Bahía Blanca | Sabado, 01 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 01 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 01 de abril

Cuando la naturaleza anticipa una ruina

Varios edificios emblemáticos de la ciudad muestran su falta de cuidado, abandono y olvido cuando las plantas comienza a crecer entre molduras, grietas y fisuras. 

Avenida Colón y Brown, entre las fisuras las malezas ganan su lugar y destruyen más y más.

Decenas de películas de ciencia ficción muestran ciudades abandonadas luego del paso de alguna peste, una guerra nuclear o una crisis ambiental. Y un detalle que con contundencia marca esa desolación, esa ausencia del hombre, es la naturaleza que avanza sobre los edificios. Plantas, enredaderas, yuyales ganan su lugar y cubren poco a poco lo construido.

Nuestra ciudad está sufriendo desde hace tiempo el abandono, en algunos casos, y la falta de cuidado y mantenimiento, en otros, de varios de sus edificios emblemáticos. La falta de uso y de limpieza, las fisuras y desprendimientos de revoques que permiten el acceso del agua facilitan el camino a un estado de ruina.

 En ese marco la naturaleza comienza a ganar terreno. No necesita tierra negra, ni un cuidado especial. Aparece en las grietas, sale de los balcones, crece entre las juntas de los ladrillos, sus raíces se van convirtiendo en un elemento de destrucción.

Avenida Colón y Browm ex Hotyel Sudamericano (1909). Las plantas ya asoman sobre el cerco preventivo

Naturaleza muerta

En avenida Colón y Brown se encuentra el edificio construido en 1909 por la Compañía de Seguros La Previsora para servir como hotel. Durante siete décadas funcionó como tal, hasta reconvertirse en un centro comercial y luego quedar desocupado. Un cerco preventivo lo oculta desde hace un par de años. Además de advertirse afectaciones en sus paredes y balcones, distintas ramas y tallos marcan con mayor volumen su presencia, asomando sobre el cerco, creciendo en sus paredes.

A pocos metros, el edificio de la Escuela Nº 2, Vieytes 51, también vallado, comienza a reverdecer. En la pantalla protectora existente sobre el acceso principal se ha generado una suerte de macetero, donde asoman las primeras malezas, que parecieran pasar desapercibidas o pretender ser un elemento decorativo. También en las molduras se ven brotes.

Escuela Nº 2, sobre avenida Colón. Las fisuras y las plantas

Por último, en Brown al 400 se encuentra una casona de tres pisos, con pantalla protectora sobre la vereda, y en lo alto, la vegetación que asoma entre los ladrillos buscando el sol.

Son tres ejemplos de otros tantos. Claras señales del abandono y el descuido. Situaciones poco grata para una ciudad que parece no importarle demasiado la amenaza de convertirse en otra cosa.