Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

La enfermedad de Cushing demora entre tres y cinco años en ser diagnosticada

Se origina por el incremento de una hormona llamada cortisol, lo que produce un gran impacto en la calidad de vida de las personas afectadas.

   Las personas con enfermedad de Cushing, un cuadro que se origina por el incremento de una hormona llamada cortisol lo que produce un gran impacto en la calidad de vida, demoran entre tres y cinco años en recibir el diagnóstico como consecuencia de la falta de sospecha por parte de los médicos, indicaron especialistas.

   “El Cushing es un cuadro clínico que se produce por el exceso de cortisol. El origen puede ser exógeno, esto es cuando el individuo recibe corticoides porque tiene determinada enfermedad como las autoinmunes, entre ellas reumáticas, dermatológicas, etcétera. O bien endógeno, a partir del cual el organismo, por alguna razón, produce más cortisol de lo normal”, señaló Karina Danilowicz, jefa de la División de Endocrinología del Hospital de Clínicas.

   La especialista explicó que “las causas iatrogénicas (o exógenas) son las más frecuentes y las endógenas, mucho menos”. Señaló que dentro de estas últimas se puede encontrar “un tumor en la hipófisis, un adenoma hipofisiario (que es un tumor benigno y es la más común dentro de las causas endógenas), un tumor en otra región del cuerpo o bien en nódulos en una glándula que tenemos en el abdomen que son las suprarrenales”.

   Danilowicz describió que “el exceso de cortisol produce un cuadro muy típico que se caracteriza por aumento de peso, obesidad localizada a nivel central (abdomen, clavículas, etc.), brazos y piernas delgadas, cara redonda, piel roja y más fina lo que provoca estrías, hipertensión, hematomas fáciles, diabetes, alteración del ciclo en la mujer, esterilidad en ambos, aumento de vello, acné, osteoporosis”, entre otras manifestaciones.

   Además indicó que “también impacta sobre el sistema nervioso central, lo que puede generar cuadros de depresión, ansiedad y otras afectaciones a la salud mental importantes”.

   Si bien no hay datos en la Argentina, en el mundo se estima que la prevalencia del Cushing es de 50 por millón de personas

   La endocrinóloga del Clínicas aseguró que “el diagnóstico no siempre es sencillo y la base está en la sospecha a partir de las características que mencionamos antes; se habla de tres a cinco años de retraso de diagnóstico y esto se debe a que no hay una adecuada sospecha clínica”.

   En el mismo sentido, la endocrinóloga Julieta Tkatch sostuvo que “Cushing es una Enfermedad Poco Frecuente (EPoF) y como todas ellas tiene un retraso en el diagnóstico”.

   “Algunos pacientes -agregó- pueden tardar hasta 5 años en dar con el escenario correcto, debido a que van pasando por muchas especialidades y no se pueden dar cuenta de la situación médica”.

   Para Tkatch, “el retraso en el diagnóstico de Cushing trae problemas con la glucosa, hipertensión, daño a nivel de las coronarias, aumenta mucho el riesgo cardiovascular y aparte tiene mucho riesgo de infecciones”.

   Danilowicz, por su parte, explicó que “una vez que está la sospecha se avanza en el diagnóstico bioquímico y hay herramientas que permiten medir en orina o en sangre y confirmar; a partir de ahí se comienza a buscar la causa, que muchas veces se complementa con pedido de imágenes”.

   “Hay alternativas de tratamientos que dependen de la causa; cuando los motivos son exógenos, si el paciente no puede suspender lo que está tomando se lo acompaña con las consecuencias, por ejemplo, se trata de la diabetes, la hipertensión, etc. Cuando el origen es endógeno, si se debe a un nódulo o adenoma benigno en la hipófisis el enfoque de tratamiento inicial es la cirugía”, indicó la especialista del Clínicas.

   Y añadió que “en el caso de que aún con un buen neurocirujano no pueda resolverse, hay tratamientos farmacológicos que permiten controlar el exceso de cortisol; es decir que si bien es una enfermedad que origina mucha daño si no está tratada, contamos con herramientas terapéuticas que nos permiten devolverle al paciente una adecuada expectativa y calidad de vida”.

   El neurocirujano Harvey Cushing descubrió la enfermedad en 1932 y hoy el objetivo es generar conciencia sobre esta patología que se encuentra dentro de las 6.000 a 8.000 tipos de Enfermedades Raras.

  En Argentina, a través de la Resolución 641/2021, el Ministerio de Salud de la Nación incluyó a la enfermedad de Cushing dentro de las EPoF alcanzables por la Ley Nacional Nº 26.689.