Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 20 de mayo

Proclama la inocencia de su hijo condenado por una violación grupal

Jonathan Cardamone recibió 26 años de cárcel por un ataque sexual en manada, aunque su madre asegura que la víctima lo confundió con otro. El abogado de la chica desacreditó esos dichos.

Pérez insiste en que su hijo condenado a 26 años de prisión es inocente y que la víctima de la violación grupal confundió al joven con otro sujeto. (Fotos: Pablo Presti-LN.)

   Si bien el fallo de la Justicia bahiense con el cual condenaron a 3 jóvenes como coautores de una brutal violación a una mujer en la zona del barrio Rucci fue ratificado en Casación, la madre de uno de los procesados insiste en proclamar la inocencia de su hijo.
   Mónica Pérez, mamá de Jonathan Francisco Cardamone (23), condenado a 26 años de prisión en relación con el abuso sexual cometido en 2018, opinó que la fiscalía no encontró pruebas sólidas en contra del detenido y se refirió a “contradicciones” de la víctima a la hora de reconocerlo como uno de los agresores.
   Sin embargo el abogado de la damnificada, Pablo Soteri, criticó el planteo de Pérez y aportó argumentos que a su entender justifican la condena impuesta.
   Si bien la noche del ataque -indicó Pérez- su hijo estuvo con la denunciante y los otros sentenciados “consumiendo alcohol”, se retiró a su domicilio supuestamente antes de la comisión de los delitos, que incluyeron una golpiza y el robo en perjuicio de la mujer, que en ese momento tenía 36 años.
   “Ella no tiene pruebas en contra de mi hijo; en todas sus declaraciones describió a los acusados y la descripción que hizo de él no coincide con sus características. No tiene tatuajes y no es de la contextura física que dijo la mujer”, afirmó.
   “La víctima lo reconoció por la voz pero, para mí, no conoce a mi hijo. Cuando estaba siendo atacada, debe haberse perturbado y por eso está totalmente equivocada al señalar a Jonathan. Mi hijo se retiró antes de lo sucedido y quedaron (Nicolás Javier) Torres y el menor. Después de entrar a casa, mi hijo no vio más nada”, agregó.
   “Con qué fundamentos puede acusar a alguien que no conoce. Jonathan nunca pudo haber hecho algo así y está preso únicamente por los dichos de ella. Le di una buena crianza y sé muy bien la clase de persona que es”, continuó.


   El Tribunal Criminal Nº 2 dio por probada la participación de Cardamone y Torres en los delitos y los sancionó con duras penas, pero la defensa apeló la sentencia ante el Tribunal de Casación Penal.
   El órgano revisor bonaerense ratificó el fallo, por lo que el defensor particular Juan Ignacio Vitalini interpuso recurso en la Suprema Corte de Justicia y está pendiente de resolución.

Un conocido


   Las sospechas de Vitalini y la familia de Cardamone apuntan contra otra persona que habría intervenido en la violación grupal y que -según Pérez- debería estar preso en lugar de su hijo.
   “Hay sospechas, pero no pruebas contundentes en su contra. Suponemos que este sospechoso, que vive cerca de mi casa pero ahora estaría afuera de Bahía, es el tercer autor”, manifestó.
   “Le llevé la foto de esta persona a la víctima y ella ya lo conocía, pero nunca di a conocer su nombre; es conocido de mi hijo. La chica dijo que él también iba a pagar por lo que le había hecho”, agregó.
   Después del juicio, Pérez trató de reunirse con la mujer abusada, pero ella se negó a atenderla por presuntas amenazas de “alguien del entorno de los otros dos condenados”.
   “Mi intención es hablarle como madre, tratar de llegar a ella y hacerle ver que está acusando a un inocente. Quiero que se diga todo lo que no se dijo para que Jonathan recupere la libertad; que los jueces nos escuchen porque esto es una injusticia”, consideró Pérez.
   Cardamone está preso en la cárcel de Villa Floresta y hace más de dos años que no ve a su hija de 4 años, según su madre.
   “No tiene antecedentes y era un trabajador”, finalizó la mujer en referencia a que hasta antes de la sentencia era mozo y albañil.

“Erró un montón”


   Vitalini también hizo hincapié en las declaraciones “contradictorias” de la víctima durante la instrucción de la causa, a cargo de la fiscal de delitos sexuales, Marina Lara.
   “La chica declaró 6 o 7 veces y en todas aportó versiones distintas de los hechos. Fue al debate a apuntarlos a estos 3 chicos, pero la realidad es que durante toda la investigación erró un montón”, expresó.
   “A mi cliente nunca lo pudo ubicar (en el lugar de la violación) hasta el último momento en que fue al juicio a decir eso. La prueba es poca y la madre de Cardamone insiste con que su hijo es inocente”.
   “Hay otro que está libre, era amigo de este grupo y tiene antecedentes, pero ella cerró el círculo con los 3 condenados. Ellos saben quién es y tienen mucha presunción en esa tercera persona”, sostuvo.
   “Según la víctima, Cardamone es quien la tomó de atrás (para consumar el abuso) y le vio un tatuaje, pero él no está tatuado. Casualmente este sospechoso sí tiene un tatuaje”.
   “En las causas por abuso sexual es difícil ir en contra de la víctima y que los jueces no le crean, por más que haya contradicciones. Es un disparate que los jueces no las hayan contemplado”, continuó.
   Vitalini, por último, aseguró que hace poco la víctima confundió a Cardamone con otro muchacho en la calle y le dijo “vos tenés que estar preso; sos el que me violó”.

Fue reconocido


   El doctor Soteri resaltó que el Criminal Nº 2 emitió sentencia sobre el caso y Casación la revisó.
   “Ambas partes valoraron el testimonio de la víctima, el cual se objetiva con el resto de las declaraciones. Además ella reconoció en forma exacta a Cardamone y sabe quién es por nombre y apellido”, fundamentó el abogado de la víctima.
   “(Los condenados) son las mismas personas que estuvieron con ella durante toda la noche; no la violaron tres desconocidos. Por eso sabe con exactitud quiénes son, más allá de que la defensa, como estrategia, intentó incluir a otra persona pero se acreditó que no estaba en el lugar”, finalizó Soteri.
   En septiembre de 2020, el Tribunal Criminal Nº 2 también condenó a Torres a 28 años de prisión. A ambos mayores los culpó por abuso sexual con acceso carnal agravado por la participación de dos o más personas, y robo calificado por cometerse en poblado y en banda.
   Luego la Justicia de Responsabilidad Penal Juvenil le impuso 15 años a un joven que hoy tiene 18/19 años, pero al momento del delito era menor.

   El ilícito se registró el 7 de agosto de 2018, en un descampado ubicado en Chubut y Monte Hermoso, donde los acusados sometieron a la víctima con golpes, la abusaron sexualmente y le robaron pertenencias.
   A raíz del ataque la mujer sufrió traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento y tuvo que ser asistida en el Hospital Penna.