Bahía Blanca | Sabado, 30 de septiembre

Bahía Blanca | Sabado, 30 de septiembre

Bahía Blanca | Sabado, 30 de septiembre

Bahía Blanca, en la mirada de sus habitantes

¿Qué es y qué significa para los bahienses? Diversas opiniones, desde distintas disciplinas y con diferentes edades, de quienes la disfrutan día a día. 

Polifacética, sin identidad, amante del Napostá, con el mejor otoño del mundo, un lugar ideal para vivir. Contradictoria y diversa, ciudad pampeana y ciudad marítima. Nacida como fuerte de frontera, consolidada con sus puertos en manos británicas.

Todo eso y mucho más.

Al menos en una acotada opinión de bahienses que, desde distintas disciplinas, con diferentes edades y con variadas miradas definen a su ciudad, aceptando el desafío de decir en poco espacio lo que ocupa tanto.

Capital nacional del básquet

"Nací, crecí y me formé en Bahía, la capital nacional del básquet. En cada logro que tuve siempre sentí el cariño y afecto de mi ciudad. Acá crecí con mi familia, hice mis primeros amigos y di mis primeros pasos en el deporte. Es el lugar en el que elijo estar hoy con mi esposa y mis hijos". (Alejandro Montecchia, ex basquetbolista, medalla de oro en Atenas 2004).

Un lugar para estar

“Bahía Blanca tiene un no sé qué. Me enamora todo, su gente, su cotidiano. Es la que extraño cuando me ausento varios días, la que me hace querer volver, la que me hace crecer día a día. En  definitiva es el lugar donde me gusta estar”. (Miguel Agüero, secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Bahía Blanca).

Recostada sobre el Napostá

“La historia de Bahía Blanca es también la historia de la relación entre la ciudad y el territorio que le da nombre. ¿Por qué Bahía Blanca se recuesta en las márgenes del arroyo Napostá y no sobre el mar? Es verdad que los cangrejales resultaron siempre poco practicables. Pero, además, desde la llegada del ferrocarril, una fortaleza hecha de terraplenes, baldíos, rieles de acero y durmientes de quebracho, fue construida para preservar la costa de aquellos que no tuvieran que ver con el puerto y su funcionamiento. El arroyo, en cambio, ha ofrecido siempre sus dos amplios senos contrapuestos, en forma de s. Y la ciudad, las diferentes Bahía Blancas en realidad, se han ido cobijando, y creciendo, en cada uno de ellos”. (Ana Miravalles, licenciada en Historia, a cargo del archivo del museo Ferrowhite).

Indefinida

“Todavía no se define como ciudad portuaria o ciudad mediterránea. Tal vez esa sea su condición natural: Entre el mar infinito y la pampa". (Alberto Del Viso, arquitecto).

Un lugar donde es posible vivir

“Amo mi ciudad de Bahía Blanca porque ha sido un lugar en el que ha sido posible vivir desarrollándose como persona y como comunidad, ya que ha creado los espacios sociales, religiosos, culturales y deportivos donde eso es posible”. (Emma Vila, licenciada en Historia, ex directora del Museo Histórico de Bahía Blanca).

Trabajar en conjunto

“Conserva características virtuosas de "pueblo grande", pero también advierto algunos riesgos de que se afirmen conflictivas de conglomerados con más habitantes. Una ciudad donde "muchos se conocen", en que las instituciones funcionan; debiéndose intentar el trabajo en conjunto, aportando para el "bien común", teniendo como motores de recursos a los sectores vinculados a la educación, empresariado, gremios, a la actividad portuaria y al campo”. (Gustavo Barbieri, abogado, Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal).

El lugar de un premio Nobel

“Es la "Capital del básquetbol" aunque pare mí es más importante que "Aquí nació y estudió el Premio Nobel de Medicina, César Milstein", un cartel que debería estar en la entrada de Bahía. Hay sólo cinco premios Nobeles de ciencias en Latinoamérica y Bahía Blanca es una de las cuatro ciudades latinoamericanas donde nació y estudió uno de ellos. Es un hecho notable”. (Elvio Palma, doctor en Ingeniería).

Para elegirla, una y otra vez

“Siempre dije que Bahía es una ciudad ideal para vivir. No tiene la locura de las grandes urbes, y a la vez tiene muchas ofertas de todo tipo disponibles: culturales, deportivas, de formación, laborales. A una hora la sierra y la playa más hermosa del país. La sigo eligiendo una y otra vez”. (Andrés Salvatori, ingeniero civil).

Un referente de la región

“Ciudad mercantil. Supo ser una Venecia con una ría y palacios para el ferrocarril. Las comunicaciones y un polo portuario le cambiaron el rumbo. Hoy también es un importante referente para una región que crece de la mano del campo”. (Juan Martín Corte, arquitecto).

Un poco más de identidad

“Una ciudad polifacética por su diversidad de actividades. Quizá falta más atención al conurbano, una agenda de la administración municipal por el tema cultural y una notable falta en el sentido de pertenencia y de identidad que cada día se nota por que se está transformando en una ciudad cosmopolita”. (Manuel Enrique Mayer Méndez, vecino, referente en cuestiones patrimoniales).

El mejor otoño del mundo

“Para mí Bahía Blanca es una pendiente a un mar que no se ve, una loma, una ráfaga de viento, un calor que levanta el asfalto y un frío que lo quiebra. Pero también es el mejor otoño del mundo, una calle ancha, un frente cuidado, un parque con unos mates, un vecino que te saluda y la ciudad a la que siempre querré volver”. (Roberto Obe Giménez, veterinario).

Moderna y vital

“Los bahienses tenemos una ciudad que combina su rica historia y patrimonio cultural con una modernidad y vitalidad que la hacen única. Esta es una inmejorable oportunidad para reflexionar sobre los desafíos y oportunidades que se presentan en el futuro, de cara al bicentenario, pensando, entre otras cuestiones, en una necesaria reforma del sistema de salud”. (Gustavo Carestía, médico, director del Hospital Municipal de Bahía Blanca).