Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

Bahía Blanca | Jueves, 18 de abril

Fútbol femenino: “Estamos a la par de cualquier grupo masculino”

Tres jugadoras de la Liga del Sur contaron su experiencia y remarcaron la importancia de visibilizar el deporte que crece a pasos agigantados en la ciudad.

Mariana, María y Victoria (fotos: Rodrigo García - La Nueva.)

“Muchas veces no nos toman en serio. La diferencia con los hombres está, se nota. Que no lo quieran ver, es otra cosa”, expresó Victoria Haberkorn, jugadora de Olimpo en la Liga del Sur.

Es innegable el crecimiento del fútbol femenino en Argentina, y Bahía Blanca no queda afuera de esta tendencia.

El boom del fútbol femenino en Bahía, una disciplina que no para de crecer

Si bien no hay estadísticas oficiales en el país acerca de la cantidad de mujeres que practican este deporte, se sabe que la cifra aumenta año a año, pese a las grandes carencias de apoyo e infraestructura.

Y si bien todos pueden jugar a la pelota, las futbolistas advierten que las diferencias entre la liga masculina y la femenina todavía son abismales.

“Muchos, al ser fútbol femenino, no se lo toman en serio, pero estamos a la par de cualquier grupo masculino”, dijo a La Nueva. Victoria, de 25 años.

Victoria Haberkorn, de Olimpo

La futbolista, que se inició en el deporte en 2021, aseguró que existen “muchas trabas” para el desarrollo de las mujeres en el fútbol. 

“Primero, que el deporte no está profesionalizado, nosotras no cobramos un sueldo. Las chicas que juegan fútbol trabajan, estudian y entrenan al mismo tiempo”, contó. 

Además, dijo que en Bahía hay dificultades en el acceso a las canchas. “Hay muchas trabas en lo que tiene que ver con lo económico”, manifestó. 

María Garat juega en la Liga del Sur desde que se creó el torneo y reconoció que con el paso del tiempo la situación fue mejorando para las futbolistas.

“Al principio nos daban las canchas más feas, los árbitros no tan buenos o los que recién iniciaban, como si fuéramos los infantiles de algún club y en realidad éramos la primera al igual que los hombres”, contó la deportista de 23 años. 

María Garat no dejó afuera a ninguno de sus tres equipos.

María comenzó en Estrella de Oro y desde hace un tiempo integra el equipo del Sindicato de Municipales. Destacó que actualmente, con tres años de trayectoria, en Bahía se le da “más importancia al fútbol femenino, porque está creciendo”. 

“Creo que haber ganado el torneo federal hace poquito nos dio otra visibilidad”, dijo la jugadora, que también forma parte del Seleccionado de la Liga del Sur. “Hay un montón de jugadoras para exprimir y que son muy buenas”, agregó. 

Mariana Belén González, capitana del plantel de Estrella de Oro, manifestó que al momento de los partidos “no tenemos lo mismo que tiene el masculino. Tenemos que alquilar una cancha, a veces ni siquiera nos prestan la cancha de Primera”, sostuvo.

La deportista comentó que, en general, son las mismas jugadoras quienes deben hacerse cargo de los gastos del equipo, tales como adquirir la indumentaria, alquilar canchas de 11 y pagar el arbitraje. “En el masculino no es así. Ellos tienen todo”, aseguró. 

“Hombres y mujeres jugamos de igual manera. Todos usamos botines, todos usamos shorts, todos usamos medias, es todo igual. Solo que, evidentemente, no nos estarían dando el mismo interés que le dan al masculino”, advirtió.

Mariana González, con la camiseta de Estrella de Oro

La Liga Universitaria como punto de partida

Mariana, de 34 años, juega en Estrella de Oro desde hace tres. “Empecé de grande. Es una disciplina que me gustó siempre”, dijo. Antes de jugar en la Liga del Sur, pasó por la Liga Interbarrial y la Liga Universitaria, aunque ahora se dedica de lleno a su equipo de Primera.

Adentrarse en una disciplina a una edad mayor, para ella, fue un camino de mucho sacrificio: “Empezar de grande cuesta un montón, aprendés todos los días pero no tenés la facilidad de una nena de 12 años. Los hombres nacen con una pelota en el pie y esto se nota”.

Victoria también tuvo un recorrido por la Liga Universitaria antes de llegar a Olimpo. Pasó por dos equipos hasta que este año se decidió por jugar en “THC” a la par que en la Liga del Sur. 

“Creo que en el 80 % de los casos debe ser así: chicas que pasan de la Liga Universitaria a la Liga del Sur”, afirmó.

Ese también es el caso de María, quien ahora comparte equipo con Victoria en la Liga Universitaria y, aparte de eso, juega con amigas en el torneo de fútbol 6 de Villa Mitre, en el equipo “Tehuelche”. 

La joven, que arrancó en 2019, vio en el fútbol un nuevo desafío, luego de pasar por muchos deportes a lo largo de su vida. “Sentí que tenía que seguir por ahí. Me quedé porque me encanta el deporte”, dijo.

El trabajo en equipo, el sentido de pertenencia y las amistades, son los aspectos positivos del fútbol femenino que más destacan las deportistas. “El encontrar una segunda familia dentro de la cancha y personas en las que apoyarte cuando está todo bien y cuando está todo mal”, mencionó María.