Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Invitados, la 10 de Messi y el “Topo Gigio” de Riquelme: cómo fue el debut de Peso Pluma en Argentina

El artista llegó a la Argentina como parte de su gira mundial, ofreciendo un espectáculo de casi dos horas en el escenario del Movistar Arena.

Buenos Aires bailó al ritmo de Peso Pluma en la noche de ayer en el Movistar Arena. El ícono de la música urbana mexicana hizo su debut en Argentina, y lo que parecía ser una primera visita se transformó en un apasionado encuentro entre el artista y más de 10 mil fans. Con su gira "La Doble P Tour", el fenómeno musical dejó de qué hablar.

Desde el momento en que el telón se alzó, el escenario cobró vida con la presencia magnética del artista mexicano. La energía desbordante y la complicidad instantánea con el público argentino evidenciaron una conexión única, como si hubiera encontrado su segundo hogar en nuestras tierras.

La fusión de sonidos característica del cantante, que celebra la herencia musical del norte de México con la vibrante vitalidad de la escena urbana contemporánea, resonó de manera impecable en cada acorde. Los coros y los ritmos envolventes no solo sacudieron el escenario, sino que también conquistaron los corazones de los presentes.

Un show lleno de sorpresas

El espectáculo estuvo marcado por momentos inolvidables, incluida la colaboración sorpresa con Milo J, que elevó aún más la emoción de la noche. El intercambio entre artistas, la interpretación de Una bala y la reacción efusiva del público fueron instantes que quedaron grabados en la memoria de todos los presentes.

El repertorio no decepcionó a sus seguidores, quienes vibraron al ritmo de éxitos como Las Morras, Zapata, Rubicon, Qlona, La Bebé, Ella baila sola y Lady Gaga. Sin embargo, el clímax llegó con la BZRP Session 55 y la aparición sorpresa de Bizarrap, quienes cerraron la velada a pura fiesta.

El show forma parte de su gira por Latinoamérica, que incluye paradas en México, Chile, Perú, Ecuador, Paraguay y Colombia. Su música, una fusión de corridos tumbados del norte de México con sonidos urbanos, demuestra que el límite en la música es meramente una barrera que él está dispuesto a traspasar una y otra vez.