Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Arreglo de veredas: qué pasa cuando el problema lo genera el árbol

Desde la comuna advirtieron que los costos del mantenimiento corren por parte del frentista.

Fotos: Rodrigo García y Pablo Presti - La Nueva.

   Desde la secretaría de Gestión Urbana del municipio de Bahía Blanca, se indicó que aquellos vecinos que fueron intimados a mejorar las condiciones de sus veredas, salvo casos puntuales y/ especiales, deberán hacerse cargo ellos mismos de la reparación, por más que la rotura la haya ocasionado un árbol que hubiese plantado la propia comuna.

   De este modo, desde la municipalidad se salió a responder los cuestionamientos de algunas personas que, en el marco del relevamiento de aceras y especies arbóreas que se viene llevando a cabo en el último mes, habían recibido notificaciones respecto de la necesidad de realizar cambios en sus veredas.

   “La responsabilidad de mantener su vereda corresponde al frentista", aseguró a este medio el subsecretario de Gestión Urbana, Federico Tucat..

   El proyecto anunciado desde el municipio busca reacondicionar las veredas para mejorar la accesibilidad y fomentar la forestación, con la premisa de que la presencia de árboles permite que disminuya la temperatura y mejora la calidad del oxígeno. Para ello, se está llevando adelante en una zona del macrocentro de la ciudad hacia la zona de Villa Mitre. 

   Según el informe que va elaborando el municipio en forma semanal, al que pudo acceder “La Nueva.”, de las observaciones que se vienen haciendo en el área, en poco más del 66% de los frentes de viviendas relevados es necesario que los frentistas lleven a cabo obras de mantenimiento; en un 26,5% existe un faltante de recintos para árboles, mientras que en poco más del 7% existen roturas por parte de empresas prestatarias.

   De acuerdo a los 249 relevamientos llevados a cabo hasta la semana pasada, la mayor cantidad de intimaciones se llevó a cabo en calle Lamadrid, con 34, seguida por Soler, con 28. Después llegan Dorrego, con 27; Corrientes, 24; Belgrano, 20; Alsina, 19; General Paz y Las Heras, 16; Brandsen, 13; San Martín, 9; Lavalle, 8; Amundsen, 7; Portugal, 6; Esnaola, 2, y Darwin, 1.


Federico Tucat, subsecretario de Gestión Urbana.

 

   En ese sentido, Tucat reiteró que la responsabilidad de estas reparaciones o modificaciones corresponde al vecino, aunque aclaró que en los lugares donde se pueda colocar un árbol nuevo, será el municipio quien facilite y plante el ejemplar. Asimismo, recordó que en caso de que haya que podar, cortar ramas o realizar una poda de raíces, debe solicitarse el permiso correspondiente al municipio, ya que esa materia sí es responsabilidad de la comuna.

   Además, señaló que en caso de que un árbol (o sus raíces) de los que no están contemplados en la ordenanza correspondiente esté rompiendo la vereda, no necesariamente se va pedir que el ejemplar sea retirado.

   “La idea no es sacar el árbol; se puede agrandar el recinto para que reciba más agua o se pueden cortar las raíces", manifestó. El recambio recién se haría en caso de que el ejemplar muera, momento en que sí o sí sería reemplazado por uno especificado en el plan de Ordenamiento Forestal.

   Tucat manifestó que cada uno de estos ejemplares sería aportado desde el municipio y que, normalmente, hay dos especies entre las cuales elegir.

   “Pero esto no significa que el municipio tenga que hacerse cargo de la reparación o mantenimiento de la vereda. En el caso de las empresas de servicios, que hayan hecho roturas para instalar cañerías o algo similar, ellas son las que deben actuar y para eso estamos llevando a cabo intimaciones. No hay ninguna excepción”, dijo.

   Además, aclaró que el objetivo que se persigue con el relevamiento no es hacer multas masivas.

   “Estamos pidiendo regularizar la situación, nada más. Incluso, con aquellos vecinos que no puedan hacerse cargo de los trabajos, se puede generar algún tipo de ayuda o un plan de pagos”, concluyó.