Prevención y planificación

Enfermedades del corazón: crece el uso de los métodos de imágenes para su abordaje

28/8/2021 | 06:30 |

Se las utiliza para diagnóstico temprano y para definir el tipo de tratamiento en patologías avanzadas. Forman parte de la práctica cotidiana de la cardiología.

Más allá de los avances, la mejor prevención de la enfermedad cardiovascular se realiza controlando los factores de riesgo.

   Las enfermedades cardiovasculares son, en conjunto, la principal causa de muerte en Argentina y en el mundo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el número de fallecimientos globales debidos a estas patologías ha aumentado en algo más de 2 millones de personas entre el año 2000 y el 2019, llegando prácticamente a 9 millones de decesos en 2019.

   En la Argentina, según el último reporte de Estadísticas Vitales del Ministerio de Salud de la Nación correspondiente al año 2019, las enfermedades cardiovasculares registran un total de más de 97.000 muertes anuales (97.264). 

   La buena noticia es que la utilización de los estudios por imágenes ha permitido llegar al diagnóstico de muchas enfermedades cardiovasculares en forma precoz y precisa, contribuyendo a seleccionar cada vez mejor a los pacientes que se beneficiarán de las distintas estrategias terapéuticas. 

   “El avance tecnológico es constante y tanto los métodos diagnósticos como los tratamientos evolucionan permanentemente. Nuestro desafío es actualizar el conocimiento de la comunidad médica para lograr un uso cada vez más racional y eficiente de las técnicas de imagen, a fin de mejorar el impacto de éstas en la salud de la población”, afirmó el doctor  Federico Cintora.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Durante un Congreso se abordaron temas muy diversos como el ultrasonido, la tomografía, la resonancia magnética y la medicina nuclear. Todos han tenido avances tecnológicos vertiginosos en las últimas décadas. Un aspecto común a muchos de ellos y de gran actualidad, es la introducción de la inteligencia artificial (IA) en todos los niveles del proceso de diagnóstico, es decir, tanto en la adquisición de las imágenes como en su procesamiento y en la interpretación.

   Según la doctora María Celeste Carrero, “actualmente, casi no existen patologías cardiovasculares en las que no se utilicen métodos de imágenes. Desde la prevención primaria hasta el tratamiento de enfermedades avanzadas requieren el uso complementario de éstas con criterio clínico para guiar la terapéutica. Por dar un ejemplo, en pacientes con colesterol elevado, el eco Doppler de vasos de cuello y el Doppler arterial de miembros inferiores constituyen herramientas que permiten detectar la aterosclerosis (obstrucción de la luz de las arterias) en estadios precoces, realizar un correcto tratamiento y evitar consecuencias graves”.

   En la misma línea, el doctor Santiago del Castillo, médico cardiólogo, sostuvo que en los últimos años los avances en las técnicas de imágenes han permitido aumentar el espectro diagnóstico, así como la estratificación del riesgo de numerosas patologías cardiovasculares. “Esto nos permite abordar los problemas cardiovasculares desde la prevención hasta la planificación y evaluación de procedimientos invasivos. Hoy las imágenes forman parte de la práctica cotidiana de la cardiología”. 

   Sólo por poner algunos ejemplos de la utilidad de las imágenes en el diagnóstico, la tomografía computada por múltiples detectores (multislice), también conocida como ‘angiografía coronaria por tomografía computada’, es un estudio no invasivo que posibilita la obtención de imágenes a través de rayos X y sirve para detectar obstrucciones en las arterias coronarias. Para realizarlo, se usa una sustancia de contraste -generalmente iodada- que se inyecta por vía endovenosa para ‘teñir’ las arterias coronarias y distinguirlas de otras estructuras cardíacas.

   En tanto, la resonancia magnética cardíaca constituye un método no invasivo de diagnóstico por imágenes que permite ampliar el campo de visión del corazón, los grandes vasos sanguíneos y su relación con otros órganos adyacentes. Este estudio ofrece información sobre la anatomía y el funcionamiento de los ventrículos y de las válvulas cardíacas. Además, permite investigar la perfusión (irrigación sanguínea) del tejido cardíaco. Es un método diagnóstico útil para estudiar la enfermedad coronaria, las cardiopatías congénitas y las miocardiopatías (dilatada o restrictiva).

   El ultrasonido cardiovascular comprende una técnica no invasiva que abarca diversos exámenes como la ecocardiografía, la aplicación del ‘efecto Doppler’, que permite analizar el flujo de sangre a través de las cavidades cardíacas, el funcionamiento de sus válvulas y las condiciones de flujo en los vasos periféricos, ya sea a nivel de los vasos del cuello, el cerebro, arterias y venas de los miembros y de vísceras abdominales.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias