema del prisionero; la democracia es el contrato social que recuperamos hace 40 años y volvimos a elegir para perseguir el bienestar general respetando las diferencias y procesando los conflictos de manera pacífica. Y con memoria, verdad y justicia: ¡Gracias Madres y Abuelas de Plaza de Mayo!, !30.000 detenidosdesaparecidos presentes, ahora y siempre!”, señaló en un fragmento de su discurso el gobernador Kicillof.

El gobernador continuó con su tono crítico a la política económica del gobierno nacional. “Siempre que un gobierno aplica este tipo de medidas despiadadas para las mayorías, intenta enmascarar la realidad con palabras fraudulentas: luz al final del tunel, segundo semestre, sinceramientos, precios que estaban reprimidos, acomodamiento de precios relativos, atrasos que se solucionan, lucha contra una casta. Pero la cosa es más simple: más sufrimiento para las mayorías y más negocios para un puñado de privilegiados. En rigor, el ajuste no es más que una enorme redistribución en contra de los que tienen menos”, afirmó.

Buscó asimismo mostrarse como el polo opuesto a los lineamientos del gobierno que encabeza el presidente Javier Milei. “Aún en este brutal contexto, quiero reiterar cuáles seguirán siendo los lineamientos rectores de nuestro proyecto los próximos cuatro años: Gobierno protector, Estado presente y Pueblo solidario. Les aseguro a los bonaerenses: el proyecto de provincia que eligieron sigue en pie y seguirá avanzando derecho al futuro”, dijo el gobernador.

Tras enumerar una serie de obras que destacó de su primera gobernación, Kicillof retomó sus críticas al presidente Milei. “Todo esto no lo hizo la mano invisible del mercado, lo hizo el Estado bonaerense, eso que el presidente llama organización criminal. Criminal es frenar esas políticas y desmantelarlas; criminal es parar obras de cloaca, agua, vivienda, rutas; criminal es interrumpir de un día para el otro la transferencia de recursos que son para la seguridad, la salud, el transporte y la educación".

"Y por si fuera poco, festejar orgullosos el ajuste sabiendo el daño que produce. El pueblo y la historia juzgarán como imperdonable la indiferencia y hasta el goce sádico por el sufrimiento ajeno que estamos presenciando. Es exactamente todo lo contrario a lo que hicieron Néstor y Cristina con auténtica rebeldía y amor por la patria”, aseguró.

Sin cambiar el tono, el gobernador bonaerense apuntó contra la puja que mantiene el presidente con los gobernadores provinciales. “Argentina es federal, así que Milei debe respetar a las provincias y a sus pueblos, eso implica cumplir leyes y normas, y dejar de extorsionar a los gobernadores para que aprueben leyes que lastiman los intereses de sus provincias. Juramos sobre la Constitución de la Provincia de Buenos Aires defenderla y hacerla cumplir. Eso haremos” sostuvo.

“El gobierno nacional no se dedica a repartir limosna ni recursos discrecionales a las provincias, sino que tiene la obligación de contribuir al sostenimiento de la salud, la educación, la seguridad, la infraestructura que necesita el pueblo argentino que, para su información, no vive en un modelo teórico, sino en el territorio de las provincias argentinas. Hacerlo no es optativo, es lo que está obligado a hacer el gobierno nacional. En caso contrario, como ocurre hoy, el gobierno nacional está abandonando al pueblo, está desertando. También el presidente juró sobre la Constitución y tiene que respetarla”, agregó.

El eje de la exposición del gobernador bonaerense fue el reproche a la gestión del presidente Javier Milei. Desde el impacto de la aceleración de la inflación en los salarios, la caída del consumo y el recorte de fondos a las provincias “por venganza”, ante el traspié que sufrió la Ley Ómnibus, que la Casa Rosada envió al Congreso.

