Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

En Bahía buscan revertir la “mala fama” de los murciélagos

El municipio rubricó un convenio con el Programa de Conservación de los Murciélagos de Argentina (PCMA). Para los especialistas, es imperativo proteger la especie y romper muchos mitos.

imagen
layout="fixed-height">

Audionota: Marina López

Diversos mitos e historias han generado que los murciélagos sean una especie incomprendida alrededor del mundo. Esto ocasiona que se desconozcan muchas de las ventajas que estos animales brindan al medio ambiente.

Para revertir esa “mala fama” que arrastran en la sociedad bahiense, el municipio rubricó un convenio con el Programa de Conservación de los Murciélagos de Argentina (PCMA), una fundación integrada por diversos investigadores, que buscan profundizar conocimientos y procura conservar este tipo de especie.

Estos voladores, únicos en su tipo, son fundamentales para un buen desarrollo del entorno ambiental, ya que como polinizadores, dispersores de semillas y controladores de plagas, mantienen en equilibrio la biodiversidad de los ecosistemas que habitan.

El principal peligro al que se enfrentan las poblaciones de murciélagos es el ataque directo del ser humano. Lamentablemente, en muchas ocasiones es absurdamente incitado, ya sea por su particular aspecto, por sus hábitos nocturnos o por toda la serie de mitos insólitos que hay alrededor de ellos.

Para los especialistas, es imperativo cuidar de esta especie y romper muchos mitos y mentiras acerca de ellos, ya que muchas personas les tienen repulsión y no conocen el papel benéfico que tienen.

“Uno de los objetivos más importantes del acuerdo con PCMA es desarrollar juntos acciones que tengan en relación con la conservación y al manejo de la especie, pero también en la difusión y la educación, fundamentalmente con presencia en las escuelas”, explicó la bióloga bahiense Mirna Damiani, jefa de área del departamento de Saneamiento Ambiental del municipio.

Este programa sostiene que su intento de eliminación es un error, ya que cumplen un papel muy importante dentro del ecosistema y que en todo caso conviene abordarlo desde otro tipo de control.

“Buscamos generar darle un marco formal a su conservacionismo, apostando a la difusión y concientización. Es importante que la gente conozca métodos de exclusión, empleando un protocolo que está aprobado a nivel país. Por eso ofreceremos charlas en escuelas y en instituciones de la comunidad”, añadió Damiani.

La idea es desmitificar lo que se dice de esta especie. 

“La realidad es que los murciélagos tienen “mala fama o mala prensa”, como se suele decir en algunos casos. Y es importante aclarar algunas situaciones para revertir ese temor infundado que tiene gran parte de la sociedad”, dijo.

A pesar de ser considerados “vampiros”, es decir, consumidores de sangre, solo 3 especies son hematófagas y en esos casos se alimentan de sangre de ganado, en su mayoría vacas.

“En Bahía, las especies predominantes son insectívoras y necatarívoros. Y por ello tienen un papel importante en el ecosistema de una ciudad. Traen muchos más beneficios que perjuicios. Especialmente los insectívoros, que funcionan como excelentes controladores de plagas, ya que se alimentan de mosquitos o polillas, por ejemplo. Haciendo un control biológico natural, que de otra manera no ocurriría”.

La especie Tadarida brasiliensis (conocida también como "cola de ratón") es la que predomina en Bahía Blanca.

Y añadió: “También están los que se alimentan de frutas, que son grandes diseminadores de semillas, porque vuelan con el fruto en la boca, después lo comen y eliminan la semilla que cae en suelo fértil y ayuda a zonas con poca vegetación”.

Aunque es verdad que son posibles transmisores de rabia, también lo son muchos otros animales que habitan en la ciudad.

“Es muy raro que ataquen a una persona, excepto que se sientan en riesgo. Sólo lo harán como método de supervivencia”, señaló Damiani.

Una característica de los murciélagos que predominan en nuestra ciudad es que son migratorios, por lo que prácticamente no se ven en épocas invernales y retornan en primavera.

“Por eso recomendamos que la limpieza de taparrollos y otros sitios en los que puedan anidar, sean limpiados en este lapso. O bien para realizar los sellados de posibles ingresos”.

Aunque no está determinada la población total, sí se puede señalar que están lejos de ser una plaga. 

“No porque haya muchos se la puede denominar plaga. Hay áreas en las que se concentran más que en otras, porque escogen lugares tranquilos, de poco ruido, en cierta altura y secos. Suelen formar colonias de entre 20 y 150 individuos”. Los períodos de gestación de éstos mamíferos son de 3 a 6 meses y tienen sólo una cría al año.

“Se puede convivir con ellos. No es necesario eliminarlos, porque es contraproducente para el ecosistema. Trataremos de transmitir toda esta información en los más chicos, porque es una entrada directa a las familias. Esta estrategia fue utilizada con otros temas y ha funcionado”, cerró Damiani. 

Su mayor riesgo: la rabia

En nuestra ciudad, suelen detectarse casos de murciélagos con rabia. Y por eso, el veterinario Pablo Vidal, titular de Zoonosis del municipio recomendó la vacunación de los animales domésticos. 

“Este año aún no ha habido casos positivos, pero eso no es relevante porque es sabido que alrededor del 10% de los murciélagos insectívoros comunes en nuestra ciudad pueden ser positivos al virus rábico. La especie es el reservóreo natural del virus en la zona, por lo tanto periódicamente habrá hallazgos”, explicó el profesional.  

Y explicó que la vigilancia epidemiológica de la enfermedad en la ciudad se basa en tres ejes:

A) Vacunación antirrábica anual de todos los caninos y felinos a partir de los tres meses de vida. Si perros y gatos están vacunados no hay posibilidad de que enfermen ante eventuales mordeduras de murciélagos.

B) Análisis de murciélagos sospechosos. Estos deben reunir dos requisitos para ser de interés: presentar comportamiento extraño (caídos, con dificultad para volar) y posible contacto con animales o personas. En dichos casos deben ser capturados y remitidos al Departamento de Salud y Bienestar Animal, ubicado en el Parque Independencia.

C) Control antirrábico de animales mordedores, vacunación de personas mordidas y refuerzos de vacunación en caninos y felinos en contacto con murciélagos sospechosos. Debe hacerse la consulta medica inmediata ante cualquier herida provocada por animales.