Bahía Blanca | Sabado, 21 de mayo

Bahía Blanca | Sabado, 21 de mayo

Bahía Blanca | Sabado, 21 de mayo

¿Como es la Estación de Residuos que se quiere montar en avenida Parchappe y los vecinos se oponen?

Siguen las discrepancias entre el municipio y los residentes del sector, que proyectan otros emplazamientos culturales y deportivos para esos terrenos del ferrocarril.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Por Mario Minervino / mminervino@lanueva.com 

   “No al basurero en Parchappe”. Esa es la leyenda que en letras rojas se puede leer en al menos dos pancartas colocadas en la isleta central de la avenida Parchappe. 

   Es la manifestación de los vecinos de esa calle en contra de la decisión del municipio de montar una Estación de Residuos Clasificados en terrenos del ferrocarril, a la altura de la estación de trenes, con acceso y salida por la avenida, vecino al parque que desde hace años los habitantes de la calle han desarrollado y consolidado de manera estupenda.

   “No nos oponemos a este tipo de planta, al contrario. Nos parece una buena iniciativa. Pero sí cuestionamos el lugar donde pretenden montarla. Tenemos nuestro propio proyecto medio ambiental que venimos desarrollando desde hace 15 años y la idea es extender esa fisonomía en toda la avenida. Sumar una escuela de arte, un playón deportivo. La propuesta del municipio colisiona con esa idea”, explicó Jorge Herrera, quien preside la Asociación de amigos de la avenida Parchappe.

   Los vecinos también están molestos porque el municipio nunca los convocó para discutir el tema y tampoco atienden cual es su propuesta para el lugar. 

   “Nos enteramos por los medios de la idea de montar esta planta. Después nos reunimos con funcionarios y nos explicaron cuál era el proyecto. No nos oponemos a la idea, pero consideramos que Parchappe no es el lugar adecuado. Ya padecemos la presencia de Sapem Ambiental, que suma mugre, ratas, ruidos. Una planta sumaría más tránsito vehicular los fines de semana, que es cuando el parque se usa para descansar”, agregó.

El proyecto

   Si bien los vecinos son claros al señalar que no importa cómo es la obra a desarrollar sino que plantean que se lo ubique en otro sitio, desde la subsecretaría de Gestión Ambiental, el doctor Matías Insausti explicó que se pretende montar una Estación de residuos y no una planta de tratamientos ni tampoco un basural.

   Básicamente consiste en ubicar en el terreno asignado por el ferrocarril (de 68 x 20 metros) cuatro contenedores destinados a recibir objetos voluminosos (muebles, colchones, escombros), diez bateas y cinco contenedores para recibir residuos secos, limpios y reciclables (vidrio, papel, cartón, plásticos). En el caso de los contenedores quedarán en parte enterrados en el suelo para que resulte más simple depositar los residuos.

   Todos los volquetes estarán alineados a los costados de una calle de circulación con ingreso y egreso desde Parchappe, de modo que quien lleva residuos acceda al predio, los deposite en el lugar que corresponda y se retire. 

Los amarillos son los contenedores para los residuos secos (03); los celestes para objetos voluminosos y los naranjas son las bateas también para residuos secos.

   “La idea es parquizar el lugar, habrá una garita para el control y un horario de funcionamiento que se irá adecuando de acuerdo a la demanda. No habrá desbordes de las bateas porque los camiones de la Sapem están enfrente a la Estación y recogerán los residuos a medida que se completen”, explica el funcionario.

   El objetivo del municipio es cambiar la imagen que hoy se tiene de ese tipo de contenedores y bateas que se colocan en los espacios públicos y es habitual verlos desbordados y con gran cantidad de residuos alrededor.

   “Este será en un lugar controlado, cerrado y con seguridad, donde nadie podrá dejar residuos que no sean los indicados ni tampoco los recolectores informales revolver las bateas buscando que llevarse. Son además todos residuos secos, inorgánicos”, amplió.

   Para los vecinos la presencia de este punto de depósito generará más tránsito vehicular en una avenida, que de hecho, señalaron, ya es una “calle dormitorio” de automóviles, ya que durante la semana está siempre ocupada por coches que la gente estaciona durante el día para evitar pagar el estacionamiento medido.

   “Además desconfiamos de que la municipalidad mantenga en buen estado esta planta, nunca sus propuestas duran más de tres meses porque no tienen capacidad de control. Nos oponemos no por un capricho, sino porque además nunca nos consideraron, no les interesa ni siquiera conocer nuestra propuesta para el sector. Reconocen que lo que hemos hecho es magnífico pero no nos tienen en cuenta a la hora de fomentar más actividades”, agregó Herrera.

   Las posturas de las dos partes están firmes. Los vecinos han avanzado juntando firmas en contra de la estación, han pedido que intervenga la comisión de medio ambiente para que considere el impacto de la misma y plantean la necesidad de una ordenanza que convalide la obra.

   Para la comuna el lugar es adecuado e ideal. Mejorará las condiciones de recepción de residuos secos y reciclables y aseguran que tendrá un tratamiento paisajístico acorde.

   Ambas partes manifiestan su voluntad de seguir dialogando, buscando un consenso que de alguna manera permita llegar a un acuerdo favorable para todos.