Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca, ¿principal bastión de Milei si gana la presidencia?

Los resultados de los libertarios en las primarias abrieron un panorama inesperado. Por qué La Libertad Avanza mira con tanta atención a nuestra ciudad.

El líder libertario, con Píparo y Liberman durante su paso por Bahía. (Emmanuel Briane - La Nueva.)

Se van aquietando las aguas en torno a las PASO y ya empieza a ebullir la previa de las elecciones generales del 22 de octubre. Se trata de un escenario sumamente abierto a nivel nacional entre Javier Milei (La Libertad Avanza), Patricia Bullrich (Juntos por el Cambio) y Sergio Massa (Unión por la Patria).

Esa lucha de tercios, sin embargo, no se refleja en el resto de las jurisdicciones donde aún falta elegir cargos ejecutivos. En general, en las provincias e intendencias más importantes que aún están en disputa, hay ventaja de alguna de las dos grandes coaliciones o paridad entre ambas, pero casi en ningún caso el mileísmo cuenta con aspirantes serios a meterse en la pelea por ocupar gobernaciones o jefaturas comunales. La excepción está aquí, en el epicentro del sudoeste bonaerense.

Pero antes de observar lo que sucede en Bahía Blanca, un repaso por el país. En este 2023, hubo 18 provincias que desdoblaron sus comicios para gobernador e intendentes, a la vez que hay dos que este año no eligen cargos ejecutivos (Corrientes y Santiago del Estero). Las que sí quedaron alineadas con las fechas presidenciales son cuatro: la provincia de Buenos Aires, Catamarca, Entre Ríos y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En las PASO de agosto, en la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Macri (Juntos) le ganó la interna a Martín Lousteau, sumando entre ambos 55,9% de los votos, mientras que Leandro Santoro de UxP alcanzó el 22,1% y Ramiro Marra de La Libertad Avanza, apenas consiguió el 13%. Todo indica que Macri retendrá la jefatura de Gobierno para el Pro.

En Catamarca se impuso con claridad el gobernador peronista Raúl Jalil (55,5% contra un 27,2% de JxC) y se encamina a conservar el cargo. Por su parte, en Entre Ríos hay una leve ventaja de Rogelio Frigerio (Juntos) sobre el justicialismo (45,57% a 38,33%), con el mileísmo tercero aunque bastante lejos (16%) y sin posibilidades.

Finalmente, en la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof tuvo un 36,3% el 13 de agosto (2,9 millones de votos), contra el 32,9% de la suma de precandidatos de JxC (Néstor Grindetti derrotó a Diego Santilli, ambos con un total de 2,6 millones de sufragios) y el 24,1% de la libertaria Carolina Píparo (1,9 millones).

De los casos hasta ahora mencionados, solo en la PBA tiene alguna chance el partido de Milei, aunque de ningún modo es favorito.

Respecto de las mencionadas 18 provincias que desdoblaron, 16 ya definieron a todas sus autoridades sin ninguna victoria libertaria, y quedan dos donde falta votar en la elección general. Se trata de Chaco y Mendoza, que irán a comicios este domingo y el siguiente, respectivamente, sin postulantes del mileísmo con chances de éxito.

En resumen, hasta el momento los espacios ejecutivos ganados por LLA son cero. De hecho, vale recordar que antes de las primarias nacionales se ponía en duda la capacidad competitiva de Milei debido a los magros resultados en las provincias.

Hoy una hipótesis válida es que Javier Milei se puede convertir en presidente, ya que resultó el candidato más votado en las PASO, pese a que sus candidatos provinciales y municipales no acompañaron esa performance. Y una de las grandes preguntas, en caso de acceder a la Casa Rosada, es con qué red política gobernará.

Por lo antes visto, solo un milagro de Píparo en suelo bonaerense le daría un fuerte sustento en términos institucionales. A partir de ahí, hay que empezar a mirar hacia abajo.

De los distritos importantes que quedan en danza, las mayores chances de los liberales están en Bahía Blanca, donde su referente local Oscar Liberman no tiene un camino sencillo pero sí posible.

Liberman fue individualmente el candidato más votado en las primarias locales (43.702 sufragios), aunque las coaliciones tuvieron mejores números en el agregado de sus internas. Nidia Moirano (26.952 votos) y Andrés de Leo (26.626) totalizaron 52.578 adhesiones para Juntos por el Cambio, mientras que Federico Susbielles (39.001), Sebastián Mas (5.073) y Leandro Nievas (4.995) aportaron 49.069 para Unión por la Patria.

No obstante, La Libertad Avanza quedó con aura positiva y la esperanza de Liberman es que Milei siga creciendo en Bahía, donde logró nada menos que 54.346 votos, muy cerca de la suma de Patricia Bullrich con Horacio Larreta, quienes reunieron 58.428. Si la onda expansiva libertaria se extiende, el economista bahiense tendrá buenas chances.

Ese nivel de competitividad de la boleta municipal mileísta no se repite en ninguno de los 20 municipios más poblados de la Provincia de Buenos Aires. Por lo tanto, un eventual triunfo de Milei a nivel nacional podría determinar que su principal bastión administrativo, luego de la Casa Rosada, sea Asina 65. Así de simple.

Curiosamente, o no, un panorama similar se registra en un distrito vecino, Coronel Rosales. En agosto, por el oficialismo de Juntos, Nicolás Aramayo (7.917 votos) le ganó la primaria a Mariano Dello Russo (3.138) logrando entre los dos 11.055 sufragios. El peronista Rodrigo Aristimuño obtuvo 9.286 y el mileísta Ricardo Leprón trepó hasta un número expectante: 9.118.

A eso hay que agregar el dato de que, en tierra rosaleña, Milei fue el más votado en el renglón de presidente, incluso por encima de la suma de Bullrich y Larreta. El "león" recibió 13.688 adhesiones mientras que los dos referentes del Pro se quedaron en 12.927. Todo está abierto también allí, en Punta Alta y zona.

Según el resultado provisorio del último censo, Bahía tiene 335 mil habitantes y Coronel Rosales, 70 mil. De darse sendos resultados positivos para LLA, sería un eje de más de 400 mil personas que quedarían bajo esa órbita. Con el detalle adicional de que se trata de dos municipios destinados a tener un fuerte protagonismo en los años futuros para el país, ya que se espera que reciban inversiones mega millonarias en sus puertos gracias al gas y el petróleo procedentes de Vaca Muerta.

Hasta un día antes de las PASO, todo este escenario era impensado. Ahora, el gran interrogante es si se trata de un fenómeno posible de detener.