Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 01 de febrero

Por segunda vez en pocos meses, robaron en la casa de un futbolista

Mientras la familia descansaba, los ladrones accedieron a la propiedad y saquearon el quincho.

   "Así es imposible vivir", admite el futbolista Edgar Scalco, quien en las últimas horas sufrió el segundo robo en pocos meses en su vivienda de Villa Esperanza.

   Ladrones forzaron un portón de la propiedad ubicada en Belaunde Terry al 400 y saquearon el quincho mientras la familia estaba descansando.

   "El domingo cuando me levanto y voy a sacar el auto para ir a entrenar, me encuentro con que me llevaron todo otra vez. La casa está adelante, le sigue el patio y el quincho se ubica en el fondo. Mientras estábamos durmiendo entraron y tuvieron `la amabilidad´ de llevarse todo", relató al servicio informativo de LU2.

   Comentó que los delincuentes se apoderaron de "un horno eléctrico, una desmalezadora, un televisor, una bicicleta, una torre Sony y 5 o 6 bolsas con mercadería". 

   "Han estado unos pocos minutos. Poco antes de las 5 los ve un vecino cuando se iban y los empieza a correr, pero estas personas realizan dos tiros, por lo que se frenó", siguió diciendo.

   Del mismo modo, Scalco recordó el hecho que sufrió a mediados de 2022.

   "En junio del año pasado, una semana antes del cumpleaños de la nena, también nos habían desvalijado el quincho y en esa oportunidad se llevaron hasta las cosas que teníamos compradas para el festejo. En esa oportunidad saltaron el paredón, entonces gastamos mucha plata para poner rejas y ahora pasa esto violentando el portón. Uno hace mucho esfuerzo para tener las cosas y que te las arrebaten en cinco minutos da mucha impotencia".

   También admite que no alcanzan las medidas de seguridad que tomó tras el primer robo.

   "Ya no sabemos qué hacer. No sé qué más ponerle al portón, porque lo doblaron todo para entrar. No somos los únicos a los que les pasa en el sector, pero en las dos ocasiones nos hicieron un daño muy grande". 

   Finalmente consideró que lo sucedido deja secuelas más allá de lo económico.

   "La nena ya no quiere ir al quincho y vivís inseguro", finalizó.