Bahía Blanca | Viernes, 30 de septiembre

Bahía Blanca | Viernes, 30 de septiembre

Bahía Blanca | Viernes, 30 de septiembre

Juicio por la obra pública: la Fiscalía desvinculó a Fernández y Massa

El fiscal Diego Luciani dijo que las supuestas irregularidades venían “desde un nivel anterior a aquellas limitadas intervenciones que tenían los jefes de gabinete”.

Fotos: Archivo La Nueva.

   En la séptima audiencia de alegatos en el juicio oral por las irregularidades en la obra pública que recibió el empresario Lázaro Báez, la Fiscalía desvinculó de los hechos a quienes fueron los jefes de Gabinete de Cristina Kirchner durante sus dos presidencias, entre los que se encuentran el presidente Alberto Fernández; el ministro de Economía, Sergio Massa; el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández; el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, y Juan Manuel Abal Medina.

   El fiscal federal Diego Luciani señaló que durante las presidencias de Cristina Kirchner “los jefes de Gabinete fueron cambiando, pero la estructura de la asociación ilícita se mantuvo”, en referencia a que Julio De Vido se mantuvo como ministro de Planificación Federal y Nelson Periotti como titular de la Dirección Nacional de Vialidad durante los 12 años de gobierno, incluyendo el mandato de Néstor Kirchner.

   En ese sentido, sostuvo que todos los expedientes para ampliar el presupuesto de las obras que recibió Báez se iniciaban en el ministerio de Planificación.

   “Sería desacertado inferir que los exjefes de Gabinete hayan podido recibir órdenes de sus superiores jerárquicos, Néstor y Cristina Kirchner, a los fines de direccionar o beneficiar a Lázaro Báez. Esto es así porque la obra púbica ya venía dirigida desde un nivel anterior a aquellas limitadas intervenciones que tenían los jefes de gabinete”, dijo.

   Los exjefes de Gabinete declararon como testigos en el juicio porque, en ese rol, eran los encargados de firmar las modificaciones de partidas presupuestarias, entre ellas las de las obras de Báez. Todos hablaron sobre cómo era ese mecanismo y descartaron que Cristina Kirchner haya cometido irregularidades.

   Además, se hizo especial hincapié sobre la falta de controles sobre las obras de Báez. Luciani señaló que las cuentas de inversión sobre las obras el Congreso las aprobaba con tres, cuatro o cinco años de demora. “No se pudo hacer ningún control real sobre los recursos destinados a las obras de Báez”, sostuvo.

 

El próximo lunes será la última audiencia de alegatos de la Fiscalía. Luego será el turno de las defensas de Lázaro Báez y Cristina Kirchner.

 

   Por su parte, el fiscal Sergio Mola que eso pasaba porque “los acusados conocían el funcionamiento de la administración” y detalló la falta de controles de otros organismos. Uno de los apuntados fue la Administración General De Vialidad Provincial de Santa Cruz, que nunca designó a los funcionarios que debían hacer los controles.

   También calificaron al Tribunal de Cuentas de Santa Cruz como “un órgano parasitado” ya que, aseguró, no hizo ninguna auditoria sobre las licitaciones ni de las obras públicas. “Aprobó todos los ejercicios de la AGVP sin objeciones ni denuncias a pesar de todas las arbitrariedades”, sostuvo.

   El fiscal también señaló que no hubo controles de la Sindicatura General de la Nación, donde destacó que fue designada como síndica general adjunta Alessandra Minnicelli, esposa de De Vido.

 

La Justicia rechazó las recusaciones de Cristina contra los integrantes del tribunal

 

   La Fiscalía tiene nueve audiencias de alegatos. Si no pide más tiempo, la última será el próximo lunes cuando haga el pedido de pena para los 13 acusados del juicio.

   Luego será el turno de los alegatos de cada defensa, que tendrán tres audiencias. La primera defensa en alegar será la de Báez y la de Cristina Kirchner la sexta.

   La expectativa del tribunal, si se llega con los plazos por la dinámica que tienen los juicios orales, es que antes de fin de año de a conocer su veredicto en el caso. (con información de Infobae)