Bahía Blanca | Viernes, 30 de septiembre

Bahía Blanca | Viernes, 30 de septiembre

Bahía Blanca | Viernes, 30 de septiembre

Menos planes, más trabajo: cómo es el programa laboral que anunciará el Gobierno

Se espera incorporar a unos 200 mil trabajadores al mercado formal laboral.

Fotos: Archivo La Nueva.

   En los próximos días, el Gobierno nacional emitirá un Decreto de Necesidad y Urgencia, para sumar a la economía formal unos 200.000 trabajadores que hoy funcionan en el marco de la llamada “economía social” y que son receptores de planes sociales.

   El DNU “Puente Empleo”, que se firmaría el próximo miércoles, busca empezar la transformación de planes, programas sociales y prestaciones de la seguridad social en lo que llaman “Trabajo Formal de Calidad”.

   El beneficio para los empleadores es un menor costo laboral, pues -como había anunciado el ministro de Economía, Sergio Massa- el Estado se hará cargo de parte del salario (el monto del plan que se mantiene), un modo más accesible de testear la capacidad de un empleado que una contratación tradicional, pero apuntando al mismo objetivo.

 

En la semana se darán los detalles del programa de segmentación tarifaria que permitirá reducir el monto de subsidios que paga el Estado nacional en concepto de luz y gas.

 

   En base a datos de la estructura de empleo de la Argentina, según la cantidad de trabajadores que ocupan las empresas, el programa apunta a incorporar al trabajo formal en empleadores cuyas plantas laborales sean de hasta 100 trabajadores, un universo que abarca nada menos que el 98% de las empresas que emplean gente en la Argentina, según precisa –con cifras a mayo pasado- el Boletín de Seguridad Social.

   La idea, según circula en un memo entre miembros del Ejecutivo, es que los titulares de programas sociales y de empleo nacionales vigentes que sean contratados por un empleador y cumplan con la capacitación y los cursos de formación que se establezcan, lo cual dependerá del tipo de empleo, puedan seguir cobrando los beneficios y prestaciones del programa que venían percibiendo hasta un año más, durante el cual el empleador pondrá la diferencia hasta llegar –cuanto menos- al salario de convenio.

   Según sus impulsores, el programa permitiría “avanzar en sectores de la economía donde muchas veces el temor a perder el plan hace que la persona no quiera incorporarse al mercado laboral formal, como ser trabajadores del citrus, arándano, construcción, trabajadores rurales, tabaco y demás economías regionales”.

   El beneficio para los trabajadores sería la estabilidad, a sabiendas que retiene el beneficio que ya percibe, pero cuyos ingresos puede mejorar, y que al cabo de un año podrá optar entre mantener el plan u optar por un trabajo formal en el que contará con Obra Social, cobertura de Riesgo de Trabajo y todos los beneficios de estar “en blanco” en el mercado laboral, incluido el derecho a una indemnización en caso de despido. (con información de Infobae)