Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Pintos: “Lo que hemos logrado, para nuestro equipo, es algo espectacular”

Liniers consiguió el ascenso a la elite del sóftbol nacional. Juan Pintos (DT) y Alejandro Palmieri (jugador) dejaron sus sensaciones tras regresar de Paraná. Indios y Gremio también dieron el salto.

Fotos: Club Liniers

 

Por Mikel Iñurrategui / minurrategui@lanueva.com
(Nota publicada en la edición impresa)

 

   Orgulloso. Así transitó Juan Pintos los casi mil kilómetros que separan Paraná de Bahía Blanca.

   El entrenador de Liniers regresaba de la tierra del sóftbol con la tranquilidad del objetivo cumplido, luego de que el equipo que comanda lograra el ascenso a elite.

   El albinegro disputó la Zona Ascenso del Campeonato Nacional de Sóftbol y consiguió uno de los dos boletos a la Zona Campeonato para 2023. 

   “Estamos muy contentos, era un logro que hacía rato estábamos esperando”, contó el DT.

   Además del logro del Chivo, Indios y Gremio de nuestra ciudad también pudieron dar el salto, quedándose con los dos ascenso de la Zona Estímulo a la Zona Promoción. 

   Liniers se metió entre los ocho mejores del país tras cerrar la fase de grupos con tres triunfos y dos derrotas. Luego, el albinegro perdió la primera final ante ATSA por 5 a 2 y, finalmente, consiguió el ascenso al derrotar Tigres de Pilar por 8 a 1.

   “Fuimos ganando los juegos que teníamos que ganar. Se nos escapó uno que no estaba en los planes, contra Águilas, pero pudimos reponernos”, admitió Pintos.

   Para Liniers, además, fue una especie de revancha de lo vivido un año atrás, cuando luego de ganar todos los encuentros del Round Robin, cayó en los cruces por el ascenso.

   “Lo del año pasado yo lo catalogué, de forma personal y grupal, como un fracaso rotundo. Fue de lo peor que me tocó pasar como jugador y técnico. No por algo personal, sino del juego”, señaló Pintos.

   “En cambio -comparó- este año se dio todo lo contrario. Pasaron muchas cosas que hicieron que maduráramos, que cambiáramos. Me volví de Paraná totalmente orgulloso de todo el grupo, de cómo se comportó el equipo. Jugaron como verdaderos jugadores. Fue otra cosa. Estoy sumamente contento”, insistió Pintos.

   En ese sentido, Alejandro Palmieri, uno de los referentes del equipo, se sumó con sus sensaciones.

   “Fueron varios años en los que estuvimos ahí y no se nos daba, nos queríamos sacar la mochila de poder ascender. Si bien la A es una categoría muy difícil para el nivel que tenemos nosotros, sentíamos una mochila. Más que nada los que veníamos desde hace varios años intentando y no podíamos lograrlo. Es un orgullo y nos sacamos un peso de encima, ahora hay que ir a disfrutar de estar en la A”, dijo Beto.

   Un año después y siendo bicampeón local, Liniers volvió a Paraná y logró regresar a lo más alto del sóftbol nacional.

   “Comparado con el año pasado hay cinco jugadores titulares que ya no están; en este equipo había tres debutantes en el torneo y uno en una posición con clave como es la dupla catcher-pitcher, con 18 años. Y jugadores con experiencia que se lograron amalgamar muy bien. La verdad, que ni tuve que trabajar. ¿Viste cuando equipo arranca con el pie derecho y fluye? Eso pasó y así se hace mucho más fácil el trabajo del técnico”, apuntó Juani.

   Algo en lo que coincidió Palmieri.

   “Jugamos con muchos jóvenes, ya grandes quedamos pocos. Si bien los grandes cumplieron bien su papel, los chicos en este torneo se propusieron cumplir una función y no esperar tanto de nosotros . Eso fue importante para que se nos dieron los resultados”, resaltó Beto.

   Los protagonistas, además, señalaron donde estuvo el cambio.

   “No tengo una explicación exacta, fue por diferentes motivos. En un momento, como entrenador, pensé qué íbamos a hacer ahora. Y de repente, jugadores tomaron un protagonismo y una responsabilidad sobre los jóvenes y ese equipo ganó el torneo Apertura y Clausura en Bahía y ahora clasificó en Paraná. No lo puedo catalogar como algo casual, fue producto de cosas que pasaron. Todos tenemos nuestra responsabilidad, pero me parece que es producto de un equipo maduro”, explicó el entrenador.

   Beto, en tanto, entendió que “el compromiso siempre estuvo, no hicimos algo muy distinto. Tuvimos un poco más de suerte, a veces se alinean los planetas y se dan los resultados. Alguna vez se nos tenía que dar para nuestro lado”.

   El próximo año Liniers volverá a codearse con los mejores equipos del país y ante rivales con jugadores de nivel mundial.

   “Es muy difícil esa competencia, hay cinco equipos de los mejores del mundo. Ahora vamos a planificar el año, los objetivos más o menos ya están planteados. Son difíciles pero reales. Te mentiría si te diría que el año que viene vamos a ir a pelear el campeonato de la A, sería una utopía. Pero hay otros objetivos que el año que viene queremos lograr”, admitió Pintos.

   “Hay chicos dentro del equipo -continuó-, con 17 o 18 años, que iban a ver los campeones mundiales, a sacarse una foto por así decirlo. Y el año que viene van a estar jugando contra ellos, lo que hemos logrado, para nuestro equipo, es algo espectacular”, cerró.