A la caza de indecisos y tirando una moneda al aire

4/9/2021 | 06:37 |

La columna semanal de Ricardo Salas, corresponsal de La Nueva. en la capital provincial.

Por
Ricardo Salas

   En medio de una campaña marcada por la virtualidad y la apatía ciudadana, el termómetro del electorado bonaerense a 8 días de concurrir a las urnas para las PASO previas a las elecciones de renovación parlamentaria, comienza a inquietar a la dirigencia política y, en particular, a aquellos que pretenden dejar su huella parlamentaria en un futuro inmediato. El humor social por la cuestión económica y la generación de empleo asoman como factores relevantes en los comicios venideros.  

   “La coyuntura es difícil, la gente está muy desalentada por la situación económica, que también es el reflejo de más de un año y medio de pandemia”, admiten en la Legislatura. 

   Al calor de audaces declaraciones, la utilización mediática marca el camino de una campaña floja de contenido discursivo en las principales coaliciones que encabezan las encuestas. 

   Claramente, los dichos de dos precandidatas a diputadas nacionales, Victoria Tolosa Paz (Frente de Todos) y la exgobernadora María Eugenia Vidal (Juntos), apelando aparentemente a cautivar el de dominado “voto joven”,  rompieron el ráting. 

   Pasamos del goce sexual cuando gobierna el peronismo de la postulante del oficialismo, a la postura de la dirigente opositora de Cambiemos que no le parece mal que un chico de Palermo se fume un porro de vez en cuando con amigos, aunque sin permitírselo a los pibes de "zonas vulnerables" de algún barrio porteño o del conurbano con una polémica distinción en el consumo de marihuana. 

   Días atrás, el gobernador Axel Kicillof sugirió “no olvidarse” de los cuatro años de “tarifazos y endeudamiento” que dejo “la pandemia del macrismo” ante empresarios, comerciantes, productores ganaderos y referentes industriales del interior bonaerense. 

   Una vez más, el mandatario provincial decidió volver sobre cuestiones vinculadas a la economía en medio del debate electoral, apelando al fracaso del modelo económico de Cambiemos como argumento. 

   En paralelo Kicillof logró reestructurar la deuda bajo legislación extranjera y desempolvó varias críticas contra los dirigentes de Juntos que, como Vidal, opinaron sobre cómo hacer para aomodar las obligaciones que ellos mismos contrajeron. 

   La Provincia ponderó haber alcanzado un nivel de aceptación tal que permite canjear el 98% de la deuda con bonistas. En las nuevas condiciones, el alivio financiero es de más de US$ 4.600 millones entre este año y 2027, según el ministro de Hacienda bonaerense, Pablo López.  

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   El gobernador, en tanto, salió a reforzar la campaña en el interior, puntualmente, en municipios que eligen senadores. Y utilizó lenguaje “militante” pidiendo volver a derrotar al macrismo, por poco sugiriendo no tropezar dos veces con la misma piedra. 

   “Estamos en un momento de inflexión, en el que el avance de la campaña de vacunación nos permite empezar a transitar el camino de salida de la pandemia”, arrancó, antes de remarcar que “en esta elección se decide de qué manera salimos: si lo hacemos hacia atrás, volviendo a las políticas que destruyeron la salud pública, o hacia adelante, apostando a la educación, el trabajo, la producción y el crecimiento con inclusión”. 

   Mientras observan de reojo el avance de los trabajos de puesta en valor de las cúpulas de la Casa de Gobierno sobre calle 6, los equipos de Carlos Bianco, jefe de Gabinete y estratega proselitista de Kicillof, se enfocan en los primeros números de un promedio de encuestas encargadas para esta época electoral. 

   También hacen lo propio referentes opositores dentro de la Legislatura. La mayoría de los sondeos indicarían una ventaja del Frente de Todos en la Provincia, y dentro de la interna de Juntos, una leve ventaja del precandidato a diputado nacional del PRO, Diego Santilli, sobre su contrincante el neurocientífico radical Facundo Manes. 

   El aparato amarillo del PRO en infraestructura de campaña y marketing que responde a los intereses políticos del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, decidió esquivar un debate con el médico de la UCR y así enfriar la interna opositora. 

   Si bien a Manes le toca enfrentar dos aceitadas maquinarias electorales: la del PRO y la del oficialismo, creció en las últimas semanas. Al parecer, tiene una posición consolidada en algunas ciudades del interior, pero deberá crecer en el conurbano bonaerense con su espacio “Dar El Paso”. 

   En líneas generales existen dos posturas claras. Por un lado, el PRO desinfló la interna a propósito para que Manes no crezca y descansa en la fortaleza electoral del aparato. En especial en aquellos distritos gobernados por intendentes propios. En cambio, el precandidato radical  hace todo lo contrario, intentando darle volumen a la pulseada prevista para el domingo 12 .  

   Claro, la estrategia del PRO de bajarle los decibeles a la primaria puede terminar jugando en contra de Juntos en general, porque le resta competitividad y eso naturalmente puede terminar jugando en favor del  Frente de Todos y puede potenciar además una fuga de votos hacia el movimiento liberal que representa el economista José Luis Espert, por ejemplo. 

   “Son votos que le sacan a Juntos y terminan beneficiando al Gobierno”, especulan con cierta incomodidad operadores legislativos del radicalismo desde la distancia de las diagonales de la capital provincial.  

   Todo indica, mientras tanto, que los búnkeres porteños y bonaerenses del PRO se fusionarán en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias