Bahía Blanca | Martes, 07 de febrero

Bahía Blanca | Martes, 07 de febrero

Bahía Blanca | Martes, 07 de febrero

UTN: la Nación financiará un proyecto para generar electricidad a partir de las olas del mar

La propuesta tiene participación del Conicet y del CGPBB. Se apunta a alimentar las boyas del estuario y, además, generar eventuales usos adicionales.

Franco Dotti Izq.), Lisandro Rojas, Sebastián Machado y Lucas Oxarango, en el lugar de trabajo. / Fotos: Rodrigo García-La Nueva.

   Un proyecto para generar electricidad a partir del movimiento de las olas del mar, presentado por profesionales, investigadores y estudiantes de la Facultad Regional Bahía Blanca de la Universidad Tecnológica Nacional (FRBBUTN), será financiado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación.

   Se decidió tras una convocatoria realizada por ese organismo para fortalecer las capacidades de innovación que aporten al proceso de transición energético.

   “Nuestra misión es propiciar tecnologías que generen trabajo y bienestar. La convocatoria se apoyó en el convencimiento de desarrollar capacidades propias y resolver el buen uso de los recursos naturales”, señaló Daniel Filmus, titular del ministerio.

Fueron 13 los proyectos seleccionados para financiar. Abarcan temáticas como energía termosolar, biocombustibles, desarrollo de las cadenas de valor del litio y del hidrógeno y uso tecnología undimotriz.

   El proyecto presentado desde la FRBBUTN, con participación del Conicet y del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca (CGPBB), refiere al diseño y la implementación de un recolector de energía aprovechando las olas marítimas para así alimentar las boyas del estuario y generar eventuales usos adicionales.

   El doctor en Ingeniería, Ing. Mec. Franco Dotti, integrante del grupo de trabajo, explicó —a La Nueva.— detalles y alcances de este recolector pendular de energía undimotriz.

   —¿De qué se trata la herramienta?

   —Es un convertidor de energía de las olas del mar en energía eléctrica, en generación denominada undimotriz. En esencia, la parte mecánica del dispositivo es un péndulo, o una rueda desbalanceada, de similar comportamiento, que se monta sobre algún tipo de plataforma flotante que recibe el movimiento de las olas, se desplaza de manera vertical y transmite ese movimiento al péndulo.

   “Logrado un movimiento de rotación continua del péndulo, un generador solidario a su eje extrae parte de la energía cinética de esa rotación para convertirla en eléctrica”.

   —¿El objetivo es generar energía eléctrica para las boyas del estuario?

   —Así es. Se trata de instalar un prototipo sobre una boya de balizamiento y usar la energía generada para alimentar sus sensores de medición y luminarias o almacenarla. Es una prueba a pequeña escala, ya que estos convertidores tienen potencial para aplicaciones a gran escala, a lo que se apunta en el largo plazo.

   “En su momento fuimos a conversar con las autoridades del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca, que nos dieron todo su apoyo, proponiéndose como adoptantes de la tecnología. Les pareció interesante poder recolectar información del estuario, en concordancia con su objetivo de convertirse en un puerto inteligente”.

   —¿Es un aparato novedoso en cuanto a su funcionamiento?

   —Es un diseño propio basado en las investigaciones del Grupo de Investigación en Multifísica Aplicada (Gimap) de la FRBB-UTN. En el mundo existen algunas iniciativas tendientes a desarrollar esta tecnología; todas ellas incipientes.

   “La instalación de este prototipo en un ambiente real, como es el estuario, representará el primer pasaje desde la fase de laboratorio a la de generación a nivel mundial para esta tecnología. Es clave que la iniciativa sea en conjunto con el CGPBB, ya que un limitante a la hora de probarla es conseguir un lugar para la instalación.

   “El hecho de que aún no haya implementaciones de estos convertidores se debe a que cuentan con una faceta compleja, que consiste en mantener el sistema de péndulo en estado de rotación continua bajo el forzamiento irregular del mar. Es en lo que más hemos trabajado.

   “Más allá de esa complejidad, el concepto de estos convertidores es atractivo por la simplicidad de sus mecanismos y las varias ventajas. Una es que no compite con el mar en términos estructurales, sino que aprovecha la dinámica propia del sistema de péndulo. Además, no tiene partes mecánicas en contacto con el mar, lo que evita todo tipo de corrosión”.

   —¿Cómo se alimenta hoy una boya?

   —Las boyas utilizan, para señalizar el ingreso y salida de embarcaciones, linternas alimentadas por energía solar que consumen unos 16 watts, una unidad sellada que contiene el panel solar en su interior. Entonces, si se desea instalar equipamiento adicional, como sensores de medición de corriente o de salinidad, se debe contar con una fuente adicional de energía.

   “Nuestro sistema generará potencia extra a partir del oleaje, entre 25 y 60 watts, y así incluir en la boya otras aplicaciones. La energía undimotriz cuenta con provisión, casi constante, de electricidad, una ventaja con respecto a la solar, limitada en horario nocturno y en días nublados”.

   —¿El financiamiento es para fabricar un recolector?

   —Los fondos son para fabricar e instalar el prototipo en el estuario en un plazo de tres años. Cada recolector alimenta una boya; se trata de unidades individuales.

El trabajo se inició en 2016

   “Es una investigación que venimos desarrollando desde el año 2016”, sostiene el Ing. Mec. Franco Dotti.

   “El grupo es heterogéneo. Hay ingenieros mecánicos, civiles, eléctricos y electrónicos; varios somos investigadores del Conicet y también técnicos y estudiantes de la FRBB”, agrega.

   Por la UTN participan Franco Dotti, Lisandro Rojas, Sebastián Machado, Lucas Oxarango, Nicolás Virla y Carlos Vera.

   Por el CGPBB los principales referentes son Martin Virdis y Gerardo Bessone y, por el Centro de Investigación de Métodos Computacionales (CIMEC) de Santa Fe, están Laura Battaglia y Mario Storti.

Por definición, la energía undimotriz es la captura de energía del movimiento de las olas que produce el viento para realizar un trabajo útil; por ejemplo, generar electricidad, o desalinizar o bombear agua.

   “Nuestro interés sobre la energía de las olas surgió en base al Plan Argentina Innovadora 2020, que le dio importancia a las energías marinas en razón de la gran extensión de costas y mar con que cuenta la Argentina”, añade.

   “Con respecto a la energía undimotriz, su desarrollo a nivel mundial es  prácticamente nulo en términos comerciales y ninguna de las tecnologías ha demostrado un claro liderazgo. Nosotros apuntamos a ser un país pionero en este tipo de generación”, comenta.

Dr. Franco Dotti.

   “¿Si la propuesta se podrá extender a otros puertos? Claramente. Si bien el objetivo final es una implementación a gran escala, una posibilidad en el futuro es la comercialización a pequeña escala en caso de que la tecnología demuestre su viabilidad”, asegura el Ing. Dotti.