Bahía Blanca | Lunes, 03 de octubre

Bahía Blanca | Lunes, 03 de octubre

Bahía Blanca | Lunes, 03 de octubre

Inseguridad alimentaria: la sufren 17.300 niños y adolescentes de Bahía

El dato surge de una investigación de un instituto dependiente de la UNS y el CONICET.

Fotos: archivo-La Nueva.

Francisco Rinaldi / frinaldi@lanueva.com

   Más de 17.300 niños y adolescentes de nuestra ciudad vive en hogares que padecen inseguridad alimentaria moderada a severa, es decir, habitan hogares en los que por falta de dinero u otros recursos uno de sus miembros comió menos de lo que debería comer, se quedó sin alimentos, sintió hambre, pero no comió o, en el extremo, pasaron un día entero sin comer. 

    El dato surge de un informe del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales del Sur (IIESS), dependiente de la UNS-CONICET, realizado por la doctora María Emma Santos, que se basa en datos de una encuesta realizada en la ciudad de Bahía Blanca durante el mes de diciembre de 2021, titulada Encuesta de Proyecto de Unidad Ejecutora (EPUE-2021).

   El trabajo es parte del Proyecto de Unidad Ejecutora, titulado “Inclusión Social Sostenible: Innovaciones y Políticas Públicas en Perspectiva Regional”, bajo la dirección de la doctora Silvia London, en el cual participa un equipo de investigadores y becarios doctorales.

   El diseño muestral y la coordinación del trabajo de campo de la encuesta estuvo a cargo de la doctora Valentina Viego.

 

     A diferencia de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) que elabora el INDEC en nuestra ciudad entre otros aglomerados de nuestro país, la EPUE-2021 logró un tamaño muestral tres veces mayor, ya que se relevaron 1.421 hogares frente a los entre 300 y 500 de la EPH, los que suman 4.199 personas. 

   En segundo lugar, la EPUE-2021 logró tener una excelente cobertura de los barrios más vulnerables de la ciudad, lo que la constituye como representativa de toda la población de la ciudad de Bahía Blanca. 

  El enfoque utilizado por el informe, responde al de Pobreza Multidimensional, es decir, toma cinco distintas dimensiones de la pobreza a saber: Vivienda, Servicios Básicos, Alimentación y Salud, Educación y Empleo y Seguridad Social. 

   Cada dimensión cuenta con dos o más indicadores asociados de privaciones en el hogar (por ejemplo, Inseguridad alimentaria moderada a severa es parte de la dimensión Alimentación y Salud), cada uno con “peso” (ponderaciones) diferente.

    Así las cosas, a mayor peso del indicador de privaciones hogareñas, mayor es la incidencia al momento de considerar como pobre o no pobre a un hogar desde el punto de vista multidimensional. 

   Con todo, se define como hogar multidimensionalmente pobre a aquellos cuya suma ponderada de indicadores es igual o mayor al 25%. 

   En primera instancia, el documento toma cada indicador de la pobreza en forma separada. Así, considerando exclusivamente el de Seguridad Alimentaria, se concluye que el 16% de la población de nuestra ciudad (46.476 personas) se encuentra en una situación de Inseguridad alimentaria moderada a severa. 

   De ese total de bahienses 17.387 son niños, niñas y adolescentes de 0 a 17 años de edad. 

   La tenencia irregular de la vivienda afecta a un 10% de la población de la ciudad.

   A su vez, un 8% de la población habita en hogares con hacinamiento para dormir, definido como cuatro  o más personas por cuarto para dormir, o bien que no disponen de un colchón por cada miembro o pareja. 

   Dentro de la dimensión Servicios Básicos, emerge que el 16% de la población habita en hogares con déficit de saneamiento, definido como hogares que no tienen baño, o que su baño es compartido con otro hogar, o en donde el baño está fuera del terreno, o el desagüe es solo a pozo ciego o a hoyo/excavación. 

   Además un 8% de la población cocina o se calefacciona con energías contaminantes tales como leña, kerosene o carbón, en tanto que un 7% no tiene acceso a electricidad, o bien tiene una conexión irregular, con los peligros que eso conlleva. 

   En Empleo y Seguridad Social, un 7% de la población de la ciudad de entre 18 y 65 años se encuentra desocupada o bien ya no busca trabajo por desaliento-

   A su vez, en Educación, unos 3.600 niños están rezagados en el nivel educativo con respecto a su edad. 

   Cuando se compara la incidencia de cada privación entre barrios vulnerables y los barrios no-vulnerables se evidencian brechas muy significativas, ya que, por ejemplo, el indicador de Inseguridad Alimentaria arroja valores que son casi tres veces superior en los barrios vulnerables de la ciudad frente a los no-vulnerables. 

Todas las dimensiones

     En tanto, si se analizan la situación de los hogares bahienses tomando en cuenta las cinco dimensiones en conjunto, y definiendo, como arriba se indica, como pobres a los que tienen el 25% o más de indicadores deficitarios, surge que al segundo semestre de 2021, la tasa de pobreza multidimensional era del 28% de la población, lo que equivale a afirmar que 82.412 personas en Bahía Blanca habitan en hogares en pobreza multidimensional intensa o severa. 

   Del otro lado, un 56% de la población es considerada no-pobre desde una definición multidimensional, ya que habitan en hogares que experimentan menos de un 15% del total de privaciones ponderadas.

   Es decir, el hogar experimenta ninguna privación o a lo sumo dos de las privaciones ponderadas con un 5% cada una.  

   Hay también un 16% de la población, lo cual representan 47.355 personas, que viven en hogares que están en pobreza multidimensional moderada. Los hogares de estas personas experimentan 15% o más pero menos del 25% de las privaciones consideradas.

   Por ejemplo, pueden estar privados en toda una dimensión, o en alguna combinación de indicadores, como por ejemplo, dos de Vivienda y dos de Servicios. 

   El 28% de personas en pobreza multidimensional intensa o severa, está compuesto por un 16% de la población que se encuentra en una situación de pobreza multidimensional intensa – son hogares que experimentan una alta intensidad de privaciones, en más de una dimensión completa–, y un 12% de la población, lo cual equivale a 35.516 personas, que viven en pobreza multidimensional severa: sus hogares presentan 40% o más de las privaciones; es decir, están privados en al menos dos dimensiones completas del bienestar.