Bahía Blanca | Miércoles, 24 de abril

Bahía Blanca | Miércoles, 24 de abril

Bahía Blanca | Miércoles, 24 de abril

Se plantarán casi 4 mil árboles en distintas calles de la ciudad

Para que tengan un cuidado mayor, serán colocados en sitios donde fueron expresamente solicitados por los frentistas. 

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Con un presupuesto estimado de 20 millones de pesos, la municipalidad licitó la compra de 3.632 árboles para ser colocados en distintas calles de la ciudad.

De acuerdo a lo señalado a este medio por el ingeniero Pablo Bianco, director de Espacios Públicos del municipio, la plantación tendrá lugar en sitios donde fueron expresamente solicitados por los frentistas. 

“La idea es colocarlos en lugares donde los propios vecinos manifestaron un interés, porque es una manera de estar más seguros de que los ejemplares tendrán un cuidado adecuado. En general cuando los colocamos dónde no lo pidieron después no les prestan la debida atención”, señaló el funcionario.

Cuando se habla de cuidado, la referencia es a los primeros dos años de vida del árbol, cuando es importante mantener el riego y ayudar al crecimiento con una verticalidad adecuada.

La plantación se realizará de acuerdo a los lineamientos del Plan Regulador del Arbolado Urbano, que establece que especie corresponde o es adecuada para cada cuadra (los interesados en conocer en detalle este plan pueden consultarlo en gobiernoabierto.bahia.gob.ar/mapas/planarbolado). 

Una vez que ingresan pueden colocar su domicilio y tomar nota que árbol es el que le corresponde y una descripción del mismo, con la altura que puede alcanzar, el tipo de copa y follaje y el cuidado o tratamiento que hay que tener para que sus raíces no terminen por dañar las veredas.

Los ejemplares

En relación a la licitación que se llevó a cabo, los árboles más elegidos son las acacias, con 1.626 ejemplares. Se ubican luego los fresnos –sureño y norteño— con 725. 

El resto se reparte entre aguaribay, pezuña de vaca, braquiquito, almez, árbol del amor, cina cina, acer, ginkgo biloba, crespones, ciruelos y plátanos. En todos los casos se trata de especies que han demostrado ser adecuadas para el ámbito urbano.

Una situación no menor es que el municipio no dispone de un censo global y completo que permita conocer con precisión la situación del arbolado urbano en cuanto a la cantidad de ejemplares existente y la que sería adecuada considerando las seis mil cuadras que conforman el ejido urbano y sus 300 plazas y espacios verdes.

En 2019 la municipalidad implementó un sistema de consulta a través de su página web mediante la cual los propios vecinos pueden indicar que árboles tienen en sus veredas, aportando datos relacionados con su especie y estado. 

Se obtuvo así un panorama sobre 31.460 ejemplares, de los cuales, de acuerdo a la evaluación realizada por los propios frentistas, el 85% se encuentra en buen estado.

En la plantación que se llevará a se trabajará siguiendo reglas que aseguren un adecuado desarrollo de los árboles. Una de esas conductas es la de reducir la cantidad de ejemplares a colocar por cuadra, entendiendo como adecuada que exista una separación de entre 5 y 8 metros entre cada uno.

Hasta ahora existió una total anarquía en la plantación, al punto que la cercanía entre los árboles provocó que, con los años, entraran en una competencia perjudicial para su desarrollo que ha obligado a realizar podas y mutilaciones por la alta densidad con la que fueron colocados. 

También habrá podas

Otra de las licitaciones realizadas este mes por la comuna se relaciona con la contratación de empresas para realizar cerca de 400 podas, las cuales abarcarán dos situaciones: una destinada a los árboles del parque de Mayo con problemas sanitarios, ramas enfermas o secas, otra a ejemplares que afecten el adecuado funcionamiento de luminarias o a distintas cartelerías.

El trabajo será efectuado de modo de no perjudicar la estructura principal del árbol y en el caso del despeje en luminarias se eliminarán únicamente las ramas que dificulten la proyección de la luz. 

Las podas serán llevadas a cabo en el arbolado de vereda, en su mayoría denominados de segunda magnitud (entre 10 a 15 m de altura). La tarea incluye la recolección del material residual y será efectuada en los barrios donde se está realizando el recambio de las luminarias existentes por las de tecnología led.

En todos los casos se verificará que las copas queden equilibradas, sin ramas secas, quebradas o mal orientadas.

Para los trabajos se prevé la utilización de grúas con hidroelevadores y operarios calificados equipados con motosierras de mano y telescópicas.

Una definición

El objetivo del Plan Director de Arbolado Urbano es generar, en un período estimado de 20 años, un arbolado de características distintas a las de las que actualmente constituye el Bosque Urbano de Bahía Blanca. Para eso se establece su planificación, gestión y protección.

El Plan se desarrollará “en todos los suelos calificados como vía pública, aportando valor paisajístico e identidad a cada calle”. Para eso las veredas deberán acondicionarse para alojar en sus recintos el arbolado de alineación.

El programa indica además que especie es la adecuada para cada cuadra, contemplando los anchos de vereda, el paso de servicios y la calidad del suelo, entre otras situaciones.

En el parque Independencia

A partir de un convenio firmado con el Departamento Ejecutivo, el Colegio de Arquitectos Distrito X se compromete a donar al Municipio 260 árboles para ser colocados en el Parque Independencia. 

Participaron del acto el secretario de Gestión Urbana, Tomás Marisco; el presidente del Colegio Distrito X, Juan Alfredo Boiardi y la secretaria de la entidad, María Cecilia Iturrioz.

Serán ejemplares de Jacarandá, Fresno Rojo, Crespón, Cina cina, plátanos, almendros y Granada, entre otros.

“Es una idea que vamos a desarrollar en todo el distrito que nos ocupa, colocar en determinado espacio tantos árboles como arquitectos haya en la localidad. En Bahía oscilamos los 260 y buscamos ubicar los árboles todos juntos, formando una suerte de bosque. Nosotros aportamos los ejemplares y los municipios se encargan de colocarlos y del mantenimiento”, explicó a La Nueva., el presidente de esa entidad, arquitecto Juan Boiardi.