Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Tránsito en Bahía: preocupa la cantidad de accidentes y se vienen más medidas

En el período enero-mayo de este año el mapa de incidentes vehiculares que lleva adelante la municipalidad registró un total de 775 choques. Creció un 16% respecto a 2021, pero bajó si se compara con 2019.

Archivo La Nueva.

Por Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   La salida de la pandemia generó, entre muchos efectos favorables, el regreso a las actividades propias de un mundo sin crisis sanitaria. Volvieron las clases, el trabajo presencial, el comercio y, claro, un mayor flujo vehicular. 

   Por eso no resulta extraño que al haber mayor circulación de automóviles se generen incidentes viales.

   En el período enero-mayo de este año el mapa de accidentes que lleva adelante la municipalidad registró un total de 775 sucesos viales, es decir un promedio de cinco choques cada día. 

   La cantidad supera en un 16% los casos ocurridos en igual período de 2021 y en un 22% a los de 2020. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esos años no resultan referentes adecuados a la hora de comparar resultados si se asume el menor flujo vehicular como consecuencia de las medidas restrictivas impuestas a causa del coronavirus.

   Titular desde diciembre 2021 de la Dirección de Tránsito y Ordenamiento urbano, Martín Moyano explicó que no se puede comparar la estadística de 2022 con los dos años anteriores sin hacer la salvedad que la pandemia generó una baja sustancial en el movimiento de la ciudad. 

   “Afectó claramente a la movilidad, con las escuelas cerradas, los comercios y la gastronomía reducida y los empleados públicos trabajando en burbujas. En ese contexto es lógico que haya disminuido la cantidad de accidentes”, indicó. 

   Por eso mencionó que, siguiendo los criterios de la Agencia de Seguridad Nacional, las estadísticas de este año deben compararse con las de 2019, último año en que la pandemia no tuvo influencia. 

   “Todos los organismos, no sólo relacionados con el tránsito, sino los que miden parámetros en economía, comercio, toman el 2019 como referencia porque hay una gran distorsión con 2020 y 2021 donde la cuarentena modificó el funcionamiento habitual”.

   Comparando entonces los accidentes de los primeros meses de este año con igual período de 2019, el resultado resulta un poco más alentador, aunque sigue siendo preocupante la cantidad en sí, ya que muestran una reducción del 23% en el número de accidentes viales, pasando de 1012 a 775 casos. 

   Pero sí preocupa la mirada un poco más cercana, ya que en abril de este año comenzó a haber más accidentes que los meses anteriores y los 5 choques de promedio diarios que se registran hasta el momento no son poca cosa.

Mes a mes

   La dirección de tránsito tiene un control mes a mes de la cantidad de accidentes en la trama urbana, datos que utilizan para realizar intervenciones o implementar ajustes que permitan mantener la situación dentro de los parámetros razonables. 

   Así por ejemplo, en abril último se detectó un aumento del 25% de accidentes respecto al mes anterior, pasando de 140 a 185.

   “Eso nos preocupó muchísimo, porque además nos dejaba un 9% por encima de los valores de 2019. Entonces implementamos nuevas estrategias y controles en algunas calles y con eso logramos una baja significativa”, detalló Moyano.

   Entre las acciones instrumentadas para disminuir los accidentes se incluyen los controles de velocidad –a partir del uso de radares móviles--, la colocación de reductores de velocidad, más cartelería, la prohibición de giros a la izquierda y la sincronización de algunos semáforos para obligar a circular a menor velocidad.

   “Hay varias calles que son preocupantes, sobre todo por la velocidad que desarrollan los vehículos. También se verifica una situación especial durante las horas pico, que ubicamos entre las 11 y las 12 del mediodía y las 18 y 20 de la tarde, que es cuando ocurre la mayor cantidad de siniestros”, detalló el funcionario.

Las calles de más riesgo

   Por estas horas, el área de tránsito está prestando especial atención al funcionamiento del eje Vieytes-Brown, uno de los pocos que cuenta con una interesante fluidez de circulación debido a tener sus semáforos sincronizados. Sin embargo, al decir de Moyano, la velocidad a la que se circula no es la más conveniente cuando se atraviesa el microcentro.

   “También nos preocupa el eje de calles Buenos Aires, 17 de Mayo y avenida La Plata, que bordea al canal Maldonado, desde Don Bosco a la avenida Alem, donde se verifican situaciones de mucha velocidad (es el sitio donde más actas de infracción se realizan por exceso) y un gran riesgo en los cruces sobre los puentes existentes sobre el canal”, detalló.

   Pero no son los únicos sectores de cuidado. Moyano también señaló como de riesgo el tráfico en calles Esmeralda, Washington, Rondeau-Rodríguez  y Pacífico, entre otras.

   “Trabajamos también en estrategias a largo plazo, con inversiones para semaforizar algunos cruces, colocar semáforos antiestrés y sumar más radares móviles, entre otras medidas que exigen una adecuada planificación”, mencionó.

Al detalle

   De acuerdo a la estadística que elabora la municipalidad, de los 775 accidentes registrados durante los primeros cinco meses de 2022, el 38% lo protagonizaron autos y el 31% motos. Son bajos, afortunadamente, los porcentajes que involucran a peatones o ciclistas, con apenas el 3% de los casos.

   Si bien se puede pensar que los choques ocurren mayormente en las intersecciones de calles, la diferencia con los que se registran en tramos rectos no es demasiada: 37% para el primer caso, 30% para el segundo. Es muy bajo el porcentaje de accidentes en rotondas (2,30%).

   Otro dato interesante es que la mayor cantidad de choques se producen en cruces sin semaforizar (48%), mientras que donde hay semáforos apenas alcanza el 8%. Esto contradice la opinión de algunos estudiosos que aseguran que los semáforos no son útiles para evitar choques sino que deben estar diseñados para hacer más fluido el tránsito. 

   Las esquinas donde más choques hubo este año son las de la avenida Colón y Don Bosco y la de Brown y O’Higgins, ambas con tres hechos.

   A lo largo de calle Don Bosco, entre el camino de circunvalación y la avenida Colón, ocurrieron 25 choques. El camino que bordea el derivador Maldonado, entre Don Bosco y avenida Alem, registró 12. 

   Urquiza suma 7 incidentes, entre Córdoba y Alsina. También Necochea, entre Haití y el arroyo Napostá es una arteria de riesgo, con 13 colisiones en todo ese trayecto.

   Un sitio también con varios accidentes es La Carrindanga a la altura del barrio El Maitén, entre calles Rega Molina y Lestonnac, con cinco hechos, uno de ellos en particular sobre el paso Vanoli,

   Esquinas de riesgo son las de General paz y Dorrego, Brandsen y Soler, Vieytes y Blandengues, Zelarrayán y Eduardo González y Chiclana-Montevideo, todas con dos choques en los primeros meses del año.

   Una curiosidad es que no hubo choques en avenida Alem y Córdoba, históricamente una de las de las intersecciones más peligrosas.

   De los accidentes ocurridos, el 43% exigió el traslado de los involucrados a un hospital, mientras que el 37% requirió atención médica en el lugar. El hospital que más cantidad de heridos recibió es el Municipal, con el 56% de los casos, seguido por el Penna con el 12%.

   Por último, entre enero y mayo se registró una víctima fatal, el 16 de febrero, en la rotonda de Ruta 3 y Pedro Pico, por el choque entre un camión y un motociclista.