Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Aumenta la atención en la línea 149 por siniestros viales: ¿de qué se trata?

En el último tiempo la red federal de asistencia a víctimas se consolidó como una herramienta fundamental para ayudar a quienes sufrieron incidentes de tránsito, así como a sus familias, no solo en las rutas sino también en las zonas urbanas.

El equipo multidisciplinario está integrado por psicólogos, trabajadores sociales y abogados.
imagen
layout="fixed-height">

Audionota: Romina Farías

Gerardo Monforte / gmonforte@lanueva.com

   Brindar atención a damnificados por un incidente de tránsito y a familiares de fallecidos en estas circunstancias, cuando suelen predominar la desesperación y el desconcierto a raíz del trauma, es el eje de trabajo de la Red Federal de Asistencia a Víctimas de Siniestros Viales.
   Esta herramienta, a cargo de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), se constituyó en un canal de comunicación a través de la línea telefónica 149 (opción 2) que funciona todo el año durante las 24 horas del día, es gratuita y se puede llamar desde cualquier punto del país.
   La red pone a disposición de las personas afectadas recursos humanos y económicos propios, además de articular la labor conjunta con otros organismos estatales que intervienen en este tipo de sucesos.
   Desde el año pasado la cantidad de pedidos de ayuda al 149 se ha incrementado de manera considerable y hasta ahora en Bahía Blanca, donde esta vía se puso en marcha el 11 de febrero de 2021, se atendieron 8 casos con las características descritas.
   Así lo confirmó a La Nueva. Juan Olmos, director de Coordinación Interjurisdiccional y Normalización Normativa de la ANSV, quien explicó cómo funciona el mecanismo refiriéndose al choque entre dos vehículos ocurrido en junio pasado en la ruta 22, aproximadamente a 17 kilómetros de Chichinales, en la provincia de Río Negro.
   Como consecuencia de la violenta colisión entre un auto y una camioneta, perdieron la vida dos mujeres bahienses, un joven correntino y una menor de edad, quienes residían en esta ciudad.
   “Ese choque fatal es un ejemplo concreto de que la tarea de articulación que podemos llevar adelante es fundamental para ayudar. Las familias de los fallecidos tenían que viajar a Río Negro para reconocer los cuerpos, con trámites en el medio que uno no está preparado para hacer en ese momento de shock emocional tan grande”, indicó Olmos.
   “En ese caso tomamos contacto con familiares de las víctimas, los ayudamos con los trámites y la red también cubrió el alto costo de traslado de los féretros de una provincia a la otra. Además se coordinó la intervención de una psicóloga para brindarles contención”, agregó.
   “En otras ocasiones los familiares nos dijeron que podían afrontar esos gastos, pero nos pidieron colaboración con los trámites porque necesitaban saber adónde tenían que dirigirse y qué debían hacer”, continuó.

Otros servicios


   El equipo multidisciplinario también se encarga del alojamiento si es necesario, los traslados sanitarios de heridos y el transporte de familiares de las víctimas al lugar del siniestro vial, así como gestiona la obtención de camas en hospitales para rehabilitaciones complejas y colocación de prótesis.
   “Muchas veces personas que sufren consecuencias por un siniestro cuentan con esa cobertura mediante una obra social y ya tienen disponibles esos recursos, pero lo desconocen o están imposibilitadas de contactarse con un centro regional de rehabilitación”, expresó el entrevistado.
   En la postemergencia, la línea 149 -habilitada en junio de 2020- tramita asimismo certificados de defunción y/o discapacidad, realiza otras gestiones ante organismos públicos y privados como obras sociales y proporciona asesoramiento legal, tratamiento psicológico y ayudas monetarias.


   “Esta herramienta viene creciendo mucho desde 2021 como canal de atención y para dar respuesta. El acompañamiento, ya sea poniendo a disposición recursos económicos o no, es vital y hay muchas cuestiones relacionadas con la articulación”, resaltó el responsable de la red asistencial.
   “El sistema tiene bastante demanda en la provincia de Buenos Aires por su gran población. Es lamentable porque esto deriva de un siniestro que nadie quiere que ocurra, pero estamos satisfechos de que hoy sea una herramienta a disposición”, acotó.

Alcance y plazos


   Los potenciales usuarios del 149 deben estar al tanto de que el ámbito de operatividad de la red abarca tanto las rutas provinciales y nacionales como las arterias dentro de una zona urbana.
   “No importa cuándo sucedió el siniestro vial, porque a veces un hecho con fallecidos hace que años después sus familiares necesiten tratamiento psicológico", manifestó el abogado.

   "Aproximadamente un tercio de los familiares de víctimas se comunica con la línea un mes después del hecho, otro tercio se contacta dentro del año y el resto lo hace pasado un año”, detalló.
   La atención telefónica está a cargo de un plantel compuesto por psicólogos, trabajadores sociales y abogados, entre otros profesionales.
   “Si una víctima o familiar vive por ejemplo en Bahía Blanca y necesita tratamiento psicológico, después de la asistencia por teléfono podemos derivar a un matriculado en esa ciudad para que se lo suministre de forma presencial, sostenida y gratuita”, aclaró el funcionario de la ANSV, que depende del ministerio de Transporte de la Nación.
   La línea 149 (opción 2) funciona con posterioridad a la emergencia, por eso siempre hay que comunicarse primero con el 911.
   “Como en un siniestro los segundos son vitales, es importante aclarar que el 149 no es una línea para llamar a la ambulancia o a los bomberos, sino que actuamos en la postemergencia”, recalcó Olmos.
   Según datos de la ANSV, en diciembre pasado el 62% de los llamados al 149 fueron efectuados por familiares de víctimas y, por otra parte, el 38% solicitó asesoramiento legal, el 31% asistencia psicológica y el 28% asistencia social.


   Del total de los casos recibidos, el 52% se resolvió inmediatamente y el 48% restante en los primeros 10 días posteriores al hecho.
   El 57% de los siniestros no causó víctimas mortales.

 

Convenio con Desarrollo Social

 

   A raíz de que la red cada vez recibía más casos y pese a poner estos recursos a disposición de los afectados, los responsables del sistema asistencial constataron que "muchas familias quedaban desarticuladas económicamente” luego de un episodio de esta naturaleza.

   “Esto se evidenciaba con más claridad cuando la persona fallecida o que quedaba imposibilitada de seguir trabajando, era el sostén de su familia. Por este motivo (en marzo de 2021), la agencia firmó un convenio con el ministerio de Desarrollo Social y hoy podemos derivar para que esa familia reciba una ayuda económica en un momento tan complejo”, dijo la fuente.

   “Después de un siniestro vial se deriva una cantidad innumerable de necesidades y tratamos de dar una respuesta integral a todas”, concluyó Olmos.