En paralelo, Kicillof buscó ubicar a su gobierno como la contracara de la gestión nacional. “Hicimos inversiones educativas en edificios y materia, pero también alcanzamos el acuerdo con todos los trabajadores del Estado, con aumentos salariales en enero y febrero del 25% y 20% para hacer frente a la aceleración de la inflación que produjo la política de Milei”.

“Como resultado de ésto, por quinto año consecutivo, las clases comenzaron en la fecha que marca el calendario”, destacó el gobernador. “Llevamos años sin paros docentes provinciales generalizados, garantizando los días de clase. Este resultado no es producto de vínculos personales entre dirigentes, sino de la enorme inversión que ha hecho la Provincia y del respeto a los trabajadores. Falta mucho por hacer, por supuesto, pero la defensa y la mejora de la educación pública son una prioridad inclaudicable de nuestro gobierno”, agregó.

Al finalizar, el gobernador de la provincia de Buenos Aires lejos de confirmar su presencia en la provincia de Córdoba el próximo 25 de mayo, fecha en la que el Presidente espera firmar con los mandatarios locales un decálogo de políticas básicas que trasciendan a los gobiernos con un criterio liberal, Kicillof puso distancia. “Nuestro pacto es con el Pueblo, nuestro pacto es con la Patria y nunca lo vamos a traicionar”.

Kicillof advirtió ante la convocatoria presidencial: “Nuestra respuesta es muy clara, cuenten con nosotros para reuniones de trabajo, para encuentros destinados a solucionar problemas, incluso para debatir. Pero si se trata de encuentros para fotos y marketing… arranquen nomás si no llegamos”.

No obstante, el mandatario bonaerense pareció dejar abierta una posibilidad de diálogo, con determinadas condiciones. “Que quede claro, estaremos en todos los ámbitos que sean necesarios para seguir reclamando con firmeza algunos puntos concretos con los que todas las fuerzas políticas y los 135 intendentes seguramente coincidirán”, señaló.

Para participar de la convocatoria, Kicillof mencionó siete condiciones: la inmediata reactivación de las obras públicas frenadas caprichosamente que afectan la vida de los 135 municipios; el respeto al federalismo y la inmediata reposición de los fondos vengativamente birlados a las provincias; la devolución de los fondos del FONID para los salarios docentes y los fondos para las universidades y el transporte; y la urgente distribución de los recursos destinados a los comedores y los medicamentos.

Además, reclamó la derogación del DNU ilegal e inconstitucional, según todos los especialistas de todas las vertientes y que es el marco para el saqueo de recursos provinciales que se viene realizando; el firme rechazo al delirante proyecto de dolarización, que debilitaría la soberanía monetaria, multiplicaría la desigualdad y que favorecería únicamente al narcotráfico; y el dragado del Canal Magdalena y la defensa irrestricta de nuestra patria y nuestra historia, con el firme reclamo por la soberanía en Malvinas.

“En sus primeros 90 días como Presidente ha quedado en evidencia que este gobierno nacional promueve la degradación, la desintegración y la descomposición. Pocas semanas atrás el Presidente voló a Estados Unidos para participar en un encuentro conservador en el que expuso un discurso absolutamente alejado de la realidad argentina".

"En su alocución dijo que Occidente está en peligro. Lo que está en peligro es la unidad nacional: así como se propone desintegrar la sociedad promoviendo el egoísmo, también se está poniendo en riesgo la unidad nacional. Presidente: no queremos ser Irlanda, ¡queremos seguir siendo Argentina!”, señaló el gobernador.

Luego de afirmar que Milei y su equipo “añoran un país pre industrial y dependiente”, Kicillof aseguró que en la provincia de Buenos Aires esas premisas encontrarán resistencia.

“Nos pueden atacar, nos pueden injuriar, pueden mentir, pueden sacar los tanques a las redes. Nosotros vamos a seguir recorriendo todos los pueblos y seguir trabajando incansablemente para sostener y ampliar los derechos y por la justicia social. Lo que no pueden robarle a la Provincia de Buenos Aires es su Derecho al Futuro”, manifestó. (Infobae y TN)