Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

La PBA espera decisiones de fondo con respaldo político 

La columna semanal de nuestro corresponsal en la capital de la provincia.

   La llegada de Silvina Batakis, tras el cimbronazo que provocó la renuncia de Martín Guzmán al Ministerio de Economía, puede permitir el ingreso de aire fresco a un gobierno nacional acorralado por la tensión política entre sectores cercanos al presidente Alberto Fernández y los seguidores de Cristina Kirchner.  

   La coyuntura social producto de los vaivenes de la crisis económica provoca mayor incertidumbre. Se sabe, cualquier Gobierno pierde apoyo popular cuando no logra resolver los problemas cotidianos. 

   Por supuesto que la agenda social bonaerense tampoco acepta las “verdades” que se le pretende imponer desde el aparato mediático porteño: los recambios de ministros ocurren en todos los gobiernos y tampoco es para persignarse cada vez que renuncia un funcionario. Y si bien en todos las administraciones cambiaron los ministros de Economía, el portazo de Guzmán dejó en evidencia la crisis política e institucional dentro del oficialismo. 

   Más allá de nombres, lo cierto es que una posible reconfiguración del rumbo económico tiene su “impacto real” en la provincia de Buenos Aires, sobre todo si no adoptan medidas de corto plazo para frenar la inflación. 

   Sobre este escenario de complejidad económica y con la Provincia como base de operaciones del kirchnerismo ortodoxo, la “candidatura natural” del gobernador Axel Kicillof hacia su reelección en territorio bonaerense para 2023 parece avanzar. 

   “Acompañamos la mejora en materia de empleo con impulso a la actividad económica”, explicó el gobernador, quien  señaló: “A pesar de la pandemia y el panorama internacional, estamos brindando certidumbre a pequeñas y medianas empresas y trabajadores: sea cual sea la circunstancia que debamos atravesar, desde el gobierno de la Provincia vamos a buscar los instrumentos que aseguren la continuidad del crecimiento”. 

   Desde la gobernación de calle 6 se destaca el buen vínculo que mantiene Kicillof con la ministra Batakis y el conocimiento que tiene la funcionaria de las necesidades en materia de recursos coparticipables que tiene el Ejecutivo bonaerense. 

   “No llegamos a la Provincia para esconder los problemas, sino para hacernos cargo de las deudas que nos dejó la anterior gestión macrista y para recuperar años de injusticias”, coinciden ministros con acceso directo al principal despacho residencial. 

   Otra decisión política gubernamental se inscribe en la idea de llegar con obra pública en cada vez más distritos para motorizar la economía. En todo caso, lo que se busca es mantener el valor de la inversión oficial y evitar la paralización de trabajos de infraestructura por la desactualización de precios.  

   En paralelo, la oposición de Juntos por el Cambio busca capitalizar políticamente la interna dentro del oficialista Frente de Todos.  “El problema no es estrictamente económico, es político”, señalan.  

   “El conurbano no estalla porque somos los intendentes los que paramos la olla, necesitamos certidumbre y un rumbo claro. Todas las decisiones macro repercuten el doble en nuestros municipios para bien y para mal”, sostuvo el alcalde de Lanús, Néstor Grindetti, después de pedir que la “griega” Batakis -como le dicen en las diagonales a la fueguina de nacimiento y platense por adopción- convoque a los intendentes oficialistas y opositores para analizar la microeconomía y fundamentalmente las medidas que se tomarán a nivel nacional y que tendrán repercusión en la PBA. 

   Referentes de la coalición opositora vienen trabajando para “imponer candidaturas a nivel nacional y provincial”, pero tanto en el PRO como en el radicalismo no descartan a futuro las candidaturas cruzadas (compañeros de fórmulas) con un “discurso único” como estrategia electoral.  

   A todo esto, en ámbito legislativo, el economista Roberto Feletti volverá, nueve meses después, al despacho del Senado bonaerense que había delegado en el exsabueso sciolista Martín Di Bella, quien por esas vueltas de la política emigra al gabinete económico de Batakis. En la práctica legislativa, el Secretario Administrativo es que el que tiene la lapicera con tinta más fuerte, después de la vicegobernadora Verónica Magario. 

   El debate parlamentario sobre la utilización de la boleta única de papel como sistema electoral abrió un nuevo capítulo de disputas entre las dos principales coaliciones políticas. 

   La comisión de Reforma Política y Régimen Electoral del Senado bonaerense que conduce Juntos logró el primer dictamen sobre el proyecto con el rechazo del bloque peronista del FdT que entiende que se trata de “una discusión de oportunismo político” 

   “Esta es una discusión política, no técnica. Es un debate sobre el sentido de la oportunidad en que se da. Hasta ahora no hay una sola denuncia seria de fraude con el sistema que utilizamos actualmente”, argumentó la jefa de los senadores oficialistas, María Teresa García. 

   En cambio, para el titular de la bancada de Juntos, Christian Gribaudo, “es necesario modernizar y mejorar el sistema electoral y dar todos los debates para avanzar en una mejor democracia, con más transparencia". 

   "No estamos en un año electoral. Es este el momento de cambiar y con la boleta única habrá un avance cualitativo del sistema", aclaran en medio de una discusión que ya se dio en el Congreso de la Nación impulsada por gran parte de la oposición y con un fuerte rechazo del FdT  y muchos de sus aliados.