Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Bahía Blanca | Jueves, 30 de junio

Después de 17 años y dos meses, Sebastián Arcas fue elegido para dirigir desde otro lado

Se convirtió en flamante presidente del Colegio de Arbitros de Bahía Blanca. "Hay que estar firme, saber llevar un grupo de 70 personas", dijo.

El Colo pitando una técnica. Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

 

Por Fernando Rodríguez

Twitter: @rodriguezefe

Instagram: ferodriguez_

 

   Jorge Newbery (Patagones)-Villa Congreso (Viedma), 21 de abril de 2005, Sebastián Arcas con apenas 16 años dirigió su primer partido junto con Agustín Guevara.

   De la capital rionegrina, su ciudad, llegó a Bahía para seguir la carrera de Contador. Anoche, exactamente 17 años y dos meses después de su debut, fue elegido presidente del Colegio de Árbitros de Bahía Blanca.

   Hoy tiene 33 años, estudia Tecnicatura en gestión de bancos y empresas financieras y, paralelamente, trabaja para la Agencia Nacional de Seguridad Vial, dependiente del Ministerio de Transporte.

   Aquel pibe que los jueces invitaron junto a su amigo Juan José Alvarez Costa, con quien hizo el curso y que apenas lo acompañó durante dos meses, hoy es el "Colo Arcas”, un árbitro respetado, que además de dirigir, internamente pasó por la tesorería, estuvo como instructor en el curso inicial y haciendo designaciones hasta ser elegido presidente.

   —¿La posibilidad surgió por inquietud personal o porque sos de los jóvenes-veteranos del Colegio?

   —Son varios años en el Colegio y los más grandes, que nos apoyan, consideraban que debíamos tomar el mando. Me lo propusieron hablando con Seba Giannino, el presidente saliente y mi amigo, y acepté.

   —¿Qué se debe tener para ser presidente del Colegio?

   —Hay que estar firme, saber llevar un grupo de 70 personas, tratar de perfeccionarnos, de meterle mucho a la unidad del Colegio y a que los jueces vengan todas las semanas a capacitarse. Vamos a tratar de reforzar esos aspectos.

   —¿Cómo se encuentra hoy el Colegio?

   —Está en un buen momento. Hace tres años que somos la única institución del país que dirige un torneo asociativo con tres jueces, que tiene implementación del IRS y estamos muy avanzados en esas cuestiones.

Con Emanuel Sánchez, observando el monitor.

 

   —¿Cuántos árbitros hay en el Colegio?

   —Tenemos 59 dirigiendo activamente y sumamos 15 de Punta Alta que están arbitrando con nosotros. Este año estamos muy contentos, se acercaron muchísimos chicos. Trabajamos en conjunto con la Asociación, lo cual nos facilitó la llegada al Instituto de Educación Física, más la difusión en los clubes. Esperemos aumentar la cantidad de jueces, que son bastantes.

   —¿La cantidad de árbitros es lo que más preocupa?

   —Lo que intentamos es, junto con la Asociación, cubrir la mayor cantidad de partidos posibles, algo que creo va bastante bien. Nos gustaría tener unos 25 jueces más, para aliviar la carga de partidos. Hay jueces que, por faltante, tienen que dirigir uno o dos partidos más de lo ideal.

   —Están bajando uno al minibásquet y dan charlas en los clubes, entre otras cosas, ¿la idea es apuntalar el vínculo y desarrollo?

   —Estamos cubriendo todos los partidos de Mini A con chicos que salieron del curso inicial. Era algo que nos debíamos entre la Asociación y nosotros. Está funcionando muy bien. Los chicos pueden desarrollarse en un ambiente tranquilo, sin presiones.

   —¿Cada vez son más los chicos que incursionan en el arbitraje priorizando lo económico o considerás aún existen los de vocación?

   —Creo que es un poco de cada cosa. La realidad es que económicamente, apuntando a los más jóvenes, les sirve a todos. Acá alentamos a que los chicos estudien, que no dejen nada de lado, pero también, recibir una remuneración por arbitrar sirve para ayudar a la familia o afrontar los gastos que genera el estudio.

   —En estos 17 años que llevás dirigiendo, ¿en qué cambió el arbitraje?

   —Nos tuvimos que ir adaptando al estilo de juego que proponen los equipos. Hoy tenemos jugadores muy atléticos y es mucha la preparación física, sobre todo para las categorías superiores de Bahía. También hubo muchos cambios reglamentarios. Hay una bajada de línea y clara. Acá lo que tratamos es de inculcársela a los jueces para que vayan incorporándola y educando a los jugadores.

   —¿Qué lugar ocupa el arbitraje en el orden de prioridades de tus actividades?

   —La verdad que ocupa un lugar muy importante. También priorizo mi trabajo personal, que me da una seguridad económica, pero siempre apostando al arbitraje, a tratar de desarrollarme y devolver un poco de todo lo que me dieron.

   —¿Este cargo que pasaste a ocupar significa una responsabilidad extra como árbitro?

   —Creería que sí, porque tengo que defender a mis compañeros, representarlos de la mejor forma y escucharlos. Son varias las cosas que afrontar siendo presidente, pero somos una comisión directiva que viene trabajando hace varios años. Si bien me toca ser la cara visible, estoy respaldado por un grupo de personas que me harán las cosas más fáciles a mí. 

   —¿Qué objetivos te fijaste desde lo personal con el Colegio?

   —Mi idea es generar la unidad del grupo y que los jueces se acerquen más al Colegio. Si bien tenemos una gran convocatoria, pretendemos que podamos afianzar los lazos entre todos, mejorar y capacitarnos para estar a la altura de lo que requiere el básquetbol de Bahía Blanca.

La comisión

Nombre     Cargo

Sebastián Arcas  Presidente

Emanuel Sánchez        Vicepresidente

Agustina Borello Secretaria

Juan Gabriel Jaramillo Prosecretario

Carlos Piedrabuena     Secretario de actas

Mauro Reyes      Tesorero

Ariel Di Marco    Protesorero

Néstor Schernenco     1º vocal

Nicolás Larrasolo         2° vocal

Eduardo Ferreyra        3º vocal  

Sebastián Giannino     1º vocal suplente

Marjorie Stuardo         2º vocal suplente

Diego Kessler      3º vocal suplente

Juan I. Farroni    1º revisor de cuentas

Juan Agustín Matías   2º revisor de cuentas

Mariano Enrique         1º revisor de cuentas suplente